fbpx

Mercado secundario. ¿Qué es y cómo funciona?

Tags: ,

Quizá hayas oído hablar en más de una ocasión del mercado secundario pero no sepas con precisión qué es o cómo es su funcionamiento. Presta atención porque, a continuación te dejamos todo lo que necesitas saber sobre el mercado secundario.

Qué es el mercado secundario

mercado secundario

Todo lo que debes saber sobre el mercado secundario

Al mercado secundario también se le conoce bajo el nombre de mercado de negociación. Se trata de una parte del mercado financiero de capitales que está dedicado tanto a la compra como a la venta de valores. Estos valores previamente ya han sido emitidos ya sea en una oferta pública o privada en el mercado primario.

En el mercado secundario los valores, ya sean de renta fija o variable, como sería el caso de las acciones, los emiten primero las empresas en el mercado primario. Y para ello usan diferentes opciones. En cualquier caso sólo a partir de ese momento entra en funcionamiento el mercado secundario.

El mercado secundario se encarga de las operaciones de compraventa posteriores de esos títulos. Se trata de un mercado que tiene un funcionamiento, entre inversores, como de reventa. El mercado secundario lo que busca es dar una determinada liquidez a los títulos. Esto es fundamental porque en este escenario, las operaciones de compraventa de los títulos de valores se dan entre los distintos inversores y es importante que este mercado ofrezca una liquidez muy alta.

La influencia del mercado secundario dentro del mercado de capitales

El mercado secundario tiene influencia sobre el mercado de capitales. Una influencia decisiva puesto que de su óptimo funcionamiento depende en gran parte también el del mercado de capitales y, por supuesto, especialmente el mercado primario de valores.

El mercado secundario es fundamental porque gracias a que existe los inversores confían al comprar valores mobiliarios en el mercado de emisión. Saben que gracias a este mercado podrán deshacerse de ellos cuando prefieran o necesiten tener liquidez.

De lo contrario, si no existiera el mercado de valores secundario o su funcionamiento no fuera bueno, el mercado primario tendría un funcionamiento muy precario. Esto haría a su vez que las enseñas no pudieran obtener del mercado financiero los capitales que necesitan para financiar sus inversiones a largo plazo. Todo esto finalmente lo que haría sería perjudicar el mercado y provocar un estrangulamiento de la actividad económica general.

Tipos de mercados secundarios

No hay un sólo tipo de mercado secundario. Sin ir más lejos, en España destacan las siguientes.

  • Las bolsas de valores

    Se trata de organizaciones privadas que lo que buscan es ayudar a que se realicen negociaciones que permitan ejecutar compraventas de valores. Pueden ser de diversa índole: desde acciones de compañías a bonos públicos o privados o cualquier otro aspecto que sea un instrumento de inversión. En España destaca la Bolsa de Madrid, Barcelona, Bilbao y Valencia.

  • AIAF

    Bajo estas siglas se conoce al Mercado Español de Deuda Corporativa. Es, como decimos, un mercado secundario de índole oficial de renta fija. Este mercado está bajo la supervisión administrativa del Estado. Se trata de un mercado que tiene alrededor de 80 miembros. Entre ellos están los bancos más importantes, las  cajas y las sociedades de valores.

  • MEFF

    Se trata del Mercado Oficial de Futuros y Opciones Financieros de renta fija y variable de España. Este mercado también está regulado. En esta ocasión el control lo ejerce el Ministerio de Economía. En este mercado se realiza la negociación y posterior liquidación de los activos financieros.

Funcionamiento del mercado secundario

En un mercado secundario no se puede evitar que sus subidas y bajadas impacten en tus inversiones personales. Por ello es fundamental conocer cómo funciona este mercado secundario. Como decimos, en el mercado secundario lo que se hace es que se venden acciones y bonos que antes han sido emitidos por una empresa en el mercado primario. En este escenario el mercado secundario es el que se encarga de las operaciones de compraventa de esos activos entre inversores.

En este mercado si queremos llevar a cabo la pertinente compra de valores lo tendremos que hacer por dos vías. Una de ellas es de manera directa o a través de un intermediario. En cualquier caso las condiciones siempre son acordadas previamente por el cliente y la entidad.

De este modo, mientras que el mercado primario lo que hace es encargarse de la emisión de nuevos títulos, el mercado secundario se encarga de la negociación de nuevos títulos que han sido emitidos previamente.

En el mercado primario, la emisión de los productos se hace en función de una serie de criterios relacionados con la liquidez y la solvencia, además de otros aspectos como la valoración de los activos financiero. En este mercado la emisión se hace a través de la previa definición de las características del producto que se va a emitir.

Por lo que respecta a su colocación, en este mercado se efectúa por medio de agencias emisoras que están autorizadas y que han de tener también una determinada reputación dentro del propio mercado. Así lo que se busca, en última instancia, es que todo esto pueda acabar siendo negociado dentro del mercado secundario.

Mercado primario y mercado secundario

mercado secundario

Cómo operar en el mercado secundario y obtener rentabilidad

El mercado primario actúa como una especie de primera criba. Este mercado se convierte en una pieza imprescindible para garantizar un control de calidad sobre el instrumento financiero que se emite y que luego se venderá en el mercado secundario.

El mercado secundario, en cambio, es el escenario en el que, como decimos, se lleva a cabo la negociación de títulos que ya se han emitido. Se trata de un mercado que es de negociación. Aquí interviene tanto la oferta como la demanda.

En el mercado secundario son los inversores los que pujan por conseguir los precios más competitivos posibles. Esto tiene como finalidad lograr maximizar el beneficio del inversor en un un espacio de tiempo determinado.

Una de las ventajas de operar dentro del mercado secundario es que ya se tiene cierta información sobre las características del producto con el que estamos operando. Así esto puede darnos una visión más realista de su posible riesgo o rentabilidad y se pueden tomar decisiones con una seguridad mayor sobre si se ha de comprar o si se ha de vender el activo financiero con el que queremos hacer negocios.

En el mercado secundario, y en concreto, en este segmento de negociación, se ha de respetar el anonimato de las personas que realizan la operación así como sobre la transparencia de los precios de la operación.

En este mercado secundario se debe exigir siempre un mínimo de liquidez. De no ser así el coste en las operaciones acaba siendo mayor, ya que se establece una diferencia entre el precio de compra y el precio de venta, pudiendo ser esta diferencia muy grande. Además estas diferencias podrían acabar incidiendo de manera directa al volumen negociado del activo así como a la capitalización del mismo. Este coste lo soporta el inversor y al final obtiene una rentabilidad menor por la operación.

Artículos relacionados

Sobre el autor Lorena Gonzalez

El periodismo, en todas sus formas, es mi pasión. Formarse continuamente y trabajar mi modo de vida.

sígueme en:

Deja un comentario: