5 consejos para pintar muebles antiguos

Tags:

Pintar muebles antiguos se ha convertido en una afición que levanta pasiones. Y eso que no es nada nuevo… ¿Quién no recuerda a su padre o abuelo dándole al Titanlux para blanquear las sillas o los armarios? Hoy día hay muchísimas más opciones para renovar los muebles con las tendencias más actuales. Desde pinturas envejecidas o patinadas, hasta lacados que brillan con toda la fuerza. Los muebles antiguos o viejos cobran nueva vida y destacan en cualquier habitación gracias a los acabados más interesantes. Si te gusta pintar muebles antiguos pero no tienes claro el uso de las técnicas o los materiales, este post está especialmente pensado para ti. ¡Aprende a hacerlo con nosotros!

Antes de nada, deberíamos precisar en qué consiste exactamente un mueble antiguo y si de verdad la mejor solución para renovarlo es la pintura. Los muebles antiguos como tales, con más de 100 años o de estilos concretos (Imperio, Art Déco, Napoleón III…), tienen un gran valor que aumenta con el paso de los años. Por esta razón nunca se deberían pintar: si tienes uno, tienes un tesoro con una larga historia a sus espaldas. En estos casos, en lugar de pintar el mueble habría que restaurarlo. Tienes dos opciones: acudir a un profesional (no dejes de leer este artículo sobre los mejores cursos para restaurar muebles si quieres formarte como tal) o hacerlo tú con todo el cuidado, tal y como te contamos en nuestro post con trucos low cost para restaurar muebles.

Pintar muebles antiguos: cómo hacerlo bien

Según esto, a la hora de pintar muebles antiguos antes tendrás que valorar si esa es realmente la mejor solución. Elige muebles viejos  fabricados con maderas que no sean nobles (las maderas nobles son la caoba, el nogal, el palisandro, el ébano…), sin marqueterías ni chapados elegantes y sin barnizados pulidos. En este apartado entran las cómodas de estilo campero, los armarios de cocina de hace años, las sillas de comedor de madera y todos esos muebles que habrás visto muchas veces bajo el nombre de “rústicos” o “vintage”. Si quieres recuperarlos, la pintura puede ser una estupenda elección que los hará mucho más actuales.

Los espacios actuales son mucho más pequeños que hace años, cuando estos muebles cumplían su función. Además, ahora nos gustan las casas luminosas sin rincones agobiantes. Por eso muchas veces conviene pintar los muebles de colores claros y acabados alegres: de repente se vuelven más ligeros, modernos y atractivos. A la hora de pintar muebles antiguos puedes elegir entre distintos acabados:

  • Pintura envejecida o decapada. Es una tendencia que lleva ya unos cuantos años arrasando. Consiste en pintar los muebles con pinturas al agua, dejar secar y lijar luego la superficie con una lija fina para sacar la madera en algunas zonas. Estos muebles se suelen terminar con una mano de cera de patinar, ligeramente oscura, que aporta un acabado envejecido muy especial.
  • Acabado mate con chalk paint. La pintura más de moda es una magnífica elección para pintar muebles antiguos. ¿Por qué? Pues porque la chalk paint o pintura a la tiza se puede aplicar sobre cualquier superficie sin tener que lijar antes, se seca muy rápido, se limpia con agua y no desprende olor. Además, esta pintura deja un acabado liso y mate, tipo empolvado, súper atractivo.
  • Lacados y acabados brillantes. Durante unos años quedaron un poco relegados frente a los acabados envejecidos y mates, pero recientemente hemos vivido un resurgir de los muebles lacados. Inspiradas en las técnicas orientales, las lacas y pinturas brillantes son una buena alternativa para pintar muebles antiguos de forma original. Obtener un resultado liso y brillante no es sencillo, pero se puede lograr. Más adelante te contamos cómo.

5 consejos de profesional para pintar muebles antiguos

Los siguientes consejos para pintar muebles antiguos serán tu punto de partida para desarrollar una afición que tiene ya cientos de miles de seguidores por todo el mundo. Hazlos tuyos siempre que vayas a empezar un nuevo proyecto. ¡Funcionan!

Empieza poco a poco

Lo mejor es iniciarse con muebles de poco valor que no te importen demasiado. Si no te quedan bien, siempre podrás retirarlos y empezar de nuevo; sin embargo, no hay error que no tenga solución. Si no te gusta cómo te ha quedado tu mueble, tienes la opción de lijar y volver a empezar. Sobre todo, teniendo en cuenta que hoy día hay pinturas que agarran perfectamente sobre cualquier acabado sin necesidad de decaparlas y dejar la madera de nuevo a la vista. Cuanto más practiques, mejor te saldrá: también puedes probar las distintas técnicas sobre tableros de madera, cajas viejas, etc.

Limpia los muebles a fondo

Preparar bien la superficie antes de pintar es uno de los trucos más empleados por los pintores y restauradores profesionales. Todo el trabajo que inviertas en dejar la madera limpia lo agradecerás después. Para pintar muebles antiguos puede no ser necesario eliminar el barniz o la pintura original (si utilizas chalk paint; en caso contrario, posiblemente tengas que hacerlo), pero la suciedad, el polvo y la grasa nunca son bienvenidos. Limpia tus muebles con esencia de trementina (aguarrás puro) y lanilla de acero nº 000, frotando bien y eliminando la suciedad con un trapo a medida que avanzas. Después, repite la operación con alcohol de quemar. ¡Listo para la pintura!

Retira tiradores y herrajes

En realidad, este paso deberías hacerlo antes de limpiar el mueble. Trabajar sobre un mueble con los tiradores colocados es un error: se mancharán de pintura y el efecto deslucirá todo tu trabajo. Si los tiradores son de madera y decides pintarlos como el resto del mueble, no hay problema. Pero si son de metal o quieres que sean de otro color, tendrás que retirarlos. Una vez quitados, si los tiradores son de latón aprovecha para meterlos en un tarro de cristal con una mezcla de amoniaco y agua al 50%. Se limpiarán por sí solos y quedarán relucientes. Acláralos bajo el grifo, sécalos y reutilízalos.

Utiliza pinturas de calidad

Este es uno de los mejores consejos que te pueden dar a la hora de pintar muebles antiguos. Si inviertes en buenos materiales (brochas, pinturas y utensilios) los acabados serán más fáciles; los resultados, mejores; y los efectos, mucho más duraderos. Acude a tiendas profesionales, centros de bricolaje y decoración y almacenes. Un secreto: en los almacenes y tiendas donde compran los pintores y restauradores profesionales suelen vender también a particulares. Muchas veces tienen pinturas y barnices de marcas menos conocidas y con la misma calidad que las más famosas. Y por supuesto, a precios muy competitivos.

Lacados perfectos

La técnica del lacado es probablemente la más difícil a la hora de pintar muebles antiguos. Los lacados orientales llevan cientos de capas de laca, lo que les aporta una profundidad y un brillo insuperables. Por otra parte, los lacados de profesional se suelen hacer a pistola: esto evita las marcas y los brochazos que suelen deslucir las superficies. Para conseguir un efecto similar tienes dos opciones: usar pinturas en spray (fíjate lo bien que queda el mueble del vídeo sobre estas líneas) o utilizar la técnica del lijado.

Esta técnica consiste en aplicar una mano de pintura acrílica brillante usando un rodillo de esmaltar de pelo corto. Deja secar y lija la superficie con lija nº 600. Retira el polvo y repite la operación 3 veces más, respetando los tiempos de secado. Lija la última mano de pintura con mucho cuidado y aplica una capa de cera incolora muy fina, sacándole brillo con un paño que no suelte pelo transcurrida una hora.

Con estos consejos, tus muebles viejos, antiguos o pasados de moda volverán a brillar como el primer día. Aprende a pintar muebles antiguos y descubrirás una afición apasionante, divertida y ecológica, que además te permitirá ahorrar a la hora de redecorar tu casa.

Artículos relacionados

Sobre el autor Marta Sanchez

Soy redactora, editora y estilista freelance especializada en decoración y DIY. Me encantan el arte contemporáneo, el interiorismo y el montaje de espacios.

sígueme en:

Deja un comentario: