Superpoblación: un mito. ¿El problema es lo contrario?

En 1.800 apenas había sobre la faz de la tierra 1.000 millones de personas, una cifra que si bien en su momento podía palidecer a cualquiera que lo supiera, hoy en día se torna en poco más que banal, ya que países como India o China manejan poblaciones propias mucho mayores. De hecho en 2011 se superó, a nivel global, la meta de los 7.000 millones de habitantes. Algo increíble, ¿verdad? El crecimiento ha sido exponencial, y de ahí que muchos estén ya hablando de superpoblación; pero a decir verdad las cosas son muy diferentes, pues el problema puede estar precisamente en el polo opuesto: en la perdida de población.

El mito de la superpoblación

El mito de la superpoblación

En qué contexto nos encontramos

En estos momentos la población en algunos países está descontrolada a más no poder, siendo la superpoblación real en parte, regional y derivada de una mala distribución; y China es el ejemplo vivo. De hecho su sociedad aún tiene que sufrir las consecuencias de la política de hijo único. No obstante, y a pesar de lo radical de las cifras que os mostraba anteriormente, las estadísticas dicen cosas muy diferentes, ya que mientras hay países que se están batiendo el cobre para frenar su expansión poblacional, el resto del mundo se halla metido en medio de una espiral de despoblación.

Tomando datos globales nos encontramos con que el ratio de fertilidad en estos momentos se encuentra en 2,5, cuando hace medio siglo se situaba en el doble. Lejos de lo que podría considerar superpoblación. De hecho un 46% de la población mundial vive en países donde este porcentaje se halla en un 2,1%, un nivel radicado por debajo de la tasa de repoblación. Esta cifra se ve ajustada a nada más y nada menos que 59 países. Algo que en su momento ya tratamos viendo al detalle la situación de España y su pirámide poblacional. Un problema generalizado desde los años 60:

Tasa de fertilidad

Tasa de fertilidad

Cuáles son las razones

Hay multitud de razones para explicar la posición en la que en estos momentos se encuentra la tasa de fertilidad a nivel global, pero sin lugar a dudas hay varios puntos que todos los expertos tienen en común:

  • Métodos anticonceptivos

    Mucho ha avanzado la ciencia en este aspecto, y además también el nivel cultural de la gente. Una combinación que ha dado paso a que la ciudadanía tome cada vez más precauciones a la hora de mantener relaciones sexuales. Algo que antaño solía acarrear multitud de embarazos que en principio no estaban esperados, con tendencias reales a superpoblación.

  • Integración laboral de la mujer

    Es innegable que a lo largo de las últimas décadas las mujeres han visto cómo sus posibilidades de acceso al mercado laboral se han disparado. Y claro, ello ha hecho que su edad de procreación se haya visto aplazada e incluso anulada voluntariamente; en parte por la problemática que ello representa para la proyección laboral.

  • Valores religiosos en occidente

    Los valores religiosos que promovían la procreación han decaído y se encuentran en estos momentos en deriva, algo que sin lugar a dudas ha causado un gran efecto en la tasa de fertilidad de los países desarrollados de corte cristiano. Es decir, en la mayor parte de occidente.

  • Estado de bienestar

    Antaño, para garantizarse una vejez medianamente decente, se requería de tener hijos que pudieran hacerse cargo de las necesidades de los mayores. Hoy en día, gracias al avance del sistema de bienestar y de la ciencia médica, se llega a cotas de edad mucho más elevadas en situaciones antes inimaginables. Es decir, que hay medios públicos que garantizan que las personas ancianas puedan pasar sus últimos años en paz sin necesidad de embargar el tiempo de sus hijos o familiares.

  • Tasa de mortalidad infantil

    Cada vez son menos los niños que mueren al nacer o en los primeros años de vida, por lo que no hay necesidad de recurrir a la técnica que antaño se utilizaba para mitigar este problema: tener más hijos.

  • Costes educativos

    En no pocos países los costos educativos y el nivel de vida han subido de manera más que considerable, lo que ha hecho que el poder adquisitivo se haya visto aminorado al no crecer los salarios en consecuencia. ¿Qué ha pasado aquí? Que la gente tiene menos dinero y se lo piensa dos veces antes de tener hijos. Antaño se llevaba más la teoría de “donde comen, comen tres”.

Teoría de la Transición Demográfica

Población activa mundial

Población activa mundial

La teoría de la Transición Demográfica tiene sus orígenes en 1929 en los estudios del demógrafo Warren Thompson, quien planteó un sistema mediante el cuál la población mundial se desarrollaría en base a los acontecimientos derivados de la evolución científica. El crecimiento de la población urbana y la mejora del nivel de vida a raíz del desarrollo tecnológico y sanitario, acompañado de la disminución en la natalidad, daría como resultado la equiparación de las tasas de natalidad y mortalidad. Lo que no sabía Thompson es que en la segunda mitad del siglo XX sus estimaciones se verían aceleradas.

Su teoría contempla diversos estadios hasta lograr la equiparación, y en estos momentos no es que nos hallemos en la fase 4, que es la última, sino que incluso se ha tenido que crear una nueva que contemple la tasa de repoblación negativa que vivimos en estos momentos.

El caso de China

Atendiendo a la problemática que estamos tocando en esta ocasión no se podría dejar pasar la posición de Elena Holodny, del World Economic Forum, acerca de la situación que depara el futuro próximo para China. Se estima que la población mayor de 65 años del Gigante Asiático abarque para 2030 a casi 240 millones de personas, mientras que en 2050 hará lo propio con 348,8 millones de ciudadanos. Os recomiendo la lectura del post, pues promete y hace pensar acerca del futuro que le espera a la Humanidad. ¿Se apaga la llama del crecimiento demográfico?¿Tendremos algo más en ciernes? Podéis consultar el artículo en “Don´t forget China, its population is ageing too“.

Posibles soluciones

Inmigración

Inmigración

Como podéis ver el problema es complejo de salvar, así que las soluciones son a gran escala. Os muestro cuáles son las principales líneas que se están manejando en estos momentos para arreglar este desaguisado:

  • Inmigración

    Como habéis podido contemplar, hay países que están viviendo este tipo de problemas y países que no. De hecho se da la circunstancia de que los que mayor tasa de natalidad presentan son los menos desarrollados económicamente. Así pues una de las soluciones pasaría por la inmigración controlada hacia los países que presentan la problemática del crecimiento. Una vía que ya la llevan poniendo en práctica varios años países como Italia o Francia.

    En España también ha habido experimentos a gran escala desde el año 2.000, fecha en la que millones de ciudadanos latinoamericanos comenzaron a trasladarse a la península.

  • Políticas sociales

    Como os he mostrado en el apartado de razones, gran parte de las causas pasan por una política pública que no auspicia la formación de núcleos familiares. De ahí que sea muy importante implantar y potenciar políticas regulatorias en los países afectados que blinden el tiempo de maternidad, que faciliten muchas más ayudas económicas y sociales a quienes decidan tener hijos, que subvencionen colegios en mayor medida, etc. Son muchos los detalles que desde las administraciones públicas se podrían tomar para revertir la situación y aumentar la población (no con una superpoblación, claro).

¿Cómo será el mercado de trabajo en un futuro viendo este contexto?

Las políticas sociales y la evolución demográfica han dejado el futuro con grandes lagunas, pues no hay mucha certeza acerca de qué es lo que pasará y cómo se debe adecuar a la población al respecto. De ahí que quiera aprovechar la situación para recomendaros la lectura del ebook “¿Hay trabajo en un futuro exponencial?”, donde os mostramos cómo será el futuro en el mercado laboral, cómo afectará la automatización al trabajo y qué empleos serán los que más salidas ofrezcan. ¿Queréis saber más? Pues ya estáis tardando en descargar el ebook (es gratis).

Deja un comentario:

1 comment
Viajero says 10/02/2017

Que interesante, es muy cierto en la actualidad ya no se ve que una familia tenga muchos hijos como solía ser antes, lo que me inquieta es lo de china.

Reply
Add Your Reply

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros que nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. más información

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close