fbpx

¿Cómo funciona el sistema de Seguridad Social de una empleada de hogar?

Tags:

Actualización: Debido a la altísima demanda de preguntas que recibimos acerca del sueldo, documentación, extranjería, alta a la seguridad social, etc de empleadas del hogar y de las personas que las tienen contratadas hemos realizado un pequeño Curso Guía con la información de expertos en este area para que podáis tener una referencia a la hora de solucionar todas estas dudas. Podéis acceder al curso aquí: Curso Guía para empleados del hogar y sus contratadores: Guía completa que analiza el trabajo de empleado del hogar: documentación, extranjería, salario, vacaciones, bajas, derechos y mucho más.

 

El colectivo de empleadas del hogar o trabajadoras domésticas es uno de los más amplios que hay en nuestro país, y sin embargo durante mucho tiempo ha permanecido en la sombra. No obstante, esta situación cambió hace unos años, cuando se regulo el sistema de Seguridad Social de una empleada de hogar.

Ahora, todas las personas que lleven a cabo un trabajo de este tipo deben estar dadas de alta debidamente y cotizar por las horas que trabajan.

Regulación legal de los empleados del hogar

La normativa aplicable en estos casos está contenida en diversas normas jurídicas que son de aplicación:

  • Real Decreto 1620/2001, de 14 de noviembre. Esta norma regula la relación laboral del servicio del hogar familiar. Establece para los empleados de este sector una regulación general similar a la que señala el Estatuto de los Trabajadores, aunque con algunas excepciones, como la imposibilidad de acudir al Fondo de Garantía Salarial.
  • Ley 27/2001, de 1 de agosto. Encargada de implementar el Régimen Especial de Empleados de Hogar dentro del Régimen General de la Seguridad Social.
  • Real Decreto 1596/2011, de 4 de noviembre. Extiende la protección por contingencias profesionales a aquellos trabajadores que estén dentro del Régimen de Empleados de Hogar.
  • Real Decreto-Ley 29/2012, de 28 de diciembre. Introdujo mejoras en materia de gestión, protección social y medidas de carácter económico y social para empleados domésticos.

Toda esta regulación establece un marco jurídico que aquellas personas que deseen contratar a una empleada doméstica están obligadas a respetar y cumplir.

¿A quién afecta el sistema de Seguridad Social de una empleada de hogar?

Cotizan en el Régimen de Empleados del Hogar todos aquellos que reciben una remuneración por hacer tareas domésticas, entendidas las mismas en un sentido amplio. Esto implica que se consideren como tales tareas acciones tan variadas como limpiar la casa, cuidar de ancianos o niños, realizar labores de plancha e incluso de jardinería.

La cotización es siempre obligatoria, con independencia del número de horas de servicio y el número de empleadores.

De hecho, si un trabajador doméstico trabaja para diferentes personas, cada una de ella deberá cursar un alta en la Seguridad Social. Sin embargo, si el mismo empleado trabaja en varios domicilios de una misma persona bastará con un único alta, ya que sólo hay un empleador.

Esta normativa de Seguridad Social para empleada de hogar resulta de aplicación tanto a los que hayan empezado a trabajar como empleados domésticos a partir del 1 de enero de 2012 (fecha de entrada en vigor del Real Decreto 1620/2001, de 14 de noviembre) como a aquellos que ya realizaban con anterioridad este tipo de trabajos.

seguridad social de una empleada de hogar

El contrato de la empleada doméstica

El contrato de trabajo de empleada de hogar es un requisito imprescindible para que la relación laboral pueda existir. No obstante, puede celebrarse de forma oral (salvo que se trate de un contrato de duración determinada con una duración igual o superior a las cuatro semanas).

En aquellos casos en los que no es obligatorio celebrar el contrato por escrito, si no hay un contrato firmado se entenderá que el mismo es indefinido y a jornada completa si la duración del mismo excede de las cuatro semanas.

Ambas partes están cualificadas para pedir a la otra, en cualquier momento de la relación laboral, que el contrato se firme por escrito.

En el contrato deben aparecer datos esenciales como:

  • Identificación de las partes.
  • Fecha de comienzo de la relación laboral.
  • Duración de la relación laboral.
  • Domicilio en el que se van a prestar los servicios.
  • Duración y distribución de la jornada y de los tiempos de presencia.
  • Duración de las vacaciones.
  • Retribuciones.
  • Prestaciones salariales en especie (si las hubiera).
  • Plazos de preaviso para la extinción del contrato.

Si quieres saber más sobre el contenido y requisitos de este contrato, puedes seguir leyendo nuestro artículo “Contrato de empleada de hogar: características, modelo y cláusulas comunes”.

¿Quién hace las altas y las bajas?

Lo habitual es que sea el empleador el encargado de realizar el alta y la baja de sus empleados domésticos en la Seguridad Social.

Pero desde el año 2013 se establece que aquellos trabajadores que presten servicios para una persona durante menos de 60 horas al mes pueden tramitar directamente su afiliación, altas, bajas y variaciones de datos, siempre y cuando así lo hayan acordado con su empleador. En estos casos las solicitudes deben ir siempre firmadas por el empleador aunque sea el trabajador quien las presente.

Los trámites se llevan a cabo en la Tesorería General de la Seguridad Social. En este sentido es importante tener en cuenta que no toda oficina de esta Administración es una Tesorería General, por lo que conviene asegurarse antes de acudir a la misma. El Ministerio de Empleo y Seguridad Social tiene en su web la dirección y vías de contacto de todas las Tesorerías.

Tramitación del alta

Aquellas personas que desean contratar un empleado o empleada de servicio doméstico deben cumplimentar y presentar ante la Tesorería General de la Seguridad Social el formulario TA6. Este documento permite al empleador inscribirse como tal.

En el formulario hay que indicar los datos personales del empleador, su domicilio y la cuenta bancaria en la que se van a hacer los cargos de las cotizaciones.

También hay que presentar el formulario TA.2/S-0138, que es a través del que se lleva a cabo el alta del empleador en la Seguridad Social.

El documento se rellena con los datos personales del empleado y el empleador, el tipo de contrato firmado, las horas semanales que se van a trabajar y el salario pactado. En función de los datos indicados en este formulario se calculará la cuota que corresponde pagar a modo de cotización.

En cualquier caso, estos formularios deben ir firmados por el empleador y acompañados de fotocopia del DNI o el NIE tanto de la persona que hace la contratación como del trabajador.

Incumplimiento de la obligación de cursar el alta

Si no se hace el alta de la empleada doméstica se pueden imponer sanciones de entre 626 y 6.260 €. Además, la Tesorería General de la Seguridad Social determinará la fecha de alta y el empleador deberá abonar las cotizaciones debidas desde la fecha indicada por la Administración.

Tramitación de la baja

Al igual que en el caso del alta, es el empleador el encargado de comunicar a la Seguridad Social la baja del empleado doméstico. Pero si se trata de un contrato de menos de 60 horas al mes podrá ser el empleado quien se encargue de hacer la comunicación, siempre que así lo haya pactado con la persona a la que prestaba servicios.

Plazo para las altas y las bajas

La solicitud de alta en el sistema de Seguridad Social de una empleada de hogar debe cursarse antes del comienzo de la relación laboral, mientras que la baja y las variaciones de datos se deben comunicar en los 3 días naturales siguientes a la extinción de la relación laboral o a la variación que se va a comunicar.

Coberturas de la Seguridad Social para las empleadas de hogar

Nuestra legislación determina que aquellos trabajadores que estén de alta en el Sistema Especial para Empleados de Hogar tienen derecho a las mismas prestaciones de Seguridad Social que los trabajadores de alta en el Régimen General, pero con algunas particularidades.

Por ejemplo, una empleada doméstica que está cotizando tiene derecho a percibir asistencia sanitaria gratuita (también sus familiares), a acceder a una prestación por incapacidad permanente, a recibir prestaciones por muerte y supervivencia, a percibir indemnizaciones por lesiones permanentes no invalidantes y a acceder a la jubilación. Además, tiene cubiertas tanto las contingencias comunes como las profesionales.

Sin embargo, este tipo de trabajadores no tienen derecho a prestación por desempleo y algunos de los derechos que se les reconocen tienen peculiaridades. A modo de ejemplo se puede señalar que:

  • Un trabajador de baja por enfermedad común o accidente no laboral recibe el subsidio por incapacidad temporal a partir del noveno día de baja, el empleador debe abonar la prestación desde el cuarto hasta el octavo día.
  • Si la incapacidad temporal se deriva de un accidente laboral o de una enfermedad profesional el subsidio será el 75% de la base reguladora y se cobrará desde el día siguiente al de la baja.

La cuestión de los accidentes laborales es bastante importante cuando se trata de empleados domésticos, puesto que en una vivienda pueden ocurrir múltiples accidentes que en su caso serán catalogados como laborales. Si quieres saber más sobre este tema puedes seguir leyendo nuestro artículo “Accidentes laborales y su evolución”.

Los trabajadores a jornada parcial o por horas tienen la misma protección. Para acreditar los periodos de cotización necesarios para poder acceder a ciertas prestaciones se tendrá en cuenta el número de horas trabajadas que consten en su base de cotización.

¿Cómo funcionan las cotizaciones a la Seguridad Social de una empleada de hogar?

El importe que se debe pagar mensualmente en concepto de cotización depende de la base de cotización mensual que se haya declarado. Es decir, que depende de lo que cobre la trabajadora.

Las tablas de cotización a la Seguridad Social de una empleada de hogar varían cada año. En 2017 la cotización por contingencias comunes es del 26,50%, debiendo abonar el empleador el 22,10% y el empleado el 4,40% restante. Mientras que la cotización por contingencias profesionales es responsabilidad absoluta del empleador y es de un 1,10%.

Aunque la normativa establece que una parte de la cotización por contingencias comunes la abona el empleador y otra el trabajador, lo cierto es que la Seguridad Social cobra el importe total al contratante. Luego este debe descontar de la nómina de su trabajador el importe que le corresponde pagar a él.

En algunos casos también se puede pactar que sea el empleado el encargado de ingresar las cotizaciones.

Incentivos y ayudas en la cotización

Las familias numerosas pueden beneficiarse de una bonificación del 45% en la cotización de su empleado doméstico siempre y cuando su trabajo consista exclusivamente en el cuidado o atención de los miembros de la familia que convivan en el domicilio. Además, es necesario que los dos ascendientes (o el ascendiente si es una familia monoparental) trabajen por cuenta ajena o propia fuera del hogar o bien estén incapacitados para trabajar.

En caso de que la familia numerosa sea de categoría especial gozará de la bonificación del 45% en las cuotas de Seguridad Social de sus empleados domésticos sin ser necesario que los dos progenitores trabajen fuera del hogar.

Desaparición de la bonificación del 20%

Hasta el pasado 1 de julio de 2017 existía una bonificación del 20% en las cuotas de Seguridad Social de una empleada de hogar para empleadores que se dieron de alta como tal después del 1 de enero de 2012. Pero los Presupuestos Generales del Estado no han incluido la prórroga de esta media, por lo que dicha bonificación ha desaparecido.

Para muchos expertos en Derecho Laboral y de la Seguridad Social la desaparición de esta medida es un error, puesto que las cotizaciones suben y eso desincentiva que se cursen altas en la Seguridad Social, lo que en la práctica implica condenar de nuevo a miles de trabajadores a desempeñar su actividad en la economía sumergida.

Artículos relacionados

Sobre el autor Mayka Jimenez

Experta en Derecho, marketing digital y Redes Sociales. Me encanta escribir ¡y leer!

sígueme en:

Deja un comentario: