Tasa Interna de Retorno. TIR

Tags: ,

Los tiempos que vivimos no son sencillos desde el punto de vista económico y es época de tomar decisiones complejas para avanzar en el plano financiero, productivo y empresarial en general. Por ello cada vez hay que tener más cuidado con las inversiones estratégicas que se hacen; sean de carácter monetario, productivo o de operaciones internas, pues al final todas os requerirán de un flujo de capitales que puede ser determinante. Ahora bien, más allá del sentido común y de la experiencia sabed que hay herramientas matemáticas que os podrán ayudar a tomar decisiones adecuadas, y la Tasa Interna de Retorno, una de las empleadas en los departamentos financieros de las compañías, es la que más os ayudará. En esta ocasión vamos a ver qué es la TIR y cómo os podrá ayudar a la hora de invertir. Y por cierto, también os incluyo una práctica calculadora que os evitará quebraderos de cabeza.

Tasa Interna de Retorno

Tasa Interna de Retorno

¿Qué es la Tasa Interna de Retorno?

A la hora de plantear una inversión corporativa o personal hay que tener diversos aspectos en cuenta, y especialmente si estamos manejando cifras de cierto volumen y con tasas de riesgo nada despreciables. De ahí que la economía ponga en nuestras manos formulaciones que pueden hacer que la decisión sea más llevadera y precisa. La Tasa Interna de Retorno, también conocida como TIR, es una herramienta práctica y eficiente de la que no os podréis separar a la hora de calcular las inversiones.

La Tasa Interna de Retorno es un parámetro que básicamente indica al inversor el interés o la rentabilidad que puede esperar de una inversión teniendo en cuenta diversos parámetros. Vamos, dicho de otra manera es un porcentaje donde se muestra el beneficio que se proyecta para una operación de capitales. Coincide con un VAN (Valor Actual Neto) de cero.

Si bien se puede hacer el cálculo a mano, a día de hoy lo más práctico y frecuente es recurrir a las aplicaciones informáticas; o en determinados casos a las calculadoras científicas. ¿Qué os resulta más cómodo?

Lectura recomendada: «Grado Superior de Administración y Finanzas. Requisitos y salidas laborales.«.

¿Cómo se calcula la Tasa Interna de Retorno?

¿Tenéis una inversión entre manos y necesitáis conocer cuál será la tasa de retorno? Hay formulas bastante específicas y complejas para llegar a la solución, pero teniendo en cuenta que no todo el mundo es un hacha con las matemáticas avanzadas voy a daros el enlace a una calculadora online que os sacará del dilema. La tenéis en “Calculadora TIR”.

No tendréis que hacer más que indicar el desembolso inicial de la inversión y rellenar los cobros y pagos anuales para dar con el flujo de caja. La aplicación calculará instantáneamente la Tasa Interna de Retorno. Sencillo, ¿verdad? De todas maneras, si aún se os pasa por la cabeza la idea de hacerlo a mano, os dejo la formula específica:

Fórmula TIR

Fórmula TIR

Tenéis que tener en cuenta que Ft es el flujo de caja específico para el periodo t, que l es el importe del desembolso inicial y que n es el número de periodos manejado.

Cómo seleccionar los proyectos en base al TIR

Como os podréis imaginar las inversiones conviene seleccionarlas en base a los resultados de la Tasa Interna de Retorno, pues como ya os he comentado más arriba es uno de los parámetros más fiables a los que podréis recurrir. Así pues vamos a ver en este punto cómo debéis hacer para analizar qué inversiones son las más adecuadas teniendo en cuenta los resultados del TIR.

Para los siguientes apartados tened en cuenta que k es la tasa de descuento de flujos determinada por el cálculo del VAN en la fórmula anterior.

  • Si TIR es mayor a k el proyecto de inversión debería ser aceptado, pues la Tasa de Rendimiento Interno que nos queda es mayor que la tasa mínima de rentabilidad.
  • Si en cambio os encontráis con que TIR es igual a k convendría analizar más a fondo la situación, pues se corren riesgos. Es una opción admisible si no hay más alternativas.
  • Y finalmente, si la Tasa Interna de Retorno es inferior a k convendría dejar de lado la inversión y buscar otras opciones, ya que la rentabilidad será menor a la exigida.

La Tasa Interna de Retorno en gráficas

Como habéis podido ver en los puntos anteriores, la Tasa Interna de Retorno se da en el momento en el que el Valor Actual Neto es de cero. De ahí que haciendo una representación del VAN de una inversión a través de una gráfica con coordenadas nos encontremos con una curva descendente donde el TIR será el punto en el que se crucen los ejes. Vamos, el punto donde el VAN es de cero:

Gráfica de TIR

Gráfica de TIR

Problemas relacionados con la TIR

Habéis podido ver cómo la rentabilidad de una inversión puede determinarse de manera relativamente sencilla recurriendo a la Tasa Interna de Retorno; y especialmente si tiráis de la calculadora online o de un programa diseñado para tal efecto. Ahora bien, eso no quita que este sistema tenga ciertas problemáticas, así que vamos a echar un vistazo a las principales antes de que os pongáis manos a la obra.

Primero de todo hay que tener en cuenta que los flujos netos de caja son reinvertidos a “r”, siendo financiados de manera simultanea los netos negativos de la caja. Por otra parte hay inconsistencia con la TIR, ya que no ofrece garantías a la hora de establecer la rentabilidad a todos los proyectos existentes; habiendo soluciones matemáticas dispares dentro de la formulación: hay proyecciones con varias “r” reales y positivas, mientras que de manera simultánea hay otras tantas sin sentido estrictamente económico.

Artículos relacionados

Sobre el autor Jon Sainz

Programador industrial, blogger profesional y Coordinador de Contenidos de Cursos.com.

sígueme en:

Deja un comentario: