fbpx

¿Qué son los minijobs?

Tags:

El mercado laboral ha cambiado mucho en la última década y no precisamente sólo por efecto de la reforma laboral. Lo cierto es que han ido apareciendo profesiones que antes no conocíamos y han surgido nuevas formas de trabajar, como los minijobs.

minijobs

Para los más mayores este tipo de formas de trabajo son algo extraño y ajeno, pero para las nuevas generaciones son parte de su día a día y en muchas ocasiones una buena oportunidad para desarrollar su talento y adquirir experiencia.

¿Qué son los minijobs?

El concepto minijob lo escuchamos por primera vez hace casi una década. Nos contaron que era algo que ya se usaba en países de nuestro entorno como Alemania y que también podía ser resultar positivo en España.

Pues bien, los minijobs son pequeños trabajos que se desarrollan durante un número de horas inferiores a las establecidas para una jornada a tiempo parcial. En el modelo alemán la remuneración máxima que se puede alcanzar por un trabajo de este tipo es de entre 400 y 450 € al mes y está exento de pagar impuestos.

La empresa por su parte debe pagar aproximadamente un 30% del salario del trabajador en cotizaciones e impuestos. Esto implica unos 120 € al mes. El resultado es que el trabajador está protegido frente a las bajas y tiene derecho a vacaciones pagadas.

Si el empleado que se acoge a un minijob tiene hijos a su cargo, tiene derecho a una ayuda estatal para completar sus ingresos y si se tiene que desplazar el Estado le paga el medio de transporte.

Con estas características los minijobs si podrían ser una alternativa para muchos jóvenes españoles que buscan una oportunidad laboral, pero en nuestro país la realidad no es así.

En España se debatió durante un tiempo sobre esta forma de trabajo, pero al final nunca se ha llegado a regular nada. Quizá una de las razones por las que no se ha desarrollado este modelo es porque en nuestro país el número de trabajadores con contrato a tiempo parcial está por encima de la media europea, lo que no se tiene en cuenta es que realmente muchas de las personas que trabajan media jornada lo hacen por obligación, porque no encuentran un trabajo a jornada completa.

¿Cuántas horas se trabaja en un minijob?

Ya hemos visto que la principal característica de un minijob es que la duración total de la jornada semanal debe ser inferior a la jornada semanal establecida para una jornada parcial. En los países en los que este tipo de contratos están regulados lo habitual es que el tiempo máximo de trabajo semanal sea de 15 horas.

De ahí que sean una buena alternativa para estudiantes, personas que preparan una oposición y quieren obtener mientras tanto algunos ingresos e incluso para personas que necesitan complementar los ingresos familiares.

¿Cuánto se cobra en los minijobs?

Los minijobs surgieron en Alemania, un país en el que no hay establecido como tal un Salario Mínimo Interprofresional. Pero dado que este tipo de trabajos implican trabajar realmente muy pocas horas a las semanas, para ellos se estableció un salario máximo de 500 €.

Ventajas de los minijobs

  • Facilitan la entrada al mundo laboral de jóvenes sin experiencia y de personas que tienen poca cualificación profesional.
  • Son una buena fuente para ganar experiencia profesional.
  • Permite establecer contactos con empresas y empresarios del sector que interesa al empleado, lo que aumenta las posibilidades de conseguir un contrato más estable en el futuro.
  • Reducen la tasa de desempleo. Aunque trabajen pocas horas, las personas que acceden a un minijob tienen una fuente de ingresos propia y cotizan, lo que repercute en el bienestar de todos.
  • Se pueden compaginar dos o más minijobs a la vez.

Desventajas de los minijobs

  • Son trabajos para los que se exige poca cualificación laboral.
  • Son empleos marginales o puntuales que no ofrecen estabilidad laboral.
  • Se cotiza muy poco.
  • El salario es bajo.

Minijobs a la americana

El sistema de minijobs alemán está muy organizado, pero no ocurre igual en todo el mundo. Por suerte o por desgracia el modelo que más se ha implantado es el minijob a la americana.

Mientras que en el sistema alemán el trabajador desarrolla un puesto cualificado pero que le puede servir de experiencia para futuros empleos, en el modelo americano esos minitrabajos son verdaderamente minis. Se reducen a cuestiones como pasear el perro de alguien que está de viaje, ir a hacer fila para comprar entradas para un concierto o recoger prendas de la tintorería. Pequeñas tareas.

Aunque es cierto que la persona puede coger todos los minijobs que estime convenientes y podría llegar a cubrir incluso una jornada de ocho horas haciendo los recados de otras personas, no siempre es viable, puesto que si son trabajos mal pagados al final el trabajador acaba gastando más en desplazamientos de lo que gana.

minijobs

Minijobs online

El modelo de minijobs que ha llegado a España es bastante particular, no encaja ni el modelo alemán ni en el americano. Más que buscar los empleadores a los empleados, son los interesados en trabajar los que ofrecen sus servicios es un sistema que apuesta por la subasta inversa o de competencia a la baja.

Como consumidores concedemos tan poco valor a ciertos servicios que muchos profesionales se ven obligados a rebajar sus precios hasta límites insospechados. De modo que con frecuencia prácticamente no les compensa el tiempo que han invertido en trabajar con lo que han ganado.

Los sitios de minijobs online han proliferado en los últimos años, especialmente dentro del ámbito digital. Todos los que nos dedicamos a escribir y los que desarrollan trabajos como desarrollo de páginas web, diseño gráfico, community manager, etc. hemos tenidos alguna experiencia mejor o peor con este tipo de plataformas.

Como decíamos antes, en la gran mayoría de ellas son los profesionales que buscan trabajo los que ofrecen sus servicios. Intentando ajustar el presupuesto al máximo para que resulte atractivo a los posibles clientes.

Otras plataformas funcionan al contrario. Es el empleador el que pone el anuncio y luego recibe las ofertas de los profesionales. Aunque esto no tiene nada de malo, en la práctica se convierte muchas veces en una subasta a la inversa en el que la persona contratada no tiene que ser necesariamente la más competente sino la que se compromete a hacer la tarea por el precio más bajo.

Cuidado con las ofertas online

Al igual que cuando se postula a un puesto de trabajo presencial, cuando se intenta conseguir un empleo por vía remota hay que ser precavido. Los estafadores actúan en todos los campos y también “cazan” en las plataformas de minijobs. Algunas veces buscan sacar directamente dinero de la persona engañada, mientras que en otros casos lo que buscan es obtener un trabajo gratis.

La mayoría de estas plataformas tienen un sistema que evita que empleador y empleado se puedan dar datos personales para contactar fuera de ellas. Evidentemente esto se hace para que la plataforma no pierda su comisión, pero a la vez también es una garantía de que quien ha contratado el servicio pagará por él, puesto que en caso contrario no recibirá el trabajo.

Si te interesan estos temas puedes seguir leyendo sobre ellos en nuestro artículo “Cuidado con las ofertas de empleo falsas”. En él tratamos más en profundidad algunas de las estafas que se han producido en los últimos tiempos.

El trabajo que no es trabajo, sino una prestación de servicios

Pero no nos confundamos, cuando hablamos de minijobs o plataformas de minijobs online en España no estamos hablando de un verdadero trabajo. En ningún caso se produce un contrato laboral entre quien demanda el servicio y quien lo ofrece.

Se trata más bien de un contrato de prestación de servicios en el que un profesional se compromete a hacer un servicio para su cliente a cambio de un determinado precio y en un plazo concreto. Eso implica que es el propio “trabajador” el que va a tener que correr con todos los gastos.

Este tipo de trabajos deben facturarse, así que los profesionales que buscan empleo en estas plataformas deben pagar su correspondiente cuota mensual de autónomos, aplicar IVA en sus facturas y asumir otros gastos asociados a su actividad.

¿Es el minijob alemán el ejemplo a seguir?

La respuesta es no. Es cierto que este tipo de trabajos pueden resultar útiles en muchos casos y en España seguramente ayudarían a reducir tanto el paro juvenil como el paro de larga duración, pero lo cierto es que el abuso es cada vez más común.

En Alemania el número de personas que trabajan con un minijob ha crecido de forma notable en los últimos años. Es más, muchas personas que tienen un empleo estable se han visto obligadas a completar su salario accediendo a este tipo de trabajos por horas.

Muchas veces vemos a Alemania como un ejemplo de rectitud y de saber hacer en ciertos campos, pero lo cierto es que en este país ya le están empezando a ver las orejas al lobo y cada vez es más evidente que hay empresas que están sustituyendo puestos que deberían ser estables por varios trabajadores contratados a través de minijobs, puesto que les resulta notablemente más barato.

Ante esta situación está claro que una herramienta que fue pensada en su momento para ayudar a los trabajadores puede acabar convirtiéndose en un arma de doble filo en manos de las empresas, contribuyendo a precarizar todavía más el empleo.

En definitiva, los minijobs tienen sus cosas buenas y sus cosas malas, pero lo verdaderamente importante es que deben ser considerados como algo meramente puntual. Tanto trabajadores como empresas deberían tender hacia un entorno laboral mucho más estable para todos los implicados.

Algunos consejos para encontrar empleo

Encontrar trabajo es difícil y todavía los es más para ciertos colectivos, así que aquí van algunos consejos para facilitarte la búsqueda de empleo:

  • Actualiza tu currículum de forma periódica, con una foto profesional a color y especificando claramente tus datos de contacto. Si das un email procura que sea lo más profesional posible, uno con tu nombre y apellidos bastará.
  • Procura que el currículum no sea demasiado extenso, uno o dos folios son suficientes. En la entrevista podrás entrar en más detalles sobre tu experiencia y capacidades.
  • Ya sabemos que hoy en día la búsqueda online es esencial, pero no te limites a ella. Visita empresas en las que creas que tu perfil puede encajar y deja tu currículum, avisa también a tu entorno de que estás buscando trabajo por si saben de alguna oferta que te pueda interesar.
  • Sigue mejorando, mientras no aparece un trabajo adecuado para ti mejora tus competencias con formación. Hay gran cantidad de cursos gratuitos y de pago que te pueden ayudar en tu carrera profesional: de idiomas, de contabilidad, de manejo de carretillas elevadoras, etc. En este sentido te puede interesar, por ejemplo, nuestro artículo “¿Estudiar Coaching? Beneficios y aplicaciones”.

Artículos relacionados

Sobre el autor Mayka Jimenez

Experta en Derecho, marketing digital y Redes Sociales. Me encanta escribir ¡y leer!

sígueme en:

Deja un comentario: