¿Cómo se juega al Sudoku?

Tags:

Todo lo que necesitas saber acerca del Sudoku, para poder jugar en esos momentos en los que el tiempo parece algo que no transcurre. Mientras viajas, esperas o simplemente necesitas matar el tiempo, puedes aprovechar para jugar este entretenido juego de ingenio y poner a trabajar tus engranajes para ganar rapidez mental.

Cómo jugar al Sudoku

Cómo jugar al Sudoku

¿Qué se necesita para jugar al Sudoku?

El Sudoku es un juego que surgió en torno al año 1970 que consiste en conseguir una combinación tal de números dentro de una cuadrícula siguiendo una serie de normas. Aunque su origen es japonés, a partir de la primera década del siglo XXI se convirtió en un entretenimiento popular en todo el mundo; a tal punto que en la mayoría de los periódicos viene incluido en la sección de juegos de ingenio.

Para jugar al Sudoku lo único que necesitas es una cuadrícula que no haya sido resuelta y un lápiz para completar las casillas vacías. Con esto y tu cerebro es suficiente. Al día de hoy, además, puedes encontrar Sudokus en Internet y en las tiendas móviles y, descargándote una sencillísima aplicación, jugar con tu teléfono móvil en cualquier momento y estés donde estés. Lo práctico del teléfono es que puedes borrar las casillas cuantas veces quieras sin que se estropee el papel ;).

Ahora pasemos a explicar cómo es este juego. El Sudoku consiste en una cuadrícula dividida en nueve filas y columnas; las cuales, a su vez se hallan subdivididas en tres regiones. Así, tenemos una cuadrícula que se compone de 9 secciones que se distinguen al tener un contorno de líneas más gruesas y que poseen 9 casilleros cada una. En total son 81 casillas, repartidas en 9 regiones.

Cada fila, columna y región recibe el nombre de grupo y es fundamental entender este concepto para conseguir jugar correctamente. Las casillas que comparten grupo, es decir que pertenecen a la misma fila, columna o región, se denominan casillas amigas.

Reglas del Sudoku

Para orientarnos dentro del juego debemos tener en cuenta que la cuadrícula está numerada de la siguiente forma. Partiendo de la esquina superior izquierda tenemos hacia abajo nueve filas y hacia la derecha, nueve columnas, numeradas del 1 al 9, respectivamente. También las regiones se encuentran numeradas de forma ascendente comenzando en la esquina superior izquierda y siguiendo un orden sucesivo.

Usando como referencia el número de fila y columna, podremos ubicarnos fácilmente en el tablero. Así, la última casilla de la primera fila se corresponde con la ubicación: C9 y F1 (la C se corresponde con las columnas y la F, con las filas).

Al comenzar, algunas de las casillas ya se encuentran ocupadas. Los números que las componen se conocen como números dados y no puedes modificarlos a lo largo del juego. El resto de las casillas están vacías. El objetivo es que, partiendo de los números dados, consigas rellenar todas las casillas usando únicamente números de una cifra, del 1 al 9.

Para saber qué número corresponde a cada casilla deben tenerse en cuenta estas reglas básicas.

  • Ningún número puede repetirse en una misma fila.
  • Ningún número puede repetirse en una misma columna.
  • Ningún número puede repetirse en una misma región.
  • Ningún número puede repetirse entre las casillas amigas.
  • Teniendo en cuenta estas reglas, y siguiéndolas correctamente, no tienes por qué fracasar. Y una cosita más: un consejo que suelen dar los fanáticos del Sudoku es usar lápiz en lugar de bolígrafo, para que sea más fácil hacer correcciones.

    Hay que señalar que aunque todos los Sudokus parezcan idénticos, existen diferentes dificultades. Conviene comenzar por el modo fácil, para entender la lógica y comenzar a desarrollar nuestra habilidad en el juego. Más tarde podemos continuar por la dificultad media, difícil y muy difícil, respectivamente. Hasta que nos convirtamos en expertos en este divertido juego.

    En este vídeo puedes despejar más dudas acerca de cómo jugar al Sudoku.

    Trucos para resolver un Sudoku difícil

    Y a continuación te doy algunos consejitos que seguramente te vendrán de maravilla para convertirte en un campeón del Sudoku, resolviendo un Sudoku difícil.

    Se suele creer que el Sudoku consiste en hacer sumas y cálculos matemáticos complejos para resolverlo. Pero como ya lo habrás comprobado en este artículo, no tiene nada que ver con eso. Es mucho más sencillo y divertido de lo que parece. Al disfrutar de este desafío no tendrás que despejar x, ni sacar porcentajes a alta velocidad, el gran desafío será jugar con los números como si fueran piezas de rompecabezas. Para ello lo único que necesitarás será armarte de paciencia y agudeza mental. Sin duda, después de practicar con este juego te volverás más rápido para resolver otros problemas de la vida.

    La satisfacción de completar un Sudoku es muy grande, independientemente de cuánto tardemos; por eso lo ideal es relajarse y no dejarse presionar por el tiempo. De hecho, lo ideal es practicarlo durante largas esperas, viajes o en esos momentos en los que no sabes qué hacer. Verás como consigues que el tiempo pase más rápido mientras mejoras tus habilidades mentales.

    Recuerda, como uno de los objetivos fundamentales del Sudoku es mejorar nuestra agilidad mental, es recomendable resistirse a la tentación de mirar los resultados, ¡verás qué satisfacción más grande experimentas al resolverlo tú solo!

    Una buena forma de comenzar es comenzar con cajas de 3×3 que tengan más números dados. Y escribir los números primero en pequeñito en la esquina superior de cada celda por si te equivocas. Así, podrás además recordar mejor las posibles combinaciones que se te vayan ocurriendo.

    Lo ideal es antes de escribir nada que visualices bien la cuadrilla y elimines por cada región los números que no puedes poner, así vas tachando posibilidades. Una vez tienes esto resuelto puedes ir completando y corroborando los resultados. Eso sí, si es la primera vez que te enfrentas a este tipo de puzzles, no te agobies si te toma varias horas. Hasta que entendemos la metodología del juego suele tomarnos varios intentos. Pero no hay Sudoku que no pueda resolverse con ingenio.

    Es importante señalar que para cada Sudoku sólo existe una solución posible. Para conseguir llegar a buen puerto con el desafío debes usar la lógica y no guiarte por suposiciones, porque de lo contrario no sólo derrocharás energía a lo tonto sino que encima no conseguirás resolverlo. Así que, paciencia, ¡y mucho ingenio!

    Artículos relacionados

Sobre el autor Tes Nehuén

Soy lectora, poeta y narradora. Como redactora web he colaborado con portales como www.infoviaje.net. Actualmente escribo reseñas y gestiono las redes sociales en la web literaria www.poemas-del-alma.com. Me gustan los libros (¡claro!), la naturaleza, la tecnología y los videojuegos.

sígueme en:

Deja un comentario: