¿Qué hace un restaurador de arte y cuánto cobra?

Tags:

Siempre se ha dicho que las carreras relacionadas con las artes apenas tienen salidas laborales. Hace relativamente poco tiempo se consideraban casi un capricho, en lugar de una formación orientada a conseguir un trabajo del que vivir. Afortunadamente los tiempos han cambiado, y hoy estas carreras y estudios ofrecen muchas opciones para desarrollar una trayectoria laboral interesante. Probablemente una de las opciones más sólidas y atractivas sea trabajar como restaurador y conservador de obras de arte, una profesión que goza de mucho prestigio. Si quieres saber qué tienes que hacer para formarte como restaurador de arte, cuánto puede ganar un restaurador y cuáles son tus opciones laborales, ¡sigue leyendo!

La palabra restaurador se presta un poco a la confusión. Hoy día, a muchos profesionales de la cocina se les llama también “restauradores” en base a la palabra francesa restaurant, de la que deriva nuestro término español restaurante. Sin embargo, si acudimos al diccionario de la RAE, veremos que la primera acepción del término es “que restaura”, y la segunda, «persona que tiene por oficio restaurar pintura, estatuas, porcelanas y otros objetos artísticos o valiosos». Sólo en tercer lugar se sitúa “la persona que tiene o dirige un restaurante”. Hoy vamos a hablar de los restauradores de arte como tales, profesionales que desarrollan una labor fundamental para preservar el patrimonio y cuya actividad es realmente apasionante.

¿Cómo se forma un restaurador de arte?

Para trabajar como restaurador de arte es imprescindible formarse en centros especializados, que te capacitarán para trabajar con obras de de arte de cualquier tipo. En realidad, el nombre completo de la profesión es conservador y restaurador de obras de arte. El profesional tiene como principal objetivo conservar las piezas en su integridad, manteniendo su aspecto original en lo posible y evitando realizar intervenciones irreversibles. Cuando se logra conservar una pieza, la decisión de devolverle o no su aspecto original reintegrando las partes que se hayan perdido se toma en base al criterio de los profesionales de la restauración y/o el propietario (museos, coleccionistas…).

Un restaurador de arte puede especializarse en distintas técnicas: pintura sobre lienzo y tabla, pintura mural, talla de madera (policromada o no), piedra, papel, tejidos, porcelana… Cada material es diferente de los demás y requiere técnicas distintas. También es posible especializarse en restauración de arte antiguo o contemporáneo mediante la asistencia a cursos, talleres y seminarios. Las obras de arte realizadas en las últimas décadas incluyen materiales y técnicas totalmente distintos de los empleados en las obras antiguas, por lo que su tratamiento requiere una formación muy especializada.

Además, el restaurador también realiza informes sobre el trabajo para que quede constancia de todas las intervenciones sobre la obra: fotografías previas y de todos los pasos, pruebas de limpieza, inspección mediante rayos infrarrojos, microfotografías, estratigrafías, rayos X…  Como verás, es un trabajo fascinante que mezcla la investigación y la documentación con la aplicación de técnicas artísticas (talla, pintura, dorado, etc.). Por esta razón, los restauradores de arte también suelen ser especialistas en otras disciplinas. En este artículo te contamos cuáles son los mejores cursos de artes plásticas, donde podrás especializarte en muchas de ellas.

¿Cuánto gana un restaurador de arte?

El sueldo de un restaurador de arte no es fácil de definir. Como en tantas otras profesiones, está condicionado a muchas variables. No es lo mismo trabajar como funcionario en un museo o institución pública, que como profesor interino en una facultad de Bellas Artes. Tampoco es igual estar realizando unas prácticas remuneradas una vez terminada la carrera, que ser el dueño de un taller de conservación y restauración de obras de arte. Pero aún así, podemos indicar que el sueldo de un restaurador de arte que todavía está empezando su trayectoria laboral puede rondar los 15.000-20.000 euros brutos anuales. Esto supone un salario de entre 1100 y 1400 euros mensuales (sin pagas extraordinarias o con estas prorrateadas).

Sin embargo, hazte a la idea que probablemente tus primeros trabajos remunerados irán asociados a becas o prácticas. Esta etapa te servirá para adquirir experiencia y aprenderás muchas cosas que no se enseñan durante los años de carrera, al tiempo que cobras un sueldo (aunque sea reducido). A modo de orientación, un restaurador en prácticas puede cobrar entre 300 y 400 euros mensuales por realizar su trabajo. Eso sí: ten en cuenta que siempre habrá empresas que no te pagarán ni un céntimo a cambio de tu trabajo, con la excusa de que te están ofreciendo la oportunidad de obtener experiencia… La decisión es tuya. Pero no olvides que tu trabajo, con experiencia o sin ella, siempre tiene un valor.

Escuelas de Conservación y Restauración de Obras de Arte

En España contamos con una serie de instituciones, repartidas en distintos puntos de nuestra geografía, que forman a especialistas en Conservación y Restauración de Bienes Culturales. Son las Escuelas Superiores, que imparten este Grado con distintas especialidades. De esta manera, dentro del oficio de restaurador puedes elegir trabajar en las siguientes áreas:

  • Bienes arqueológicos
  • Escultura
  • Pintura
  • Mobiliario
  • Documento gráfico
  • Textiles

Cada escuela imparte algunas de estas especialidades. Si deseas cursar una en concreto, tal vez tengas que desplazarte a algún otro punto del territorio español. En total, en España hay cinco Escuelas Superiores de Conservación y Restauración de Bienes Culturales de titularidad pública:

Por otra parte, muchas ciudades españolas cuentan con escuelas de titularidad privada que ofrecen el Grado en Conservación y Restauración de Obras de Arte en distintas especialidades. Y si lo que te apetece es aprender a restaurar objetos (por ejemplo, muebles) como afición, encontrarás decenas de cursos y talleres donde desarrollar tu pasión, de forma personalizada y a tu ritmo. Si te interesa este tema, te invitamos a consultar nuestro artículo sobre trucos low cost de restauración de muebles: descubrirás ideas de profesionales que te sorprenderán.

La especialidad de Restauración en las Facultades de Bellas Artes

Las facultades de Bellas Artes españolas también ponen a tu disposición sus instalaciones, profesorado y titulaciones para que te formes como conservador y restaurador de obras de arte y/o patrimonio cultural. La especialidad de Conservación y Restauración de Obras de Arte existe en nuestro país desde el año 1942, dentro de la titulación de Bellas Artes. Tienes la posibilidad de formarte en esta profesión en muchas universidades repartidas por toda la geografía española: País Vasco, Asturias, Madrid, Granada, Sevilla, León, Ávila, Barcelona, Valladolid, Galicia, Tenerife, Sevilla, Valencia, Lleida…

Antes de decidirte por alguna, te recomendamos que leas este artículo sobre cuál es la mejor facultad de bellas artes de España. En él encontrarás información, criterios de elección y algunas razones que pueden servirte para decantarte por una u otra universidad.

Las opciones laborales de un restaurador de arte

El restaurador de arte puede trabajar en muchos sitios diferentes. Tienes la opción de entrar a trabajar en Patrimonio Nacional como contratado, interino o funcionario, tras superar las pruebas de selección que se publican de forma periódica. De la misma manera, los museos españoles necesitan renovar y ampliar sus plantillas: permanece atento a las publicaciones del BOE para estar al tanto de las ofertas. Además, en España existen cientos de talleres de restauración privados que trabajan para colecciones públicas, coleccionistas y propietarios, instituciones eclesiásticas… y que también ofrecen puestos de trabajo a restauradores titulados.

Por otra parte, hoy día hay muchas escuelas privadas y centros culturales que ofrecen talleres de restauración a todos los amantes de este arte. Trabajar en ellos como profesor puede ser otra excelente opción, que aunará el desarrollo de tu profesión como restaurador con el placer y la satisfacción que implica transmitir tus conocimientos. Y por último, siempre puedes abrir tu propio taller de restauración, tal vez empezando en tu casa (con obras pequeñas y pocos encargos, o trasladándote a domicilios u otros espacios) y creciendo poco a poco. Es una buena opción de autoempleo que te proporcionará toda la libertad del trabajo por cuenta propia. Puedes hacerlo en solitario o junto con otros compañeros: así podréis ofrecer un abanico de especialidades más amplio y compartir los gastos que siempre implica comenzar un negocio.

Como verás, la profesión de restaurador es una opción fantástica si eres un apasionado del arte y las antigüedades. Si te interesa, ¡no dudes en dedicarte a ella!

Artículos relacionados

Sobre el autor Marta Sanchez

Soy redactora, editora y estilista freelance especializada en decoración y DIY. Me encantan el arte contemporáneo, el interiorismo y el montaje de espacios.

sígueme en:

Deja un comentario: