Cómo ser micólogo. Requisitos, sueldo y cursos

Tags:

¿Eres una de esas personas que disfrutan saliendo al campo en busca de setas? ¿Te interesa el mundo de los hongos y sus posibilidades, tanto médicas como gastronómicas y muchas otras? Tal vez puedas transformar esa pasión en tu profesión y convertirte en micólogo. A continuación te explicamos todo lo que necesitas saber para conseguirlo:

En primer lugar hay que explicar que la palabra micología procede del griego (mykés: hongo) y significa “estudio de los hongos”. Por otra parte la palabra fúngico (del latín fungus) es la que usamos para referirnos a todo aquello relacionado con los hongos.
.
También es necesario saber que los hongos son organismos parasitarios que se forman en tejidos o materias en descomposición y que juegan un papel clave en la naturaleza gracias a su función de reciclaje biológico: los hongos absorben compuestos químicos de organismos muertos y los transforman en vitaminas o minerales que son ingeridos por animales vivos.
.
Pero no todos los hongos son comestibles. Una de las funciones fundamentales de un buen micólogo es identificar y evitar las setas venenosas, como las que se nos muestran en el siguiente vídeo:
.

La labor del micólogo es la de estudiar todas las formas de hongos que existen y determinar cómo los organismos fúngicos pueden afectar a los seres humanos y a otras entidades orgánicas. Estos profesionales pueden desarrollar su trabajo dentro del campo de la medicina, la agricultura, la industria e incluso en ámbitos académicos.

Los micólogos pasan la mayor parte de su tiempo en laboratorios, aunque evidentemente en una profesión de este tipo es de gran importancia el trabajo de campo: hay que recolectar muestras, analizar cada especie en su entorno natural y estar siempre preparado para lanzarse a recorrer el bosque, la montaña o las orillas de ríos y lagos en busca de nuevas especies y variedades.

Salidas profesionales

Gobiernos, universidades, laboratorios de investigación y jardines botánicos suelen contratar micólogos para investigaciones y desarrollo de hongos. Es cierto que actualmente no hay una gran oferta de empleo en este ámbito, pero quienes trabajan en él están bastante bien pagados. Además, el futuro invita al optimismo: existen tantas especies de hongos por descubrir y catalogar que es de esperar que la ciencia logre grandes avances en los próximos años.

Estas son algunas de las salidas profesionales que actualmente existen para un micólogo:

Micólogo médico

La especialidad de la micología médica es la de tratar enfermedades provocadas en seres humanos y animales a causa del consumo o la interacción con hongos.

Estas enfermedades pueden ser:

  • Alergias o reacciones de hipersensibilidad.
  • Intoxicaciones por ingestión de hongos no comestibles o alimentos contaminados por algún tipo de hongo tóxico. En algunos casos puede tratarse de intoxicaciones graves e incluso pueden llegar a causar la muerte.
  • Micosis o infecciones en la piel o las mucosas provocadas por el contacto concierta clase de hongos.

Los trastornos causados por los hongos suelen ser muy comunes y en ocasiones muy persistentes. La clave para un buen tratamiento es localizar el origen y la naturaleza de la infección/intoxicación problema y aplicar el tratamiento adecuado. Esa es precisamente la misión del micólogo médico.

Micólogo farmacéutico

Pero no todos los hongos pueden ser molestos o peligrosos: Por ejemplo, existen algunos tipos de los que se pueden extraer cierto beneficios e incluso ser usados como medicamentos. La Micología Farmacéutica se encarga de analizar las sustancias que contiene cada tipo de hongo y de valorar si éstas poseen propiedades curativas que pueden ser aprovechadas.

Micología y gastronomía

Aunque ambos conceptos siempre han estado estrechamente ligados, hoy más que nunca gracias al boom de la gastronomía en España y en todo el mundo, los micólogos están adquiriendo un papel protagonista trabajando junto a grandes chefs.

Antes, la función del micólogo se limitaba a determinar qué setas y hongos eran comestibles y cuáles no. Hoy en cambio su función va mucho más allá. Cada vez son más los que se forman en este campo de trabajo (ver Cómo ser ingeniero de alimentos. Requisitos, sueldo y cursos) para estudiar todas las posibilidades gastronómicas de los hongos en la cocina y su experimentación.

De hecho, muchas personas acaban siendo expertos en micología porque antes han sido buenos buscadores y comedores de setas. La variedad de especies y sabores que los hongos aportan a la cocina es tan grande que sus posibilidades son casi infinitas. Cada variedad debe ser tratada de un modo diferente y único, lo que convierte el arte de cocinar setas y hongos en toda una ciencia.

Conscientes de esto y de la demanda creciente de este producto en todo el mundo, las cocinas de los mejores restaurantes del mundo recurren cada vez más a los micólogos a la hora de diseñar sus menús o confeccionar platos donde setas y hongos tienen una presencia destacada.

No existe una carrera universitaria específica que uno pueda estudiar para convertirse en micólogo, aunque para ejercer esta profesión por ejemplo en un laboratorio es preciso acreditar conocimientos y experiencia en este campo.

La forma más lógica y habitual de acceder a la especialidad de micología es a través del título o grado universitario en biología. Al fin y al cabo, la micología es una rama de la botánica y los hongos forman parte del objeto de estudio de esta carrera.

Sin embargo, se puede acceder a la micología por otros caminos, como el de la ingeniería forestal o el de la ecología y el medio ambiente (ver Cómo ser ecólogo. Requisitos, sueldo y cursos). En realidad, cualquier persona, incluso una que no tenga estudios universitarios, puede capacitarse y adquirir los conocimientos necesarios para ser un buen micólogo. Hacer del estudio de los hongos en cualquiera de sus vertientes una profesión irá en función de las habilidades, el esfuerzo y la formación de cada uno. El salario o los beneficios que se pueden derivar de desempeñar este trabajo dependerán de todos estos factores.

Cursos de micología

Cultivo de setas y trufas – Delena

La mejor formación para aprenderlo todo acerca del cultivo de setas y trufas. Se trata de un curso a distancia de 250 horas de duración, con todas las ventajas que ofrece esta modalidad: flexibilidad horaria y sin necesidad de desplazamientos.

Con este curso de DELENA Formación no sólo conocerás las particularidades del cultivo de las especies más comercializadas, sino también aprenderás a diseñar explotaciones, tanto a nivel industrial como a pequeña escala. El hongo estrella de este curso es la trufa, un auténtico producto gourmet muy cotizado en el mercado.

Si te interesa este curso, encontrarás más información aquí: Cultivo de setas y trufas.

Recolección de frutos, semillas, hongos, plantas y otros productos forestales comercializables – Euroinnova

Este curso online, de 130 horas de duración repartidas a lo largo de seis meses, amplía su objeto de estudio más allá del mundo de los hongos y setas, abarcando toda clase de productos forestales. En todo caso, una oferta formativa de gran interés para cualquiera que quiera convertirse en micólogo.

Si te interesa este curso, encontrarás más información aquí: Recolección de frutos, semillas, hongos, plantas y otros productos forestales comercializables.

Artículos relacionados

Sobre el autor Daniel Terrasa

Licenciado en Geografía e Historia. Redactor y blogger. Enamorado de los libros y de internet. Escritor en mis ratos libres.

sígueme en:

Deja un comentario: