fbpx

IRPF: ¿qué es y cómo afecta a los trabajadores y autónomos?

Tags: , ,

¿Necesitas ayuda con la Renta 2019?

¿Quieres contratar asesoramiento profesional para la declaración de IRPF 2019 que se presenta en 2020? Déjanos tus datos y nos pondremos en contacto contigo.

El IRPF es quizá el impuesto más conocido tras el IVA, pues gran parte de la población debe pagarlo sea de una u otra manera. De hecho no es extraño encontrarse con personas que aún ingresándolo mes a mes a las arcas públicas no tienen ni idea de lo que es. ¿Es vuestro caso? Pues entonces habéis llegado al lugar oportuno, pues en esta ocasión vamos a ver qué es el IRPF y cómo funciona y cómo podéis encontrar los mejores cursos al respecto. ¿Os apuntáis?

¿Qué es el IRPF?

IRPF es el acrónimo de “Impuesto de la Renta de las Personas Físicas”, y básicamente es un impuesto que se grava por los ingresos que tienen las personas.

Os lo descontarán de las nóminas, de los rendimientos bancarios, de lo que podáis facturar siendo autónomos, etc. Y todo ello con la finalidad de sostener el Estado de Bienestar del que disfrutamos en estos momentos.

Lo recauda la Agencia Tributaria y se reparte entre esta y las Comunidades Autónomas, formando así parte de sus correspondientes presupuestos. Y por cierto, es un impuesto progresivo; de tal manera que quienes más tienen más acaban pagando. Y su poder recaudatorio es altísimo.

IRPF en rendimientos del trabajo

IRPF por rendimientos del trabajo
IRPF por rendimientos del trabajo

En todas las nóminas se grava IRPF en el área de deducciones, y para ello se tienen en cuenta todas las percepciones salariales. Tendréis que tributar por el Salario Base, los pluses, el quebranto de caja, el salario en especie, los trienios y en general por todo aquello por lo que percibáis dinero o equivalentes en la nómina. De hecho el porcentaje variará según vuestros ingresos, pues podréis estar eximidos de él, estar obligados a tributar un 6%, o mismamente un 40%. Dependerá del contexto e incluso de la Hacienda donde tengáis que declarar (recordad que en Vizcaya, Guipúzcoa, Álava y Navarra tienen tipos diferentes).

IRPF en autónomos

IRPF Autónomos
IRPF Autónomos

Los autónomos no cuentan como entidades jurídicas (empresas), por lo que les toca abonar a renta parte de lo facturado.

Dinámica de funcionamiento

El IRPF funciona en los autónomos de la siguiente manera:

  1. El autónomo emite una factura y, dependiendo de sus circunstancias, tendrá que retener un porcentaje. Ej.: en una base imponible de 1.000 euros habría que sumar un 21% de IVA (210 Eur.); pero a la vez, de esa misma cuantía, habría que descontar un 15% (150 euros). La factura quedaría así: 1.000+210-150. Al final el líquido sería de 1.060 Eur.
  2. Una vez el cliente ha recibido y pagado la factura tendrá que guardar esos 150 euros correspondientes a la retención del IRPF; y llegado el momento de la declaración habrá de ingresarlos en Hacienda al nombre del autónomo.Nota: si la factura es a una persona natural no corresponde retener.
  3. Cuando este vaya a hacer la declaración de la renta se encontrará con esos 150 euros a su favor.Digamos que el pago del IRPF funciona en los autónomos (y en los empleados por cuenta ajena) como un sistema de hucha para no encontrarse al final con todo “el pastel”; tal y como sucede en algunos países. Duele menos ir pagando una cuota mensual, ¿verdad? De hecho esta es una manera que emplea el Estado para financiarse a corto plazo; de igual manera que la banca utiliza el dinero que tengáis en vuestras cuentas bancarias para conceder préstamos y para invertir.

Estimación directa normal

Esta manera de tributar por IRPF es quizá la más realista, pues a la hora de hacer la declaración el interesado tendrá que pagar una cuota variable según los beneficios que haya obtenido tras restar los gastos deducibles a los ingresos. Vamos, que simplemente se paga por lo que se gana.

A este sistema tiene acceso todo el mundo, aunque está más pensado para aquellos que facturen cifras superiores a los 600.000 euros anuales.

Estimación directa simplificada

Este sistema de cotización de renta es muy similar al anterior, pero con la salvedad de que tiene en cuenta el hecho de que los autónomos no son especialistas en tributación y finanzas (por lo que siempre suelen cometer pequeños errores y, en general, son desconocedores de cómo optimizar las declaraciones). De ahí que el fisco les permita, a través de esta modalidad, contemplar estas variantes respecto a la realidad. ¿Cómo? Pues permitiéndoles reducir su base de tributación en un 5%.

Se supone que ese 5% es para contemplar incorrecciones en las cuentas, pero si todo se lleva bien en la práctica supone pagar un 5% menos de impuestos. No está mal, ¿no?

Ahora bien, no cualquiera puede incluirse en este régimen. Los requisitos son los siguientes:

  • Durante el anterior ejercicio se tiene que haber facturado menos de 600.000 euros (en esos caso conviene hacerse empresa).
  • Que no haya renunciado a esta modalidad en el formulario 036 de Hacienda.
  • Que el interesado no esté tributando en paralelo por otros regímenes. Son incompatibles.

Estimación objetiva

Este sistema es el más alejado de la realidad, aunque por otra parte también el más sencillo de gestionar y muy empleado por negocios tales como los bares. No se paga en concepto de los beneficios, sino haciendo un cálculo de determinados “detalles” del negocio; por ejemplo los metros de barra del local, el número de mesas, el número de empleados, la potencia eléctrica contratada, etc. Por cada unidad se pagará un monto determinado y ya. No hay más. Es posible que os suene más este sistema como “cuota de módulos”.

Rendimientos de capital mobiliario

IRPF por rendimientos de capital mobiliario
IRPF por rendimientos de capital mobiliario

¿Tenéis acciones societarias sobre las que se han emitido dividendos?¿Habéis conseguido rentabilizar un fondo de inversión?¿Habéis ganado dinero invirtiendo en FOREX? Todo este tipo de operaciones deben tributar IRPF en concepto del rendimientos mobiliarios.

Rendimientos en especie

En los salarios es posible pagar un máximo del 30% con bienes o servicios si así lo acepta el empleado y lo permite el convenio correspondiente. Ahora bien, el hecho de que os paguen, por ejemplo, cediéndoos una plaza de parking de la empresa o haciéndoos descuento en el comedor, no significa que no tengáis que pagar por ello a Hacienda. Se consideran rendimientos del trabajo. Así pues veréis cómo dentro de la nómina también os gravan por este concepto.

Artículos relacionados

Sobre el autor Jon Sainz

Programador industrial, blogger profesional y Coordinador de Contenidos de Cursos.com.

sígueme en:

Deja un comentario: