Oposiciones al Servicio de Vigilancia Aduanera

Tags:

Preservar la seguridad y soberanía de una nación implica el trabajo conjunto de diversas fuerzas, puestas al servicio del Estado para garantizar la protección territorial y ciudadana. Uno de estos cuerpos especiales está comprendido por las aduanas, puntos de vigilancia, fijos o móviles, situados en las fronteras, encargados de fiscalizar la mercancía que se importa o exporta del país y los movimientos que se realizan en dichos espacios limítrofes. Te contamos todo sobre las Oposiciones al Servicio de Vigilancia Aduanera.

Oposiciones al Servicio de Vigilancia Aduanera

Vigilan las fronteras terrestres, marítimas y aéreas a fin de velar por los intereses de la nación, evitando el contrabando y el comercio ilícito que pueda venir de fuera o evitar que salgan del país quienes trafiquen con mercancía ilegal. Este es el objetivo sagrado del Servicio de Vigilancia Aduanera español, que cumple fielmente dicho cometido.

A través de las oposiciones al Servicio de Vigilancia Aduanera, se seleccionan los candidatos más capacitados para ejercer funciones dentro de la fuerza encargada de proteger el territorio nacional y garantizar su seguridad e integridad.

¿Qué es el Servicio de Vigilancia Aduanera?

El Servicio de Vigilancia Aduanera (SVA) es una Dirección adjunta al Departamento de Aduanas e Impuestos Especiales de la Agencia Estatal de Administración Tributaria. Es un grupo policial especial que no forma parte de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad.

Es un cuerpo policial de carácter fiscal cuya principal función es vigilar las actividades que se llevan a cabo en las fronteras del país a fin de evitar contrabandos o actos fiscales ilegales.

Sus operaciones están enmarcadas bajo la Ley Orgánica de Represión del Contrabando en todo el territorio español, tanto por tierra como en las aguas jurisdiccionales, y en el espacio aéreo español.

Además, pueden actuar en ciertas circunstancias en aguas internacionales, eventos para los cuales están autorizados a proceder fuera de los límites del país, como por ejemplo en la intercepción de buques destinados al tráfico de drogas.

La Vigilancia Aduanera posee su base de Servicios Centrales en Madrid, y cuenta con Áreas Regionales en cada comunidad autónoma. Estas bases a su vez cuentan con un sistema aduanero que comprende:

Unidades Operativas: conformado por el personal de Investigación

Unidades Combinadas: que cuenta con personal de investigación y marítimo

Bases Marítimas: personal que ejecuta funciones aguas adentro

Destacamentos Aéreos: unidades aéreas del SVA.

En el componente terrestre se encuentran los funcionarios dedicados a la investigación y detención de delitos de contrabando en todo el territorio nacional. Cuentan con puntos fijos y unidades móviles para abarcar la mayor cantidad de áreas terrestres fronterizas.

Además, realizan requisas y allanamientos autorizados cuando, tras haber hecho las investigaciones correspondientes, se tiene la sospecha de la existencia de un foco de negocio clandestino ilegal.

En el caso del componente aéreo, surcan el espacio celeste con aviones EADS CASA C-212, que son operados por el Ala 37 del Ejército del Aire. También cuentan con helicópteros repartidos en las distintas bases del territorio español y se mantienen en constante comunicación con las aduanas marítimas y terrestres para el monitoreo aéreo.

En las aguas continentales se destacan los cuerpos aduaneros de investigación y las unidades marítimas, especializadas en el control de las actividades fronterizas que se llevan a cabo aguas adentro del territorio nacional.

Al ser una península, este último componente es uno de los más importantes y de mayor área de actuación en el territorio español. Poseen buques de patrullaje oceánico, patrulleros de alta velocidad, los cuales cuentan con lanchas de inyección y abordaje con armamento fijo y móvil, y embarcaciones semirrígidas de donde salen los patrulleros de alta velocidad.

Todos estos componentes trabajan en conjunto para garantizar la seguridad de la nación y evitar el mayor número de incidencias de índole fiscal y de negociación que vaya en contra de las leyes establecidas.

Funciones del Servicio de Vigilancia Aduanera

El deber del Servicio de Vigilancia Aduanera consiste en evitar el fraude fiscal que pueda ocurrir en las negociaciones e interacciones internacionales del país. Se dedican a patrullar todos los espacios, terrestre, marítimo y aéreo, que comprenden la frontera española a fin de evitar dichas ilegalidades.

Además, se centran en la detección, persecución y represión de cualquier acto e infracción de contrabando que se lleve a cabo en los espacios fronterizos, en especial de sustancias estupefacientes y drogas que puedan entrar o salir del país.

Se encargan también de monitorear las actividades comerciales de blanqueo de capitales, descubriendo los casos que involucren actividades de legitimación de dinero obtenido a través del comercio ilegal de drogas, armas o cualquier tópico.

Sus funciones incluyen inspeccionar, investigar y controlar los casos encomendados por la Subdirección General de Inspección e Investigación y la actuación en misiones aéreas tanto especiales como de apoyo.

Para cumplir a cabalidad con sus deberes, los funcionarios del Servicio de Vigilancia Aduanera cuentan con equipos especializados para la investigación de focos de contrabando y blanqueo de capitales. Poseen medios electrónicos operados por el departamento de inteligencia y diversos medios de transporte para incursión y persecución.

En vista de las diversas funciones que ejerce el funcionario aduanero, el temario de las oposiciones al SVA cuenta con un contenido extenso que capacite al candidato en las funciones que desempeñará en su respectiva plaza. En el caso de la especialidad de Investigación, deberá destacarse en cuatro categorías de conocimientos:

Organización del Estado y de la Administración Pública y Derecho Administrativo
Derecho Tributario
Legislación Aduanera
Derecho Penal, Legislación de Contrabando y Derecho Procesal

Para el aspirante al ámbito marítimo y aéreo, se incluyen temas especializados en cuanto a habilidades y legislación en cada caso.

Requisitos para opositar al Servicio de Vigilancia Aduanera

Oposiciones al Servicio de Vigilancia Aduanera

Es una oposición muy atractiva para aquellos que tienen conocimientos básicos jurídicos y que tengan afición por el ámbito policial fiscal. Para ser candidato a esta selección, se deben cumplir los siguientes requisitos. Por un lado, ser español, tener la mayoría de edad y no exceder el límite de edad máxima de jubilación forzosa. Tener el Título de Bachiller, Técnico o equivalente.

Además, se debe no poseer antecedentes penales ni restricción legal para ejercer cargos públicos. Y si tener la capacidad física e intelectual necesarias para desempeñar las labores de un funcionario aduanero. Estar dispuesto a portar armas en el ejercicio de sus funciones bajo los términos que dispongan las unidades en las que presten servicios.

En el caso de los candidatos al área de Investigación, deben contar con el permiso de conducir vigente, que los habilite para la conducción de vehículos prioritarios para cuando sea necesario circular en un servicio urgente, de acuerdo con la normativa vigente expuesta en la Base de la oposición.

En el caso de los que opten a la especialidad Marítima deben estar en posesión del certificado de competencia marinera de Medios Fiscales, Administrativas y del Orden Social, o de los certificados o tarjetas que constituyan un equivalente. Estos son el título Profesional de Marinero de Puente, el título Profesional de Marinero de Máquinas o el título Profesional de Marinero Pescador.

El opositor aspirante a una plaza en el SVA debe aprobar las distintas pruebas que presentará en el proceso de selección. Y en vista de que estas son eliminatorias, sólo serán adecuados para obtener una plaza aquellos estudiantes cuyas puntuaciones y condición física estén a la altura de las funciones que desempeñarán.

La primera etapa para cumplir los requisitos para funcionario del SVA es la prueba de conocimientos, el cual consiste en un cuestionario de 100 preguntas de respuestas múltiples basadas en el temario estudiado en el curso. Se califica con una puntuación máxima de 30 puntos, siendo necesario un mínimo de 15 para aprobar.

La siguiente etapa es la prueba psicotécnica, en la que se evaluarán las capacidades mentales de los aspirantes para el desempeño de sus funciones. Determinará si el candidato es apto psicológicamente para ser funcionario del SVA tanto en aptitudes intelectuales como en el perfil de personalidad.

La aprobación de las pruebas físicas también es fundamental para llenar los requisitos de opositor a funcionario del SVA. Se realizan pruebas de salto de longitud, de 3,5 metros para los hombres y de 3 metros para las mujeres, carreras entre 50 y 800 metros y pruebas de natación, ambas a contrarreloj.

A fin de determinar si el candidato cumple con los requerimientos físicos y de salud, se realiza un reconocimiento médico, que también debe ser aprobado. Se realizan pruebas de visión, audición, aparato locomotor, sistema endocrino, aparatos digestivo, cardiovascular y respiratorio, sistema nervioso central y alteraciones psiquiátricas.
La última prueba de la oposición para cumplir con los requisitos a una plaza en el SVA es la prueba de supuesto. En este punto se hace la última filtración. Se trata de supuestos teórico-prácticos en el que los candidatos demostrarán todo lo aprendido durante el curso.

Un candidato puede ser descalificado en cualquier etapa de estas pruebas. Si su deficiencia consistió en la prueba de conocimientos podrá ser aspirante nuevamente en otra oposición. En el caso de la última prueba, se trata de un proceso eliminatorio que determina qué aspirantes obtendrán una plaza.

Beneficios de ser funcionario

Oposiciones al Servicio de Vigilancia Aduanera

Como todo cargo público, el funcionario del SVA debe cumplir con la gran responsabilidad de velar por los intereses de la nación en cuanto a la seguridad. Para quienes optan a estas oposiciones con una verdadera vocación de servicio y una visión de cumplimiento del deber, ser parte del SVA reporta grandes beneficios:

Es un empleo estable, con posibilidades de ascenso a través del perfeccionamiento de las habilidades iniciales.

Es una plaza con una remuneración aceptable, de 1600 a 1700 euros mensuales, con pago puntual del mismo por parte del Estado.

Horarios amoldados a cada funcionario. Puede ejercer en plazos de una semana sí y una no, o escoger una jornada administrativa de 8 a 15 horas.

Su relación plaza/opositor es más asequible que en otras oposiciones, por lo que, con una buena preparación, las posibilidades de obtener una plaza en esta oposición son un poco más altas.

El campo de aplicación es muy atrayente para todos aquellos con vocación al área fiscal y anti-contrabando.

Aunque presenta riesgos, como en toda plaza, el SVA cuenta con equipos especializados en la protección de sus funcionarios, a fin de garantizar su integridad física.

Para ser candidato, el rango de edad es mucho más amplio que para otras oposiciones, brindando la oportunidad a un grupo más amplio de españoles en capacidad de ejercer funciones fiscales.

La satisfacción de una misión cumplida, de un cargamento de droga incautado, de la detención de un criminal dedicado al blanqueo de capitales, confiere a quienes optan por esta carrera una satisfacción laboral que hace grato el cumplimiento de sus funciones.

Confiere un enorme sentido de lealtad a la nación, de pertenencia y de cumplimiento del deber de salvaguardar los intereses nacionales.

En definitiva, optar a una plaza en el Servicio de Vigilancia Aduanera es una elección que reporta muchos beneficios si el candidato tiene la verdadera vocación para desempeñar sus funciones con el mayor grado de ética y lealtad al país.

Artículos relacionados

Sobre el autor Lorena Gonzalez

El periodismo, en todas sus formas, es mi pasión. Formarse continuamente y trabajar mi modo de vida.

sígueme en:

Deja un comentario: