Swaps: qué son, cómo funcionan y cuáles son los mejores cursos

Tags:

Si estás iniciándote en el mundo de las finanzas quizá hayas oído hablar de los swaps pero no sepas qué son o en qué consisten. En esta ocasión vamos a verlos a fondo; tal y como hemos hecho con otros productos financieros como los depósitos estructurados o los CFDs,

qué son los swaps

StevePV

Qué son los swaps

Se conoce bajo el nombre de swap a las permutas relacionadas con bienes o derechos entre dos partes. Son unas permutas que se hacen en el futuro. En la mayoría de las veces suele ser de dinero. Se trata pues de un intercambio de flujos de dinero que va relacionado a la evolución de una variable futura. Esta variable puede ser el precio de una acción concreta, los tipos de interés o el precio de cualquier bien de carácter tangible.

Este producto surgió en los setenta con el objetivo de paliar las alteraciones acuciadas de los tipos de interés que se daban en la economía.

Los swaps que se pueden ver en el mercado de manera más frecuente son los que se contratan para ofrecer una cobertura determinada sobre las subidas de tipos de interés en las operaciones crediticias. Este tipo de swaps se conocen bajo el nombre de swaps de tipos de interés. Son un producto que muchas entidades financieras ofrecen a sus clientes para cubrir las subidas de intereses en las hipotecas.

Los swaps son productos relacionados con el crédito parte del riesgo que conllevan está consumido en el propio crédito disponible del cliente.

Se considera, inpendientemente del tipo de swap ante el que estemos, que este es un producto de carácter financiero y complejo. Por ello es importante que antes de contratar este producto se tengan en cuenta los diferentes escenarios ante los que podemos encontrarnos. Sólo si se valora el riesgo real de estas operaciones se tomarán decisiones adecuadas. Es importante conocer el riesgo del producto antes de contratarlo para evitar problemas en un futuro.

Al contratarlo también tenemos que tener muy presente el precio que podríamos pagar en el caso de que queramos cancelarlo. La cancelación anticipada de este tipo de productos puede llevar consigo el pago de una importante cantidad de dinero. Estos productos suelen renovarse cada cierto tiempo pero este periodo suele ser de más de un año. Debemos informarnos para saber cuándo podría ser un buen momento para tomar decisiones sobre los swaps que podamos tener.

Los swaps pueden ser útiles para compensar las oscilaciones que se producen en los tipos de interés, reducir el riesgo que todo crédito supone y disminuir los riesgos relacionados también con la liquidez.

Lectura recomendada: ¿qué es el apalancamiento financiero?

Tipos de swaps

1. Swap de tipos de interés

Dentro de los swap encontramos los de tipos de interés. Estos swaps son los más conocidos. Su objetivo, como ya apuntábamos sobre estas líneas, sería cubrir posibles subidas de tipos de interés en operaciones de crédito. Por ejemplo esto sería aplicable en las hipotecas de interés variable. Con ellos lo que se busca sería compensar la subida de la cuota mensual del préstamo. Son especialmente útiles en los casos en los que la subida mensual de la hipoteca es bastante alta. Para compensar, por tanto, lo que se hace es apostar mediante un swap a favor de la subida de tipos de interés.

Esto supone cobrar una contraprestación en el momento en el que los tipos de interés aumentan y así se logra compensar la subida de la cuota de la hipoteca.

Eso sí, por contra, también supone hacer frente a una contraprestación a la entidad financiera cuando bajan los tipos de interés. Se trataría de una cantidad que habría que añadir a la cuota que ya se paga por la hipoteca.

Así que estos swap de tipos de interés sirven para cubrir las subidas de las mensualidades de una hipoteca que está sujeta a las fluctuaciones del Euríbor. Son productos recomendados cuando este índice está experimentando subidas considerables.

Las entidades establecen unas condiciones variables para los swap en función de las previsiones que existen sobre este índice.

2. Swap de divisas

Los swaps de divisas son acuerdos por los que se efectúa el intercambio de divisas en dos fechas distintas. Una fecha de ida y otra de vuelta. Cuando se realiza la firma se efectúa el precio de las operaciones.

Por ejemplo, en un swap de divisas se puede firmar el intercambio de euros por libras a 1,20 en una fecha en concreto como puede ser la del momento en la que se efectúa el contrato y acordar un intercambio de libras por euros en dos semanas a 1,08. Con este contrato lo que se prevé es cubrir el riesgo de cambio. Se usa especialmente cuando se trabaja con monedas muy volátiles. Este tipo de swaps también resulta muy útil para realizar intercambios de divisas y lo usan especialmente las empresas que operan en mercados que tienen diferentes monedas.

3. Equity swap y total return swap

Hay, además, un tipo de swaps que son más complejos. En este caso hablamos de los Equity swap y los total return swap. En el caso de los Equity Swaps son productos basados en tipo de interés y en opciones de renta variable. En el caso de los total return swap están basados en productos con tipo de interés fluctuante.

