Vitaminas esenciales para el cuerpo humano

Tags:

Las vitaminas son unos componentes esenciales para el correcto funcionamiento del organismo del cuerpo humano. Su incidencia en el bienestar físico y mental de las personas está ajeno de cualquier discusión porque su influencia en el cuerpo es vital para que todo esté ordenado y listo para funcionar correctamente. Esto es así porque las sustancias que aportan las vitaminas son necesarias para que el organismo pueda crecer y desarrollarse con normalidad. Algunas de estas vitaminas esenciales son la A, B, C, D, E y K. Además, dentro de la vitamina B se engloban otras sustancias esenciales como, por ejemplo, la tiamina, riboflavina, niacina, ácido pantoténico, biotina, folato y ácido fólico.

Llevar una dieta que resulte a la par variada y equilibrada es la mejor manera de aportar al organismo todas las vitaminas esenciales que necesita para su correcto funcionamiento. Las vitaminas esenciales se encuentran en los alimentos que el ser humano consume y por eso resulta tan vital no descartar ningún producto y comer de todo para no tener carencias causadas precisamente por el déficit vitamínino que se puede corregir fácilmente introduciendo otros alimentos en la dieta que se consume a diario.

Asimismo, el propio cuerpo humano tiene la capacidad de producir por sí mismo vitaminas, pero no le basta a él solo y necesita el apoyo de las vitaminas esenciales que aportan los alimentos. La dieta mediterránea es la más completa que se puede seguir para alcanzar unos niveles óptimos de vitaminas en el cuerpo. Otras dietas que ponen el foco más en productos específicos, pero no se centran tanto en la variedad de alimentos pueden causar carencias vitamínicas que pueden pasar una factura negativa el cuerpo en forma de dolencias o, incluso, enfermedades.

La importancia de llevar una dieta variada radica en buena medida en que se aportarán al organismo todas las vitaminas necesarias y cada una de ellas desempeña dentro del organismo una función específica. Por tanto, si no se aporta la cantidad necesaria de una vitamina al cuerpo humano se está descuidando o dejando de lado una función importante para el bienestar del cuerpo. De esta manera, presentar bajos niveles de alguna de las vitaminas esenciales puede derivar en tener problemas de salud. Enfermedades como la anemia están directamente relacionadas con tener bajos niveles de vitaminas. Estas sustancias, asimismo, también actúan de manera positiva en la prevención de otras enfermedades. La ceguera nocturna es una de las que se puede prevenir adecuadamente teniendo unos niveles necesarios de todas las vitaminas esenciales. Por lo tanto, los aportes vitamínimos tienen una incidencia directa en la prevención y curación de problemas de salud o enfermedades.

Como con cualquier sustancia, presentar unos índices anormalmente altos de alguna vitamina puede derivar en el desarrollo de problemas de salud. Esto se debe a que el organismo necesita una cantidad adecuada de cada una de las vitaminas esenciales, pero sin necesidad de exceder los niveles recomendados porque, de ser así, aparecerán problemáticas aparejadas al exceso de vitaminas. Por otra parte, para las personas que no alcanzan los índices necesarios de vitaminas por medio de la alimentación, una buena solución puede ser la de consumir aportes vitamínicos que se suministran en farmacias y que están en el mercado para suplir pequeños déficits vitamínicos. En estos casos lo recomendable es que el usuario consulte antes con su médico para evitar la automedicación que puede acarrear otros riesgos innecesarios (Post relacionado “¿Qué es la medicina alternativa?”).

Función de las vitaminas en el organismo

El papel que desempeñan las vitaminas esenciales en el cuerpo humano es muy variado e importante. El organismo no podría trabajar adecuadamente ni cumplir con todas sus funciones esenciales si no tiene la cantidad necesaria de cada una de las vitaminas esenciales. Estas sustancias tienen la capacidad de realizar tareas muy específicas en el cuerpo. Esto provoca que su implicación no pueda ser sustituida por otros aportes. A modo de ejemplo, encontramos que las vitaminas esenciales actúan en reacciones que llevan a cabo las células del cuerpo. Estas reacciones suponen a la vez un paso decisivo en el correcto funcionamiento que deben hacer los tejidos del cuerpo. Por tanto, si no hay una cantidad necesaria de vitaminas en el cuerpo las células, primero y, los tejidos, después, no funcionarán correctamente y ocasionarán problemas de salud.

Algunas de las vitaminas esenciales funcionan como hormonas y por ello afectan de manera decisiva a cuestiones como el estado de ánimo o la energía de cada persona. También hay vitaminas que se encargan de la correcta asimilación por parte de organismo de nutrientes como pueden ser las proteínas, las grasas y los carbohidratos. Para que esta función se pueda cumplir de manera efectiva es vital seguir una alimentación variada que permita tener todos los índices vitamínicos en buenos niveles. De igual manera, otras vitaminas tienen la cualidad de generar por sí mismas células de la sangre. También las hay que participan en el material genético o, incluso, que se implican en el proceso de síntesis que desarrollan las estructuras del sistema nervioso.

La importancia de las funciones en las que participan las vitaminas dentro del cuerpo es la principal tesis que defiende que los índices vitamínicos se deben tener en consideración y no descuidarlos porque, de lo contrario, funciones esenciales del cuerpo humano puede verse deterioradas y ello acostumbra a conducir a la aparición de enfermedades y problemas de salud.

Tipos de vitaminas y sus funciones

Existen varios tipos de vitaminas. Cada uno desempeña una función esencial en el organismo y no se podría establecer una clasificación sobre cuáles son más importantes y cuáles lo son menos porque ello implicaría dejar de lado actividades vitales para el correcto funcionamiento del organismo.

Vitamina A

Esta vitamina también recibe el nombre de retinol. Se trata de un alcohol primario que viene del caroteno. La importancia de esta vitamina esencial se debe a que su presencia en el cuerpo interviene en la formación y el mantenimiento de la piel, los dientes y los huesos. También favorece la visión. La vitamina A está presente en vegetales como la calabaza, las espinacas, la zanahoria y la col. Otra forma de consumir esta vitamina es comiendo animales que, a su vez, se hayan alimentado de estos vegetales.

Vitamina B

También conocida  como betacaroteno, la vitamina B es una sustancia que se disuelve con mucha facilidad en el agua. La importancia principal de este grupo de vitaminas esenciales es que participan de una manera decisiva en el proceso de metabolización de los hidratos de carbono.

Vitamina C

La vitamina C es ácido ascórbico. Se trata de una sustancia de vital importancia en la formación de colágeno. Precisamente por ello tiene una implicación directa en la formación de los huesos y los dientes. Por eso una carencia prolongada en el tiempo y en unos índices muy bajos de esta vitamina puede provocar enfermedades relacionadas con el debilitamiento de los huesos y los dientes. Por otra parte, el exceso de esta vitamina también puede provocar piedras en los riñones y molestias en la vejiga. La otra función principal que desempeña la vitamina C es que favorece la absorción de hierro.

Vitamina D

El calciferol o vitamina D participa, al igual que hemos señalado en el caso de la vitamina C, en la formación y fortalecimiento de los huesos y los dientes. Conviene llevar cuidado con su consumo excesivo porque, de ser así, puede ayudar a la aparición de problemas renales. La vitamina D está presente en muchos alimentos. Algunos de ellos son el huevo, la leche y el atún. El organismo tiene la capacidad de producir por sí mismo este aporte vitamínico. En esta función desempeña una función esencial la luz solar.

Vitamina E

Esta vitamina esencial también es conocida como alfatocoferol. Tener unos índices recomendables de esta vitamina en el organismo favorece la correcta creación de glóbulos rojos y tejidos como son los musculares. La vitamina E también defiende al organismo del exceso de grasas y previene ante los posibles problemas de oxidación que puedan surgir.

Vitamina K

Bajo el nombre de fitomenadiona se encuentra la vitamina K. Una sustancia que tiene una importancia capital en la coagulación sanguínea. Su protagonismo en el proceso de coagulación es absoluto porque favorece la producción de una enzima que resulta vital en la coagulación. Lo habitual es obtener unos índices óptimos de esta vitamina esencial por medio de una alimentación variada.

Vitaminas hidrosolubles

Las vitaminas hidrosolubles se caracterizan por la facilidad que presentan para disolverse en el agua. Además, están presentes en las partes acuosas de los alimentos. Son vitaminas esenciales. Es más, los médicos recomiendan su consumo diario porque se encuentran en alimentos vitales como pueden ser las frutas, verduras, hortalizas y productos cárnicos y lácteos como leche, quesos y yogures. El exceso de este tipo de vitaminas en el organismo no suele suponer un problema de especial relevancia porque se pueden eliminar sin ningún tipo de dificultad por medio de la orina. Además, el cuerpo humano no almacena estas vitaminas. De igual manera, son vitaminas con fácil absorción.

En el campo de las vitaminas hidrosolubles se encuentran la C (ácido ascórbico), B1 (tiamina), B2 (riboflavina), B3 (niacina), B5 (ácido pantoténico), B6 (piridoxina), B8 (biotina), B9 (ácido fólico) y B12 (cianocabalamina).

Vitaminas liposolubles

Estas vitaminas se encuentran en las zonas liposolubles de los alimentos. Una de sus principales cualidades es la facilidad que presentan para disolverse en aceites y grasas. Al contrario de lo que hemos apuntado en el caso de las vitaminas hidrosolubles, éstas son de difícil eliminación y se transportan por medio de los lípidos. Estas vitaminas están presentes en una gran variedad de alimentos como pueden ser las frutas, verduras, pescados, muchos frutos secos y las yemas de los huevos. Por el hecho de que el organismo encuentre más problemas para eliminarlas, es recomendable seguir un control más exhaustivo de la presencia de estas vitaminas en el cuerpo porque pueden derivar en problemas de salud.

Las vitaminas que se encuentran en el grupo de las liposolubles son la A (retinol), D (calciferol), E (atocoferol) y K (fitomenadiona). Además, este grupo vitamínico tiene una influencia muy importante en el equilibrio emocional de la persona, que puede llegar a verse alterado si en su organismo no existe la cantidad recomendable de este tipo de sustancias. La relación existente entre el papel que desempeñan las vitaminas y la estabilidad psicológica se encuentra avalada por varios estudios. A pesar de que las vitaminas no intervienen en el aporte de energía al cuerpo, su importancia en el funcionamiento del organismo es absoluta porque favorecen o trastocan, según el caso, la el punto de vista emocional de la persona.

Además, dentro de una visión más amplia, las vitaminas representan el complemento ideal para otros componentes presentes en el organismo como son las proteínas, las grasas y los carbohidratos. Estos componentes, sin embargo, sí inciden en la proporción de energía al cuerpo humano.

Artículos relacionados

Sobre el autor Alberto Gomez Aviles

sígueme en:

Deja un comentario: