fbpx

¿Qué es la propiedad intelectual y cómo se regula?

Tags: ,

La propiedad intelectual ha estado en los últimos años en boca de todos debido a lo extremadamente difícil que resulta luchar contra la llamada piratería en Internet. Al ser un bien intangible su difusión a través de medios digitales resulta muy sencilla, lo que ha llevado a diferentes formas de regulación para intentar proteger los derechos de autor.

propiedad intelectual

PublicDomainPictures / Pixabay

En este artículo vamos a ver de forma más detenida en qué consiste exactamente la propiedad intelectual y cuál es la regulación actual. También vamos a analizar las diferencias que existen entre ella y la propiedad industrial.

Qué es la propiedad intelectual

Se conoce como propiedad intelectual al conjunto de derechos que corresponden a los autores y creadores (artistas, productores, escritores, etc.) con respecto a sus obras y los frutos de las mismas.

Son propiedad intelectual aquellas creaciones de la mente tales como invenciones, obras literarias y artísticas, nombres e imágenes utilizadas en el comercio, etc. Se trata de bienes económicos que generalmente son inmateriales, lo que ocurre es que pueden estar recogidos en formatos físicos: un DVD, un libro…

Un poco de historia de la propiedad intelectual

La Historia está llena de buenos ejemplos de propiedad intelectual, pero no siempre este tipo de obras han recibido la misma protección. El primer intento de proteger las creaciones derivadas del intelecto se hizo en el Renacimiento, amparándose todavía en las normas que aplicaban los gremios feudales. Apareciendo las primeras patentes a finales del siglo XV.

En el siglo XVII se llevaron a cabo diversos intentos de asegurar los derechos de los autores literarios con varias regulaciones. El Statute of Anne (Inglaterra, 1710) es el primer sistema legal de propiedad intelectual configurado como tal, estableciendo las bases de la propiedad intelectual tal y como la conocemos hoy en día.

En los siglos siguientes hubo mucha discusión en cuanto a la propiedad intelectual, pero fue la expansión del capitalismo en la Europa del siglo XIX la que hizo verdaderamente necesaria una protección de la propiedad intelectual.

Ya en el siglo XX se perfilaron conceptos como el copyright, los derechos de autor y las patentes, apareciendo las primeras entidades encargadas de gestionar la propiedad intelectual.

Un derecho que intenta hacer valer su prevalencia

En una sociedad en la que la información viaja más rápido que nunca a través de los nuevos medios de comunicación, la protección de la propiedad intelectual se ha convertido en todo un reto.

Existen organismos a nivel internacional que se encargan de tratar este tipo de temas, se trata de la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI) e incluso existe el Día Mundial de la Propiedad Intelectual, que se celebra el 26 de abril.

Ley de Propiedad Intelectual

En España la propiedad intelectual está protegida por el Real Decreto Legislativo 1/1996, de 12 de abril, que aprueba el texto refundido de la Ley de Propiedad Intelectual. Esta normativa no ha estado exenta de polémica y ha sido reformada en numerosas ocasiones en los últimos años.

La ley regula cuestiones esenciales para poder proteger la propiedad intelectual, tales como:

    • Derechos de autor.
    • Sujeto, objeto y contenido de los derechos de autor.
    • Derechos de explotación y otros derechos de los creadores y autores.
    • Duración, límites y salvaguardias de la propiedad intelectual.
    • Transmisión de los derechos sobre las obras de propiedad intelectual.
  • Entidades de gestión de derechos.

La lucha contra la piratería

La propiedad intelectual es uno de los derechos menos respetados. A diario se descargan de Internet de forma ilegal todo tipo de contenidos: música, libros, películas, series… y la mayoría de las personas que recurren a esta piratería ni siquiera tienen conciencia de estar haciendo algo malo.

Pero la piratería no es algo exclusivo de la era digital, antes de que Internet se convirtiera en algo habitual todos hemos grabado en una cinta un disco o CD que nos había pasado un amigo o incluso hemos grabado canciones directamente de la radio.

Está claro que proteger la propiedad intelectual es hoy en día mucho más difícil que hace algunos años. Mientras a nivel institucional se buscan nuevas fórmulas legales para proteger los derechos de autor, los usuarios siguen demandando un acceso más económico a las diferentes formas de cultura, de forma que el pirateo ya no sea una opción. El debate está abierto desde hace ya algunos años y parece que por el momento sigue sin haber un acuerdo.

que es propiedad intelectual

MikesPhotos / Pixabay

El canon digital

De todas las cuestiones legales reguladas en la Ley de Propiedad Intelectual sin lugar a dudas la más controvertida es el canon digital. Se trata de un gravamen que hay que pagar cada vez que se compra un dispositivo o soporte que sirva para copiar o albergar una copia de una obra protegida.

Se paga, por tanto, cada vez que se adquiere un móvil, una memoria USB, un CD y prácticamente cualquier dispositivo digital. Con ese canon se trata de compensar a los autores por las posibles copias privadas de sus obras que los usuarios hagan en dichos dispositivos. Es decir, que todos somos en cierta medida sospechosos de piratería y debemos pagar por ello.

Poco importa si tú has adquirido una memoria USB para guardar los avances de tu tesis doctoral, las fotos de tus vacaciones familiares o incluso el libro que estás escribiendo, debes pagar el canon.

La legislación española en torno al famoso canon digital siempre ha sido compleja e incluso el Tribunal de Justicia de la Unión Europea se ha mostrado en contra del mismo, lo que ha dado lugar a diversos cambios legislativos.

En la actualidad, después de varios intentos fracasados de regular este tema, en 2017 se ha producido una vuelta al modelo establecido durante el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero.

La normativa señala que los encargados de compensar a los autores por las copias privadas que se puedan hacer de sus obras son los fabricantes y distribuidores de soportes, equipos y aparatos de reproducción. Pero lo cierto es que en la realidad quien apaga pagando la tasa es el consumidor que adquiere esos productos.

Vamos a ver algunos ejemplos de tasas aplicadas en la actualidad:

    • Cada vez que compramos un CD pagamos 0,008 € en concepto de canon digital.
    • En las memorias USB y tarjetas de memoria externas el canon es de 0,24 €.
    • En los móviles la tasa asciende a 1,10 €.
  • El canon digital en el caso de las tablets y reproductores portátiles es de 3,15 €.

Diferencias entre propiedad intelectual e industrial

Mucha gente se pregunta por las diferencias entre propiedad intelectual e industrial y es que, aunque son conceptos que se pueden asemejar, realmente no son lo mismo.

La propiedad intelectual engloba en todo tipo de creaciones derivadas del intelecto, por lo que en realidad dentro de ella hay que distinguir entre derechos de autor (lo que realmente conocemos como propiedad intelectual) y propiedad industrial.

Mientras que la propiedad intelectual o derechos de autor se centra en amparar los derechos de autores, traductores o editores de obras literarias, artísticas o de obras científicas, la propiedad industrial se encarga de la protección de patentes de invención o introducción, marcas de fábrica, recompensas industriales y nombres comerciales.

Por tanto, la propiedad industrial es el conjunto de derechos que tiene una persona física o jurídica sobre una invención, un diseño industrial o un signo distintivo.

Está protegida en nuestro país por varias normas:

    • Ley  24/2015, de 24 de julio, de patentes.
    • Ley 17/2001, de 7 de diciembre, de marcas.
    • Ley 20/2003, de 7 de julio, de protección jurídica del diseño industrial.
  • Ley 11/1988, de 3 de mayo, de protección jurídica de las topografías de los productos semiconductores.

Mientras que para la gestión de derechos de autor existen entidades de gestión como la SGAE, en el caso de la propiedad industrial es la Oficina Española de Marcas y Patentes la que tiene un protagonismo fundamental.

https://www.youtube.com/watch?v=fR2ZAZMTVSA

Oficina Española de Marcas y Patentes

La OEPM es un organismo público que se encarga del registro y concesión de la diferentes modalidades de propiedad industrial que se regulan en el ordenamiento jurídico español.

Mediante registro en esta entidad se pueden proteger en todo el territorio nacional marcas y nombres comerciales, invenciones industriales, diseños industriales y topografías de productos semiconductores.

Para que la propiedad industrial quede protegida el interesado debe proceder a registrar su invención en la Oficina Española de Marcas y Patentes. Una vez que lo hace es el propietario de la idea a todos los efectos legales y por tanto puede decidir de forma exclusiva quién y cómo se pueden usar sus derechos de propiedad industrial. Por ello, aunque el registro de marcas, patentes o diseños industriales no es obligatorio, sí es muy recomendable llevarlo a cabo.

¿Cómo se registra la propiedad industrial?

La documentación que es necesario presentar ante la Oficina Española de Marcas y Patentes varía en función de la modalidad de propiedad industrial a registrar, pero en líneas generales es necesario indicar las siguientes cuestiones:

    • Declaración de que se solicita el título de propiedad industrial.
    • Datos de identificación del solicitante.
    • Descripción de lo que se desea registrar, en caso de tratarse de una patente o un modelo de utilidad.
  • Reproducción del signo distintivo o diseño industrial e indicación de los productos a los que se va a aplicar.

A fin de otorgar la mejor protección posible y evitar conflictos, cada solicitud presentada queda identificada con un número de registro que incluye día, hora y minuto de presentación.

La gestión de los trámites administrativos no es demasiado complicada, pero se puede encargar esta tarea a un profesional. Se trata de los Agentes de la Propiedad Industrial, titulados universitarios con una formación específica en la materia y que han tenido que superar un riguroso examen de aptitud ante la OEPM.

Este profesional se encarga de preparar toda la documentación y presentarla, para que el proceso de registro de la propiedad industrial se desarrolle de forma rápida y efectiva.

concepto propiedad intelectual

WiR_Freebies / Pixabay

Conflictos de propiedad industrial

Puede ocurrir que alguien que tiene registrado un derecho de propiedad industrial descubra que otro lo está utilizando o incluso que se le acuse a él de haber copiado su diseño. Pues bien, estos temas no entran dentro de la competencia de la Oficina Española de Patentes y Marcas. Lo que hay que hacer ante un caso de este tipo es acudir directamente a los tribunales.

En el proceso judicial se dirimirá sobre la propiedad de los derechos y se determinará si existe o no alguna infracción.

Tanto la propiedad intelectual como la propiedad industrial son cuestiones complejas, por lo que si tienes una idea que quieres proteger lo mejor es ponerse en manos de expertos en este tipo de temas. Así evitarás usos no autorizados de tus creaciones y podrás proteger tu obra frente a usos inadecuados por parte de terceros.

En relación con este tema, te puede resultar de utilidad nuestro artículo sobre “Competencia desleal; ¿qué es?”

Artículos relacionados

Sobre el autor Mayka Jimenez

Experta en Derecho, marketing digital y Redes Sociales. Me encanta escribir ¡y leer!

sígueme en:

Deja un comentario: