Neuralink: el proyecto de Elon Musk que busca conectar el cerebro con un ordenador

En estos días Elon Musk está siendo portada en muchos medios tecnológicos a raíz de su nuevo emprendimiento (locura para muchos): quiere conectar el cerebro humano con un ordenador y poder así reprogramarlo. ¿Un proyecto imposible? Hay opiniones divididas al respecto, pero lo cierto es que ya sabemos que este polifacético empresario, cuando se propone algo, lo consigue. Y si no no tenéis que hacer más que echar un vistazo a Tesla o al propio Hyperloop. ¿Quién diría que en estos momentos veríamos coches eléctricos viables económicamente e incluso superdeportivos que funcionan a base de baterías? Su curriculum es amplio, pero con Neuralink se ha puesto un reto que dará mucho de qué hablar en los próximos años.

Neuralink

Neuralink

Neuralink: el proyecto

Neuralink Corp. es una empresa constituida por Elon Musk en Delaware (un Estado de EEUU bastante conocido por ser uno de los paraísos fiscales más grandes del mundo), pero que opera mayormente en California. ¿Tema impositivo? A saber. Lo que si se sabe es que la compañía se ha constituido declarando su actividad primordial como “investigación médica”; entre otras cosas porque se prevé que el objetivo primordial del empresario de origen sudafricano es encontrar una cura para enfermedades como el Alzheimer, el Parkinson o la Epilepsia.

Todo parece indicar que los especialistas de Neuralink actuarán directamente en el sistema nervioso central empleando estímulos eléctricos controlados. Algo que de manera primitiva lleva haciéndose décadas y cuya evolución podría significar un antes y un después de tamaño inconcebible para la comunidad científica y para la ingeniería. Si se llegara a conseguir conectar el cerebro con un ordenador de manera bidireccional (no solo descargando información, sino también pudiendo subirla y editarla) no solo podríamos tener al alcance de nuestra mano un sistema objetivo y eficiente para detectar patologías psiquiátricas, sino que además podríamos “alterar el código” para borrar todo signo de mal funcionamiento e incluso ir más allá. De hecho sería una muy buena manera para cortar por lo sano los dolores que sufren los enfermos paliativos.

¿Se acerca Matrix?

Neuralink Matrix

Neuralink Matrix

Controlar el cerebro tiene implicaciones médicas más que claras, pero, ¿y si la intención fuera más allá? Quienes hayáis visto Matrix os habréis planteado alguna vez si el concepto de control informatizado de la sociedad es factible o incluso real. No me atrevería a decir que estamos viviendo en estos momentos en un entorno del estilo (aunque haya gente que sí lo piense o que incluso lo esté investigando seriamente), pero sí que Neuralink podría ser la puerta para conseguir algo similar. ¿Podría reprogramarse la mente humana para que hiciera lo que una élite quisiera?¿Podrían generarse mentes automatizadas para uso esclavista? Las incógnitas filosóficas y éticas que envuelven este proyecto son grandes.

Personalidad digital

En estos momentos se están investigando vías que podríamos emplear para alargar la vida de manera artificial, siendo la criogenización la técnica que más está avanzando en este aspecto. Pero claro, requiere de procesos realmente delicados y de una incertidumbre con lo que pasará en el futuro. Es decir, este procedimiento médico se lanza directamente a las manos de los científicos futuros sin mucha seguridad (pero sí con perspectivas de llegar a buen puerto). Pero, ¿y si a través de Neuralink pudiera hacerse una copia de seguridad de nuestro cerebro?

Los enfermos terminales podrían recurrir a esta tecnología para guardar “su ser” en un disco duro y poder así más tarde volver a la vida en un entorno informático, cargando los datos en el cerebro de otro cuerpo o incluso en una máquina (nos acabaríamos convirtiendo en ciborgs puros y duros). Se que suena a locura futurista, y más aún cuando sabemos tan poco de esta nueva aventura de Elon Musk; pero, ¿y si fuera posible? A fin de cuentas no es tan descabellado. De hecho, ¿quién hubiera dicho hace 50 años que en estos momentos un paciente podría ser operado por robots controlados por cirujanos que están a 500, 1.000 o 5.000 km de distancia? La ciencia avanza y las posibilidades que nos ofrece cada día son mas grandes. ¿Por qué no creer?

Carga y descarga de conocimientos y experiencias

Experiencias virtuales

Experiencias virtuales

Si pudiéramos reprogramar nuestro cerebro ¿qué nos evitaría que eliminásemos aquellos recuerdos que no queremos volver a vivir? Las experiencias traumáticas podrían ser borradas y garantizar así una vida feliz al interesado. Ahora bien, habría que ver cómo podría interactuar aquí la Ley y la ética, pues estamos hablando de algo que sin duda afectaría al modo que el ser humano tiene de contemplar su propia existencia y sus relaciones sociales. ¿Existirían bancos públicos de información neurológica por si los ciudadanos sufrieran un accidente que dejara inutilizable el cerebro?¿Nos convertiremos en ordenadores a los que se les pueden cambiar los componentes según corresponda? Da miedo, ¿verdad?

No obstante sería muy interesante evaluar otra de las circunstancias que se podrían dar: el del estudio. ¿Pudiendo cargar información en nuestros cerebros por qué querríamos acudir a la universidad, a las academias o al propio colegio? Todo el conocimiento necesario podríamos acumularlo en una sesión de Neuralink. ¿Os imagináis pagar por aprender inglés, ruso o polaco en 10 minutos? A fin de cuentas se trataría de una simple programación cerebral. ¿Cómo afectaría esto al sistema educativo?¿Se marcarían aún más las diferencias que hay entre los países más ricos y los más atrasados? (probablemente este tipo de servicios serían costosos).

Viajes interestelares

En estos momentos, gracias a los reactores nucleares, tenemos la tecnología suficiente para viajar más allá de nuestro sistema solar. Pero claro, el cuerpo humano tiene un límite que sería complicado sobrepasar. ¿Sería posible equipar robots con personalidades reales para efectuar el viaje? De hecho, ¿qué pasaría si se copiara un mismo código en dos robots o cuerpos diferentes? Un mar de dudas es a lo que nos ha enfrentado Elon Musk.

Los límites de Neuralink

Un proyecto como Neuralink en manos de alguien como Elon Musk promete muchos avances el pro de la salud y de la ciencia en general, pero eso no quita que estemos a las puertas de enfrentarnos a graves problemas éticos y de corte filosófico que podrían marcar un antes y un después en la Humanidad. Y no, no estoy exagerando; de hecho los ejemplos que os he ido dando a lo largo del post no son más que algunas de las posibilidades que podrían darse. Una tecnología de este tipo tendría aplicaciones más que preocupantes en ámbitos militares e incluso en el campo del ocio. ¿Se podría llegar a convertir Neuralink en una droga, pudiendo generar alucinaciones bajo demanda?¿Sería posible “vivir” experiencias que no son reales previo pago?

Como podéis ver las posibilidades de Neuralink son grandes; muy grandes. ¿Estaremos preparados para vivir en medio de un contexto en el que la vida podría extenderse sin límite, en el que las enfermedades neuronales pasarían a ser cosa del pasado, y en el que tendríamos la posibilidad de emplear esta tecnología exponencial para desarrollos paralelos que nos llevarían definitivamente al futuro? El tiempo lo dirá.

Sobre el autor Jon Sainz

Programador industrial, blogger profesional y Coordinador de Contenidos de Cursos.com.

sígueme en:

Deja un comentario:

1 comment
Add Your Reply

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros que nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. más información

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close