4. Swaps de índices bursátiles

Estos swaps sirven para intercambiar el rendimiento que se produce dentro del mercado de dinero por el rendimiento que ocurre dentro de un mercado bursátil. Se entiende por rendimiento bursátil la suma de dividendos que se obtienen, las ganancias de capital y sus pérdidas.

5. Swaps de materias primas

Este tipo de swaps también se conocen como commodity Swaps. Su funcionamiento es muy similar al de los swaps de tipo de interés. Este tipo de swaps lo que hace es compensar las diferencias en el precio variable del mercado con el precio fijo que se establece previamente en el contrato.

Cómo funcionan los swaps

Los swaps funcionan como un intercambio de tipos de interés. En este intercambio si el tipo de interés variable se sitúa por encima del tipo fijo el cliente cobrará la cantidad que se haya estipulado de su banco y en caso contrario él pagará a la entidad.

Así pues mediante los swaps al realizar la permuta financiera quedan ya definidas las obligaciones en forma de compromiso de pago que adquieren ambas partes.

De este modo, un swap funciona como un intercambio, en el que un contratante tiene un tipo de interés variable que debe abonar al cliente. Se busca convertir este interés de tipo fijo y para ello se abonará el tipo de interés propuesto en el SWAP.  Así la otra parte del contrato que suele ser la entidad bancaria será la que se haga cargo del tipo variable.

Ventajas e inconvenientes de los swaps

Si atendemos a las ventajas de los swaps encontramos que es un instrumento que se encarga de ofrecer una cobertura sobre una o varias operaciones de financiación a interés variable. Se trata de un instrumento que sirve como estabilizador respecto a la carga financiera conjunta.

Esto es así porque los swaps sirven para acotar el tipo de interés de la deuda al realizar el intercambio de un tipo de interés variable por uno fijo. Todo esto permite al cliente la posibilidad de tener una mejor planificación financiera.

Por lo que respecta a los inconvenientes de los swaps, decir que el riesgo de estos productos se da en el momento en el que el tipo de referencia cae por debajo del tipo fijo pactado. Es en este supuesto cuando el cliente abonaría dicho tipo y esta sería una cantidad superior al tipo variable que tendría que recibir.

Los mejores cursos sobre swaps

qué son los swaps

Engyn Akyurt

1. Curso Online de Futuros y Swaps, Afi

Este curso online sobre futuros y swaps impartido por Afi busca dar al alumno la formación necesaria para que una vez finalizado conozca cómo funcionan los futuros y los swaps en profundidad, tanto a nivel teórico como práctico. Para ello el curso muestra múltiples ejemplos y ejercicios.

Este curso se imparte bajo una metodología online. Se imparte íntegramente a través del Campus Virtual de la Escuela de Finanzas. Todo ello pudiendo consultar las posibles dudas a los profesores.

Se trata de un curso impartido por el director general de riesgos de SAREB y que tiene una duración lectiva de 40 horas.

2. Curso de Credit Default Swaps, Euroinnova

Este curso de Credit Default Swaps de Euroinnova. Se trata de un curso a través del que obtendrás toda la formación teórica pertinente para saber en qué consiste este producto y si debes o no aceptar un contrato en el que se introduzcan los swaps en función de las condiciones.

Se trata de una opción que está pensada para aquellas personas que busquen hacer una mejor optimización de su capital y gestionar los riesgos del mismo. A través de esta formación sabrás valorar los Swaps.

Por tanto, se trata de un curso que está dirigido a aquellos profesionales que trabajen en auditorías internas y externas o realizando la gestión y dirección contable y financiera de determinadas empresas, que trabajen en entidades Aseguradoras y en la banca, etc. También se dirige a aquellas personas que busquen adquirir nuevos conocimientos sobre estos productos.

Se trata de un curso que se imparte bajo la modalidad online y en la red podrás preguntar a los profesores las dudas que te puedan ir surgiendo a medida que avances con el temario. Para obtener el título tendrás que someterte a una evaluación. Tendrás que completar los ejercicios propuestos y una vez lo consigas se te remitirá el título por correo.

Este curso tiene un coste de 189 euros.

3. Opciones y futuros financieros, IEB

Este curso de opciones y futuros financieros impartido por IEB es un programa a través del cual el alumno conseguirá aumentar su conocimiento de los mercados de productos derivados, un conocimiento que será de ayuda para mejorar su utilización. Para ello el alumno estudiará los productos derivados que existen tanto en España como a nivel internacional. También adquirirá conocimientos sobre las limitaciones legales que existen en España sobre el uso de estos productos.

Entre los temas que se abordan en este programa está el de los swaps y todo ello se hace desde una óptica inminentemente práctica y con contenido actualizado y adaptado a los nuevos productos que van saliendo al mercado.

Este programa se imparte bajo la modalidad presencial en Madrid. Tiene una duración de 135 horas lectivas y se imparte en un horario que va desde las 19 horas hasta las 22 horas. Las clases van de dos a tres días semanales. Para más información sólo hay que consultar el Instituto de Estudios Bursátiles.

Artículos relacionados

Sobre el autor Lorena Gonzalez

El periodismo, en todas sus formas, es mi pasión. Formarse continuamente y trabajar mi modo de vida.

sígueme en:

Deja un comentario: