Cómo pensar de manera exponencial y predecir mejor el futuro

  • 11/08/2017 /
  • Futuro /
  • By Javier Lorente

“El futuro es ampliamente incomprendido. Nuestros antepasados esperaban que sea más o menos como su presente, que había sido prácticamente como su pasado”. –Ray Kurzweil, ‘La singularidad está cerca’.

Nosotros, los humanos, no somos grandes predictores del futuro. Durante la mayor parte de la historia, nuestra experiencia ha sido “local y lineal”. La mayor parte del cambio no se produjo de generación en generación: utilizamos las mismas herramientas, tomamos las mismas comidas y vivimos en el mismo lugar por lo general.

Como resultado, hemos desarrollado una previsión intuitiva del futuro similar a cómo nos aproximamos a una escalera –habiendo subido un número de pasos, nuestra predicción de lo que está por venir es simplemente pasos seguidos de más pasos, con la expectativa de que cada día sea aproximadamente como la última.

Pero, como Ray Kurzweil describe en “La singularidad está cerca”, el crecimiento raudo de la tecnología es en realidad la aceleración del progreso en varios ámbitos. Ésta ha llevado a niveles inesperados de cambios tecnológicos y sociales sucedidos no sólo entre generaciones, sino dentro de ellas.

El crecimiento exponencial se refiere a la multiplicación repetida de una misma constante.

El crecimiento exponencial se refiere a la multiplicación repetida de una misma constante.

En contra de nuestra intuición, en la actualidad el futuro está apareciendo poco a poco, no linealmente pero sí exponencialmente, convirtiendo en algo desafiante el hecho de predecir lo que va a ocurrir a continuación y cuándo. Esto es porque el ritmo del progreso tecnológico tiende a sorprendernos, y nos encontramos en situaciones de todo tipo.

Progreso y tiempo

Entre el progreso y el tiempo, encuentras tres situaciones:

  • Donde crees que terminarás en el futuro.
  • El crecimiento exponencial del factor sorpresa (zona intermedia).
  • Donde en realidad acabarás en el futuro.

¿Cómo nos preparamos para un futuro seguimiento de las tendencias exponenciales, si no estamos acostumbrados a pensar de esta forma? Vamos a comenzar con las cuestiones básicas del crecimiento exponencial.

¿Qué es el crecimiento exponencial?

A diferencia del crecimiento lineal, que resulta de añadir repetidamente una pauta, el crecimiento exponencial es la multiplicación repetida de una constante. Esto es debido a que el crecimiento lineal produce una línea recta continuada en el tiempo, pero se dispara con el crecimiento exponencial.

Aquí está otra manera de pensar sobre esto: imagina que vas a caminar a lo largo de un camino dando pasos de un metro de longitud. Das 6 pasos, y avanzas seis metros (1, 2, 3, 4, 5, 6). Después de 24 pasos más, estarás a 30 metros del lugar donde comenzaste. Es fácil predecir dónde estarás a 30 pasos más –es la simplicidad del crecimiento lineal.

Sin embargo, dejando la anatomía a un lado, imagina que podrías duplicar la longitud de tu zancada. Ahora cuando des seis pasos, habrás avanzado en realidad 32 metros (1, 2, 4, 8, 16, 32), lo que es significativamente más que los 6 metros que has recorrido con los mismos pasos. Sorprendentemente, por el paso número 30, al duplicar tu zancada te pondrías a un montón de metros de donde comenzaste, una distancia igual a veintiséis viajes alrededor del mundo.

Este es el poder sorprendente y poco intuitivo del crecimiento exponencial.

  • Si tu zancada es de un metro, 30 pasos lineales te llevarán a 30 metros del punto de inicio.
  • Con una zancada de un metro, 30 pasos exponenciales te conducirán a 26 viajes alrededor del mundo.

El crecimiento exponencial es engañoso, además de explosivo

Lo interesante del crecimiento exponencial es que cuando tú doblas tu zancada, avanzas la misma distancia con cada paso como todos los pasos anteriores combinados. Antes de llegar a mil millones de millas en el paso 30,  tú estás en los 500 millones de millas en el paso 29. Esto significa que cualquiera de tus pasos anteriores parece minúsculo comparado con los últimos pasos del crecimiento explosivo, y la mayor parte del crecimiento ocurre en un intervalo de tiempo relativamente corto.

Otro ejemplo: digamos que quieres llegar a un lugar determinado y vas a duplicar tu paso de nuevo para llegar allí. El progreso hacia tu destino parece lejano en el 1% del camino, pero a decir verdad, estás únicamente a siete pasos (o duplicaciones) de distancia –y gran parte de aquel avance ocurre en el último paso.

El caso es que nosotros a menudo perdemos las tendencias exponenciales en sus primeras etapas porque el ritmo inicial de crecimiento exponencial es engañoso -comienza lento y constante y es difícil diferenciarlo del crecimiento lineal. Por tanto, las predicciones basadas en la expectativa de un ritmo exponencial pueden parecer improbables.

Ray Kurzweil da este ejemplo: “Cuando la exploración del genoma humano comienza en 1990, los críticos señalan que dada la velocidad con la que entonces el genoma podría ser analizado, se necesitarían miles de años para terminar el proyecto. Sin embargo, el proyecto de quince años se completó poco antes de lo previsto, con un primer borrador en 2003”.

Aquí está una gran ilustración del engañoso crecimiento exponencial después de la naturaleza explosiva en los ordenadores. ¿Ves cómo la mayor parte del avance ocurre justo al final después de años de duplicación?

¿El crecimiento exponencial terminará con el tiempo?

En la práctica, las tendencias exponenciales no duran para siempre. Sin embargo, algunas tendencias pueden continuar durante largos períodos de tiempo, impulsadas adelante por los paradigmas tecnológicos sucesivos.

Una tendencia exponencial amplia, la informática por ejemplo, se compone de una sucesión de S consecutivas –con forma de ciclos tecnológicos de vida, o curvas de S.

Cada curva se parece a la letra “S” debido a las tres etapas de crecimiento que representa –crecimiento inicial lento, crecimiento explosivo, y estabilizándose como la tecnología madura. Estas curvas en S se solapan, y cuando una tecnología se desacelera, una nueva se hace cargo y se acelera. Con cada nueva curva S, la cantidad de tiempo que se necesita para alcanzar mayores niveles de rendimiento es menor.

Kurzweil enumera cinco paradigmas informáticos en el siglo XX: electromecánicos, relés, tubos de vacío, transistores discretos, y circuitos integrados. Cuando una tecnología agota su potencial, la siguiente se hace cargo de conseguir más avances que sus predecesores.

La planificación de un futuro exponencial

“El futuro será mucho más sorprendente de lo que la mayoría de las personas se dan cuenta, porque pocos observadores han asimilado de verdad las implicaciones del hecho de que la tasa de cambio en sí misma se está acelerando”, Ray Kurzweil, ‘La singularidad está cerca’.

La regla general aquí es: esperar a ser sorprendido, después planificar en consecuencia.

Por ejemplo, ¿en qué podrían parecerse los próximos cinco años? Una forma de predecirlo sería mirar en los últimos cinco y llevar este ritmo hacia delante. Por ahora, el problema con este pensamiento debería ser claro: El ritmo en sí mismo está cambiando.

Un pronóstico mejor sería mirar en los últimos cinco y luego reducir el tiempo que se necesita para hacer una cantidad similar de avance en los próximos cinco. Es más probable que lo que piensas que ocurrirá en los próximos cinco años en realidad sucederá en los próximos tres.

La práctica del pensamiento exponencial no es realmente sobre los pormenores y detalles de cómo planificas -sabes cómo hacerlo-, se trata de una mejor elección del momento oportuno para tu plan (cualquiera que pueda ser).

“Como un inventor en la década de 1970, vine a darme cuenta que mis invenciones necesitaban tener sentido en términos de las tecnologías de apoyo y las fuerzas del mercado que existirían cuando las invenciones se introdujeran, de cómo el mundo sería uno muy diferente a cómo se concibió”, escribió Kurzweil en ‘La singularidad está cerca’.

Con un poco de práctica, todos podemos adoptar mejores planes al hacerse conscientes de nuestras expectativas intuitivas y lineales y ajustándolos para un futuro exponencial.

¿Por qué es valioso aprender a pensar de manera exponencial?

Esto no es sólo un concepto interesante –nuestros cerebros lineales pueden llevarnos a problemas reales.

Pensar de forma lineal genera negocios, gobiernos, e individuos cegados por factores de la tendencia del crecimiento exponencial. Las grandes empresas están afectadas por la nueva competencia; los gobiernos se esfuerzan por mantener la política al día; a todos nosotros nos preocupa nuestro futuro que está fuera de control.

El pensamiento exponencial reduce algo de este estrés perturbador y revela nuevas oportunidades. Si podemos planificar mejor la aceleración del ritmo, podemos facilitar la transición de un paradigma al siguiente, y dar la bienvenida al futuro con calma y filosofía.

Originally posted 2016-05-20 07:19:30.

About the Author Javier Lorente

Navarro, cosecha del 84, me gusta la tecnología, la ciencia y viajar.

follow me on:

Deja un comentario:

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros que nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. más información

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close