fbpx

¿Qué es una mutua de trabajo?

Tags:

Si en algún momento has estado de baja por cualquier motivo, ya sea por enfermedad común, accidente laboral o enfermedad profesional, seguramente hayas tenido que pasar por la mutua de trabajo para dejar constancia del motivo que ha dado lugar a tu incapacidad temporal.

mutua de trabajo

Es una circunstancia bastante habitual, pero también es frecuente que los trabajadores no tengan claro lo que son exactamente las mutuas de trabajo y a qué se dedican. Por eso en este artículo lo vamos a ver con más detenimiento.

Origen de las mutuas de trabajo

A principios del siglo XX surgieron las primeras muestras de solidaridad entre empresarios, dando lugar al fenómeno del asociacionismo, surgiendo entonces las primeras Mutuas de Accidentes de Trabajo. De esta forma, se ofrecía a los trabajadores protección frente a los accidentes del trabajo incluso antes de que existiera el sistema de Seguridad Social.

En los años 60 se configuró el Sistema de Protección Social, estableciéndose una colaboración entre las mutuas y la protección ofrecida por el propio Estado.

Este compromiso social se ha mantenido a lo largo de los años y a día de hoy las mutuas de trabajo son indispensables en el sistema de gestión de la Seguridad Social en aquellos temas que atañen a los trabajadores.

Cambio de denominación

Aunque las llamamos comúnmente mutuas de trabajo, lo cierto es que su nombre ha sido durante muchos años Mutuas de Accidentes de Trabajo y Enfermedades Profesionales, denominación que cambió en 2014 con la reforma legislativa en materia de Seguridad Social. A día de hoy reciben el nombre de Mutuas Colaboradoras con la Seguridad Social.

¿Qué son las mutuas de trabajo?

Se trata de entidades privadas que se encargan de colaborar en la gestión de la Seguridad Social. Para poder existir requieren de autorización del Ministerio de Empleo y Seguridad Social, tienen personalidad jurídica propia y capacidad de obrar suficiente para cumplir con sus objetivos, no pueden tener ánimo de lucro y además deben estar inscritas en el Registro de Mutuas colaboradoras con la Seguridad Social.

Características de la mutua de trabajo

Vamos a ver de forma más detalladas las características especiales que tiene este tipo de entidades:

  • Carecen de ánimo de lucro, así que cualquier excedente que se pueda derivar de su función se debe ingresar de nuevo en la Seguridad Social.
  • Todo el colectivo empresarial que forma parte de una mutua tiene responsabilidad mancomunada respecto a la gestión económica de la misma.
  • Las mutuas dependen del Ministerio de Empleo y Seguridad Social, concretamente de la Secretaría de Estado de la Seguridad Social.
  • La pertenencia de los empresarios a las mutuas es voluntaria.
  • Su actividad está regulada en el Real Decreto 1993/1995, de 7 de diciembre, que aprueba el Reglamento General sobre Colaboración en la Gestión de las Mutuas de Accidentes de Trabajo y Enfermedades Profesionales de la Seguridad Social.
  • Todas las mutuas se integran a su vez en la Asociación de Mutuas de Accidentes de Trabajo (AMAT).

Asociación de Mutuas de Accidentes de Trabajo

AMAT surgió en 1986 como herramienta de participación empresarial y colaboración en la gestión de la Seguridad Social. Está regulada por la Ley 19/1977 y la Ley Orgánica 1/2002, de 22 de marzo, que regula el Derecho de Asociación.

Sus misiones principales son:

  • Fomentar y defender la colaboración de los empresarios a través de mutuas en la gestión de la Seguridad Social y promover el desarrollo de esa colaboración hacia otros ámbitos de actividad.
  • Promover el desarrollo mutualista mediante el perfeccionamiento de la acción de las mutuas en diferentes áreas o actividades.

Se trata, por tanto, de un organismo cuya misión fundamental es mejorar el bienestar dentro de la sociedad.

mutua de trabajo

Servicios de las mutuas de trabajo

Ya hemos visto que las mutuas de trabajo se encargan de colaborar sin ánimo de lucro en la gestión de la Seguridad Social, y para poder hacerlo dividen su actividad o servicios en varios campos.

Servicios a los trabajadores por cuenta ajena

  • Asistencia sanitaria y gestión de prestaciones económicas en caso de accidente de trabajo.
  • Prestaciones económicas por incapacidad temporal derivada de enfermedad común.
  • Prestación económica por riesgo durante el embarazo y durante el período de lactancia natural.
  • Prestación económica por cuidado de menores con enfermedad grave.
  • Asesoramiento en temas de prevención de riesgos laborales.

Servios a los trabajadores autónomos

  • Prestación económica en caso de incapacidad temporal.
  • Asesoramiento en temas de prevención de riesgos laborales.
  • Asistencia sanitaria y prestación económica en caso de accidente de trabajo.
  • Prestación económica por cese de actividad.
  • Prestación económica por cuidado de menores de edad con una enfermedad grave.
  • Prestación económica en los supuestos de embarazo de riesgo y lactancia natural.

En relación con este último tema, te puede interesar seguir leyendo nuestro artículo “El permiso de lactancia explicado”.

Cómo funcionan las mutuas de trabajo

En este apartado vamos a resolver algunas de las dudas más habituales que existen con respecto a estas entidades.

¿Es obligatorio o no pertenecer a una mutua?

Aunque muchas empresas están adheridas a una mutua, lo cierto es que en nuestra legislación no existe obligación alguna para ellas de formar parte de una mutua. La adhesión a la misma es totalmente voluntaria.

En caso de que el empresario decida aportar protección a sus trabajadores a través de una mutua, debe suscribir un Convenio de Asociación con la mutua de su elección. Este tipo de acuerdos tienen una duración de un año.

Tratándose de trabajadores autónomos, desde el año 2007 existe la obligación de cubrir la prestación por incapacidad temporal por contingencias comunes a través de una mutua de su elección.

¿Es una mutua una entidad de seguros?

Ya hemos visto que las mutuas se encargan de ofrecer asistencia sanitaria y prestaciones económicas a los trabajadores por cuenta ajena o cuenta propia que estén en situación de incapacidad temporal, pero ¿son entidades de seguros?

No, desde un punto de vista legal no con compañías aseguradoras. Lo que ocurre es que debido a su origen como entidad capaz de ofrecer una cobertura frente a accidentes de trabajo, han pervivido en el sistema legal con características que efectivamente son muy similares a las que podría ofrecer una entidad aseguradora.

mutua de trabajo

¿Hay mutuas mejores que otras?

Por disposición legal todas las mutuas deben ofrecer idénticas coberturas. A efectos prácticos esto implica que un trabajador debe recibir la misma asistencia en una u otra mutua.

¿Se debe acudir a la mutua en caso de accidente laboral?

Cuando hay un accidente de trabajo lo normal es que el trabajador sea desplazado hasta las instalaciones de su mutua. No obstante, en casos de extrema gravedad, o si no se conoce con exactitud la ubicación de la sede de la muta, se pude acudir directamente al hospital. Eso sí, una vez finalizada la atención en urgencias el trabajador debe desplazarse hasta la mutua para informar de lo ocurrido.

Como las mutuas tienen que atender a menos personas que el sistema nacional de salud, se suele dinamizar la curación de los trabajadores, al dárseles una atención más rápida. La mutua ofrece:

  • Una atención precoz en casos de alteración de la salud.
  • Un seguimiento personalizado.
  • Un servicio rápido e inmediato con especialistas expertos en salud laboral y materiales de alta calidad.

Además, en caso de accidente laboral, la mutua se encarga de abonar al trabajador la correspondiente prestación por incapacidad temporal desde el primer día.

¿Se debe acudir a la mutua en caso de enfermedad común?

Las bajas por enfermedad común las concede el médico de cabecera del trabajador, que será el encargado de hacer el seguimiento de la evolución de la enfermedad. Sin embargo, cuando el empleado lleva un tiempo de baja puede ser requerido por la mutua para que se presente ante sus servicios médicos.

En estos casos se suele hacer una revisión del estado del trabajador para valorar el tiempo aproximado que estará de baja. Incluso se le puede someter a pruebas médicas si se estima oportuno.

Aunque desde la mutua se puede proponer el alta del trabajador, la última palabra en este tema la tiene siempre el médico de cabecera.

¿Y si la mutua no reconoce un incidente como un accidente de trabajo?

Puede ocurrir que la mutua considere como una enfermedad común algo que el trabajador considera que ha sido un accidente laboral o una enfermedad profesional. En estos casos hay varias cosas que se pueden y deben hacer:

  • Presentar una hoja de reclamaciones en la propia mutua explicando la situación.
  • Acudir al médico de cabecera para pasar a la situación de baja laboral e interponer una reclamación para determinación de la contingencia.
  • Si el proceso de determinación de la contingencia no da la razón al trabajador, todavía le queda la opción de reclamar en vía judicial. Algo para lo que tiene un plazo de 30 días.

¿Cómo se financian las mutuas de trabajo?

Antes hemos señalado que las mutuas de trabajo no tienen ánimo de lucro, pero como gestoras del sistema de Seguridad Social deben tener unos ingresos para poder cumplir sus funciones.

Cualquier mutua de trabajo obtiene financiación a través de las cuotas que cobran por la gestión de contingencias profesionales y por contingencias comunes.

La gestión de contingencias profesionales queda cubierta a través de la cuotas que pagan los empresarios en concepto de primas de accidentes de trabajo y que recauda directamente la Tesorería General de la Seguridad Social.

La financiación para cubrir contingencias por accidentes de trabajo y enfermedades profesionales se realiza aplicando una tarifa a las empresas. Dicha tarifa viene determinada en función de lo establecido en la Clasificación Nacional de Actividades Económicas.

Las prestaciones para contingencias comunes quedan cubiertas con una parte de lo recaudado por la Tesorería General de la Seguridad Social en concepto de cuotas por contingencias comunes.

Beneficios económicos de las mutuas

Una mutua no tiene ánimo de lucro y por tanto no puede tener beneficios económicos por su actividad. El excedente de lo percibido para prestaciones por contingencias profesionales debe devolverse a la Seguridad Social de la siguiente manera:

  • Un 80% al Fondo de Contingencias Profesionales de la Seguridad Social.
  • Un 10% a la Reserva Complementaria.
  • Un 10% a la Reserva de Asistencia Social.

La mutua podrá quedarse entre un 30%y un 45% del excedente de lo recibido para la gestión de contingencias profesionales para contar con una dotación de reserva. También podrán destinar un 5% del excedente de las contingencias comunes a su propia Reserva de Estabilización. El sobrante de las prestaciones para contingencias comunes debe devolverse al Fondo de Reserva de la Seguridad Social.

De esta forma se garantiza que los recursos sobrantes al final vuelvan a la Seguridad Social  para ser reinvertidos y que a la vez las mutuas dispongan de fondos suficientes para cumplir sus objetivos.

Artículos relacionados

Sobre el autor Mayka Jimenez

Experta en Derecho, marketing digital y Redes Sociales. Me encanta escribir ¡y leer!

sígueme en:

Deja un comentario: