El origen de la motivación para conseguir tus objetivos

La motivación, entendida ésta como causa y efecto de la propia significación de la acción humana, quizá es uno de los conceptos principales en todo proceso de autodesarrollo. Así, determina el conjunto de nuestras decisiones y orienta nuestro camino hacia la consecución de objetivos.

Motivación

Motivación

Motivación como emoción e inspiración

El efecto motivador tiene mucho de emoción y de inspiración, también hacia los demás mediante una difusión viral. Además, debe ser valorado en clave positiva, porque brota de nuestro interior y define nuestra propia condición humana. Las obligaciones no motivan, ni tampoco las posibles consecuencias negativas. En realidad, lo que motiva es el convencimiento de realizar aquello que queremos y nos ilusiona, porque nos hace mejores.

Los contagios de motivación son si cabe más necesarios en momentos de aproximación hacia la debilidad. ¡A todos nos ha ocurrido alguna vez!, ¿o no? Pasotismo, apatía o letargo en forma de letanía, confluyen en la sintomatología más característica ante estas situaciones. Somos seres emocionales, y como tales necesitamos ilusionarnos y sentirnos realizados para ser felices con nosotros mismos. Una felicidad y satisfacción interiores que nos alejan de los estados de crisis personal.

La emoción moviliza a las personas y les hace ser conscientes del cumplimiento y la consecución de sus objetivos. Mientras que la falta de motivación degenera en la ausencia de ambición emocional por conseguir las metas propuestas. Por lo tanto, evolucionamos de la inspiración emocional, pasando por la motivación, para llegar a la acción deseable.

Inspiración emocional → Motivación → Acción deseable

En ocasiones, las emociones negativas nos llevan a desarrollar acciones enfocadas a situaciones de cambio, por diversos motivos. Sin embargo, también existe el efecto paralizante de las mismas. Esta contradicción surge a menudo en el ámbito personal y familiar, cuando precisamente las expectativas negativas motivan más que las acciones necesarias para afrontar y corregir estados traumáticos.

Ejemplos tenemos muchos, como: ante una discusión con un ser querido -daño frente a comunicación- o la necesidad de bajar peso y acudir a un gimnasio. En este último caso nos encontramos con los sentimientos y las emociones que nos han paralizado en casa, ya sea vergüenza, traumas del pasado, culpa y miedo.

Inspiración, motivación, acción, y así hasta el infinito

Este círculo cerrado, que actúa a modo de bucle, genera una cadena de motivación con tres componentes en forma de repetición sucesiva: inspiración, motivación, acción, y así hasta el infinito.

Inspiración → Motivación → Acción → Inspiración → Motivación → Acción → Etc

Las acciones producen inspiraciones y reacciones emocionales en profundidad, a la vez que pasan a motivar tus acciones futuras. Finalmente, nuestra mentalidad seguirá la siguiente dirección: acción, inspiración, motivación.

Acción → Inspiración → Motivación

Algunas veces ocurre que el acto o la acción en sí comienzan sin motivación, hasta que la reacción a esa acción genera el efecto buscado: la motivación. Podemos afirmar que todo comienzo es un triunfo por sí mismo.

Multiplica la ilusión por hacer

El efecto escalable de la motivación multiplica la ilusión por hacer. La inspiración surge en el proceso de la acción, durante su desarrollo, con el objetivo de ir logrando y superando pequeñas metas a futuro. “Porque puedo, lo voy a conseguir” es la guía del camino hacia las grandes conquistas.

Los emprendedores entienden mucho de motivación e inspiración. Son ellos y su idea de negocio ante los mercados y el mundo. Por ello, la capacidad de superación profesional y de alcanzar sus logros emocionales ponen a prueba el riesgo inherente a toda actividad empresarial, sin perder de vista el foco en ningún momento.

Condiciones idóneas para que ocurra

Crear las condiciones idóneas y propicias para que los hechos ocurran no es sobrenatural, sino que depende de nosotros mismos. Muchas veces durante la acción surgen ideas, propuestas y pensamientos sobre cómo afrontar los problemas y plantear soluciones. Pero este proceso, ante todo, requiere un impulso interior en forma de predisposición, convencimiento y determinación.

Las obligaciones son cuestión de hábitos y mentalidades, para desarrollar acciones mediante el conocimiento y el talento enfocados al éxito!!!

La importancia de los hábitos frente a los objetivos

El comienzo de un nuevo año hace que nos planteemos nuevos objetivos, retos y propósitos, tanto en el ámbito personal como en la esfera profesional, para cumplir de cara al comienzo del año. Lo primero de todo es ser consciente de cuáles son nuestras capacidades y qué riesgos implica elegir un camino u otro, una planificación de futuro u otra, con el objetivo de conseguir unas metas u otras, siempre de acuerdo y conforme a nuestras posibilidades, potencialidades y oportunidades.

El avance diario garantiza éxitos venideros

Plantéate objetivos a corto plazo, de forma escalonada y progresiva, porque el avance diario garantiza éxitos venideros. Una mentalidad constructiva te permite saber valorar y medir la riqueza, a la vez que conceptualizarla en prioridades.

La inversión, en tiempo y dinero, debe estar orientada a la formación, las habilidades sociales y los activos de capital humano. Se trata de fortalecer, potenciar y hacer crecer nuestras capacidades y fortalezas, que son nuestra verdadera riqueza. Así, la mentalidad, la actitud y la voluntad por mejorar lo son todo en este proceso, mediante la aplicación progresiva de unos hábitos personales y profesionales saludables enfocados a metas, a través de un plan de entrenamiento protocolizado con altas tasas de retorno.

¡Muy importante! Abarca aquello que te sientas con capacidad de cumplir. A la hora de hacer tuyos los logros, la superación de los momentos de frustración también te ayuda. Por ello, el establecimiento de una disciplina de trabajo diario no entiende de atajos o de caminos paralelos, sino de visión amplia, abierta y con perspectiva a medio y largo plazo como horizontes temporales de desarrollo y ejecución.

Más que las metas, lo importante son los hábitos

Por otro lado, la acumulación de tareas, por la simple suma, tampoco garantiza los resultados previstos. El tiempo te hace perder energía, y la sensación de volver al punto de partida resulta en ocasiones traumática. Más que las metas, lo importante es secuenciar los hábitos, para generar cambios y crecimientos en positivo a modo de meras consecuencias directas e inmediatas del trabajo anterior.

El camino está marcado por los hábitos. Una sucesión, razonable y motivada, de pequeños grandes pasos orientados en una dirección concreta y específica, pero también requieren nuestro esfuerzo y determinación proactiva.

Visionarios de inteligencia emocional

Inteligencia emocional

Inteligencia emocional

Ser visionarios implica inteligencia emocional, por lo que se deben buscar refuerzos positivos en la frecuencia sucesiva de cada avance logrado de forma periódica.

En cuanto a los hábitos propiamente dichos, estos presentan un efecto generador y multiplicador de inercias y sinergias entre ellos orientadas a la obtención de rendimientos. Además, facilitan la aparición de nuevas dinámicas, en modo natural, con una repercusión igualmente beneficiosa para nuestra vida cotidiana, sin apenas esfuerzo por nuestra parte.

Automatismos en 30 días

Los estudios e investigaciones elaborados sobre los hábitos cifran en 30 días el comienzo aproximado de la implantación de estos automatismos en el cerebro humano. A partir de entonces, la práctica habitual de nuestros objetivos anuales entra en funcionamiento como si de cualquier otra rutina se tratase.

Los hábitos personales y profesionales saludables también tienen un carácter eminentemente pedagógico. Sobre todo, por lo que nos aportan de experiencia y trayectoria previa de errores y frustraciones. Así, puede haber muchas clasificaciones y preferencias en cuanto a los hábitos, pero nosotros hemos seleccionado los siguientes:

  • Práctica deportiva de manera gradual

    Porque potencia la concentración y el aprendizaje, además de innumerables propiedades terapéuticas y mejoras añadidas para nuestra salud. En proporción escalonada 80% (resultados) y 20% (esfuerzo invertido). Y recuerda: TODOS LOS DÍAS.

  • Relajarte cocinando y alimentándote, y cada día más

    ¿Te has planteado en alguna ocasión qué alimentos consumes, con qué hábitos y el tipo de cantidad? La mayoría de las personas no come de forma adecuada. Por falta de conocimiento o por las propias dinámicas vitales. Eso se nota y a la larga pasa factura. Por lo tanto, hay que fomentar las relaciones sociales y humanas, en términos emocionales, a través del aprendizaje de los conocimientos propios y el hábito de cocinar en casa, desde lo más sencillo a otros platos más complejos en cuanto a su proceso de elaboración.

    Los hábitos saludables influyen en nuestros estilos de vida a la hora de promocionar la salud y prevenir las enfermedades asociadas a las formas sedentarias. Sobre todo entre los niños.

  • Reflexión e introspección

    Nos permiten ganar en atención, mejorar la autoconciencia, disminuir los niveles de estrés y ansiedad, ganar en calidad del sueño, fortalecer nuestra estabilidad emocional y empatizar mejor con los semejantes. También como terapia desde la práctica diaria.

    Intenta que sea en grupo, es lo recomendable. Conoces gente y te puedes desarrollar en círculos diversos.

  • Hábito de leer, por supuesto

    Disfrutar de la lectura permite acceder a mundos imaginarios que estimulan nuestra creatividad interior. Entrar en el relato y formar parte de la historia es una experiencia única. Algo sólo al alcance de los conocedores de sus beneficios, porque nos hace personas para empatizar con el entorno.

    Nuestra inteligencia se nutre de la lectura, y de la información que a su vez ésta proporciona. Un proceso generacional que se impulsa con los años, conforme a gustos y preferencias. Se lee con la obligación de disfrutar. En ningún caso como la resignación o el sentimiento de culpabilidad de recibir un castigo.

  • De la lectura, a la escritura

    Los expertos en comunicación consideran la escritura como una de las habilidades principales de nuestro tiempo. Las redes sociales, el correo electrónico y las aplicaciones móviles demandan nuevos usos lingüísticos. Para ello, la construcción del relato requiere estructurar los pensamientos a la hora de darlos visibilidad, encadenar argumentos, presentar ideas racionales y mostrar la riqueza del vocabulario mediante este ejercicio del pensamiento. Incluso también es útil como autoayuda.

    La escritura es un instrumento de autoexposición pública, con la que expresamos y descubrimos nuestros sentimientos a otros. El ejemplo de escribir un diario va en esta línea, o un blog, en su versión on line.

  • ¿Con qué objetivo? Favorecer la socialización

    Las relaciones sociales son algo tan importante que debemos dedicarles TIEMPO y ATENCIÓN para que sean fructíferas y enriquecedoras. Hablamos de contacto en tiempo real, de forma presencial

    Un día = Un encuentro con un amigo, y suma los nuevos contactos que también cuentan como futuras relaciones

En definitiva, los hábitos se refuerzan y retroalimentan entre sí, y nos conducen al logro de nuestros objetivos.

Sobre el autor Javier Lorente

Navarro, cosecha del 84, me gusta la tecnología, la ciencia y viajar.

sígueme en:

Deja un comentario:

3 comments
Add Your Reply

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros que nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. más información

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close