¿Eres una academia? Anúnciate en cursos.com
Portada / Cursos / Salud / Curso Kinésica

¡Quiero especializarme en Kinésica!

Si necesitas información sobre Kinésica y cursos de especialización de esta rama, ¡has llegado al lugar indicado! En esta guía vamos a explicarte en qué consiste esta disciplina y cuáles son tus opciones formativas para poder dedicarte a ella.

Con un buen curso de Kinésica podrás adquirir los conocimientos y las habilidades imprescindibles para dedicarte a este ámbito con tantas posibilidades. Cada vez son más los centros especializados en esta rama, por eso, hay varias oportunidades laborales a tu alcance en el mercado de trabajo.

¿Te gustaría ampliar tu currículum profesional con esta especialización tan particular? Entonces no lo pienses más y empieza a buscar el curso de Kinésica que te ofrezca todo lo que necesitas.

“Aunque la palabra ‘Kinésica’ pueda parecer un poco rara, lo cierto es que hace referencia a algo tan común y sencillo como es el movimiento.”

 

¿Te has parado a pensar alguna vez en los gestos de las personas y en su significado? Por ejemplo, cuando te hacen un guiño o te dan un buen apretón de manos. Es curioso cómo un movimiento sutil de ojos o de las manos puede decir tanto, ¿verdad? Pues la Kinésica se encarga de estudiar esos gestos y la información que se transmite con ellos.

¿Te interesa esta rama? En Cursos.com te asesoramos y te guiamos para que puedas encontrar el curso que necesitas en tu currículum profesional para dedicarte a lo que deseas. ¡Cubre el formulario para saber más!

0
de sueldo medio al mes
0
años de tradición

Kinésica cursos: ¿en qué consiste esta disciplina?

Como ya hemos adelantado antes, la Kinésica tiene que ver con los gestos y con lo que significan. Es decir, se trata, en líneas generales, de conocer los secretos de la comunicación no verbal de las personas. ¡A que suena interesante!

Los cursos de Kinésica pueden resultar muy útiles para las personas que trabajan en ámbitos tan diversos como los siguientes: el coaching, las relaciones públicas, los recursos humanos, la fotografía, la pintura, la escultura, el teatro, el cine, la moda, la danza, la publicidad, etc.

Además, esta rama nos ayuda a expresarnos mejor con nuestros gestos, lo cual nos permite, por ejemplo, mejorar nuestras posibilidades en las entrevistas de trabajo.

“Si te formas con un curso de Kinésica podrás ampliar tu perfil profesional con una especialidad muy interesante. ¡Anímate!”

 

Sin embargo, la Kinésica suele confundirse muy a menudo con la kinesiología y con la kinesioterapia. Estas tres disciplinas suenan bastante parecidas porque todas ellas tienen que ver con lo mismo: con el movimiento del cuerpo humano. Por eso es habitual mezclar los términos y hablar de ellos como si fuesen sinónimos.

En los siguientes apartados de esta sección trataremos de aclarar bien cuáles son las principales diferencias y por qué no hay que confundir estas tres disciplinas. Cada una de ellas tiene sus propias características y se encarga de un aspecto concreto del movimiento humano. ¡Toma nota para no perderte nada!

¿Qué es la Kinésica?

Para saber qué es exactamente la Kinésica, primero debemos tener en cuenta que forma parte de la comunicación no verbal de las personas.

Saber qué es lo que transmitimos con nuestro cuerpo y sus miles de gestos puede ayudarnos tanto para conocernos mejor a nosotros mismos como para saber afrontar las relaciones sociales con éxito.

Por otro lado, ser capaces de diferenciar los significados de los gestos de los demás también nos permite ver más allá de lo que nos están diciendo con las palabras.

Por ejemplo, en las entrevistas de trabajo los reclutadores suelen fijarse en la comunicación no verbal de los aspirantes al puesto: el apretón de manos, el movimiento de los ojos, si cruzan los brazos, si no dejan de mover el pie… ¡Todo cuenta!

“Los movimientos del cuerpo y las expresiones de la cara ofrecen multitud de información valiosa. Un experto en Kinésica es capaz de descifrar los significados de los gestos de las personas.”

 

Nuestros gestos brindan información sobre la personalidad y los estados de ánimo por los que estamos pasando. Simplemente con mirar a alguien a la cara ya podemos saber si está triste o si tiene miedo, por ejemplo. Por otro lado, la postura corporal también dice mucho: tensión, estrés, desgana, interés, etc.

Según Fernando Poyatos (1994, II: 185 – 186), la kinésica consiste en “los movimientos corporales y posiciones resultantes o alternantes de base psicomuscular, conscientes o inconscientes, somatogénicos o aprendidos, de percepción visual, auditiva, táctil o cinestésica (individual o conjuntamente), que, aislados o combinados con las estructuras verbales y paralingüísticas y con los demás sistemas somáticos y objetuales, poseen un valor comunicativo intencionado o no”.

La Kinésica, quinésica o cinésica es, además de dicho conjunto de movimientos, la disciplina que se encarga de estudiar el significado expresivo, apelativo o comunicativo de los gestos o de los movimientos corporales.

¿Qué es la kinesiología?

Por otro lado, tenemos la kinesiología o quinesiología, esto es, la disciplina que se encarga del estudio científico del movimiento del cuerpo humano. La palabra ‘kinesiología’ proviene del griego: kinesis, que significa ‘movimiento’ y logos, que hace referencia al estudio de una rama concreta.

Esta disciplina aborda los mecanismos y los principios de los movimientos fisiológicos, psicodinámicos y biomecánicos del cuerpo. Sus diversas aplicaciones tienen que ver con lo siguiente: ortopedia, biomecánica, psicología del deporte, rehabilitación, adquisición de habilidades y aprendizaje motor, ejercicio, fisiología del deporte, etc.

El término “kinesiología” fue acuñado en el año 1854 por el médico gimnasta sueco y profesor del Instituto Real Central de Gimnasia de Estocolmo Carl August Georgii. En realidad, la palabra “kinesiología” es una traducción literal (al griego y español) de la palabra sueca original Rörelselära, cuyo significado es “ciencia del movimiento”.

“La kinesiología ayuda a buscar nuevas formas de rehabilitación física y terapias para aliviar ciertas dolencias.”

 

En el año 1886 Nils Posse, otro médico gimnasta, introdujo la kinesiología en los Estados Unidos. Este profesional se graduó en el Instituto Real Central de Gimnasia de Estocolmo y fundó en Boston el Posse Gymnasium. En 1894 publicó el primer libro del mundo que contenía la palabra “kinesiología” en el título: La kinesiología especial de la gimnasia educativa.

Por otro lado, en 1967 se inauguró en la Universidad de Waterloo, en Canadá, el primer departamento de kinesiología del mundo.

¿Qué es la kinesioterapia?

La kinesioterapia o cinesiterapia es la disciplina que se encarga de tratar enfermedades y lesiones de diferente tipo mediante el movimiento. Es, por lo tanto, una rama que se engloba dentro de la fisioterapia.

Los objetivos de este tipo de tratamiento terapéutico son los siguientes:

  • Ayudar a mantener la capacidad funcional normal.
  • Estimular la propiocepción del movimiento.
  • Evitar la rigidez de los músculos.
  • Prevenir diferentes enfermedades y dolencias.
  • Mejorar el bienestar de las personas que sufren ciertas lesiones.
  • Ayudar a recuperar ciertos rangos de movimientos.
  • Perfeccionar la respuesta muscular.

Existen dos tipos de kinesioterapia: la preventiva y la curativa. Además, estos dos tipos se dividen en: kinesioterapia activa, aquella en la que el paciente participa; y kinesioterapia pasiva, aquella en la que el paciente no tiene que hacer nada.

Por su parte, la mecanoterapia consiste en usar cierto tipo de máquinas para ayudar con la realización de los movimientos específicos de la kinesioterapia.

Como puedes comprobar, aunque suenen bastante parecidas la Kinésica, la kinesiología y la kinesioterapia no son para nada lo mismo. Una estudia el significado de los gestos, otra estudia el movimiento del cuerpo desde una perspectiva científica y la última sirve para tratar lesiones y prevenir enfermedades por medio del movimiento.

Ahora que ya sabes en qué consisten, veamos un poco mejor cómo es la comunicación no verbal y su relación con la kinésica.

¿En qué consiste el lenguaje no verbal?

Los primeros indicios del estudio de la comunicación no verbal se remontan al siglo XIX, cuando Charles Darwin publicó La expresión de las emociones en el hombre y en los animales. Esta obra vio la luz en el año 1872 y abrió el camino a los estudios modernos.

Otro experto importante para este campo de estudio fue Paul Ekman, quien empezó a investigar sobre los movimientos que hacían las personas y las diferencias culturales en los gestos.

Después de cierto tiempo investigando, Ekman llegó a la conclusión de que las expresiones son universales, es decir, comunes a las distintas culturas. Sin embargo, sus teorías sobre la comunicación no verbal han sido rebatidas en varias ocasiones por diferentes expertos en la materia.

“Con la comunicación no verbal podemos expresar lo que no decimos con las palabras.”

 

La comunicación corporal es evolutivamente anterior al lenguaje estructurado verbal. Consiste, además, en una parte fundamental del sistema de comunicación humano.

El lenguaje no verbal resulta imprescindible en ciertos actos comunicativos y tiene un sentido paralingüístico. Es decir, los gestos complementan muchas veces el discurso hablado y le dan otra dimensión más amplia. Por medio de los gestos podemos dejar claro nuestro estado de ánimo y nuestra intención.

Por eso la Kinésica es tan útil en ciertos contextos laborales. Saber lo que dicen los gestos de una persona puede ayudar a descifrar un código complejo lleno de información.

Aspectos a tener en cuenta de la Kinésica

Los aspectos más importantes de la Kinésica son los siguientes:

  • Las expresiones faciales: no sonreímos igual cuando estamos con un amigo que cuando hablamos con un desconocido. Con los gestos de la cara podemos expresar nuestras emociones sin usar palabras.
  • La mirada: en los ojos se puede ver reflejado el estado de ánimo de una persona. Se dice mucho con una mirada, tanto de manera voluntaria como involuntaria.
  • La postura corporal: nuestras intenciones y emociones también se expresan mediante la postura del cuerpo. Si estamos aburridos, nos dejamos caer sobre el escritorio de cualquier manera, si vamos con prisas, tensamos los músculos y adoptamos una postura rígida. Incluso se ha demostrado que cuando dos personas opinan lo mismo, adoptan la misma postura mientras hablan de ello.
  • Los gestos: son los movimientos rápidos de todo el cuerpo. Pueden tener un componente cultural y de contexto. Por ejemplo, sacar la lengua es una muestra de amabilidad para los tibetanos, mientras que para nosotros significa otra cosa.

Ahora veamos algunas consideraciones básicas sobre el lenguaje corporal:

  • En la comunicación no verbal también juegan un papel importante el tono de voz, el timbre y la intensidad.
  • Los códigos gestuales no son idénticos en todas las culturas, hay diferencias significativas entre unas y otras.
  • La mirada del emisor y la del receptor, los bostezos, las manos… forman parte del lenguaje no verbal. Nos ayudamos de diversos mecanismos para hacernos entender.
  • Los elementos cuasiléxicos son aquellos que se encuentran entre la comunicación verbal y el lenguaje kinésico: son las onomatopeyas y las vocalizaciones que ayudan a dar expresividad al discurso.
  • La paralingüística es la parte del estudio de la comunicación humana que se interesa por todo lo que rodea y acompaña a las palabras. Esta categoría engloba las modalidades fónicas (incluso las pausas y los silencios) y los sonidos fisiológicos o emocionales. ¡Hasta la manera en la que nos vestimos forma parte del acto comunicativo!

Para controlar la impresión que damos a los demás, debemos tener un lenguaje corporal medido y adecuado al contexto. Saber las nociones básicas de la Kinésica nos ayuda a comunicarnos de manera más eficaz. ¡Las ventajas de estudiar esta disciplina son muchas!

Ejemplos de Kinésica

¿Quieres hacerte una idea general de cómo es el estudio de la Kinésica? Entonces, veamos una serie de ejemplos claros de comunicación no verbal:

  • El apretón de manos puede representar una lucha simbólica por el poder.
  • Llevarse las manos a la boca o a la nariz es una señal de que se está tratando de engañar al interlocutor.
  • Los brazos cruzados sobre el pecho simbolizan protección y custodia, es decir, la persona que hace este gesto se siente incómoda o amenazada y se cierra en banda.
  • Cuando resoplamos estamos transmitiendo cansancio y fastidio.
  • Abrir y cerrar muy rápido los ojos es una señal de vergüenza o pudor.
  • Un cruce de piernas puede dar a entender que la persona que realiza este gesto no tiene la intención de marcharse.
  • Una sonrisa con el labio superior retraído y mostrando casi todos los dientes es un gesto que transmite satisfacción por ver a alguien.
  • Entrecruzar los dedos es un indicativo de respuesta negativa.
  • Cuando una persona está incómoda o muy nerviosa, suele tragar saliva.
  • Hablar con las manos en los bolsillos es una señal de que nos sentimos inseguros o de que estamos mintiendo.
  • Como ya hemos mencionado, cuando dos personas están de acuerdo en algo adoptan la misma postura corporal. Esto es debido al efecto espejo.

¿No te parece interesante? El acto comunicativo de las personas cuenta con unas variables muy curiosas. ¡Apúntate a un curso de Kinésica y descubre los secretos de la comunicación no verbal!

Ramas de la Kinésica

Como comprobaras en alguno de los cursos de kinésica que realices, esta disciplina tiene un campo muy amplio de actuación. Por ello, y con el paso del tiempo han ido surgiendo nuevas especialidades con las que aumenta su eficacia:

  • Touch for Health (Toque para la Salud): se usan sencillas correcciones en puntos de acupresión y de drenaje de toxinas con el fin de restaurar e incrementar la energía, liberar el estrés y el dolor físico y mental.
  • Kinesiología del Comportamiento y las Relaciones Humanas: utilizada principalmente en el terreno de la psicología, ayuda a detectar bloqueos y condicionamientos que nos impiden comportarnos y relacionarnos libremente.
  • Brain Gym o Gimnasia Cerebral: consiste en una serie de ejercicios posturales que ayudarán a que el cerebro sea más eficaz. Se suele utilizar a la hora de tratar dificultades específicas de aprendizaje como las dislexias o TDAH.
  • Entrenamiento en Movimientos Rítmicos: gracias a la réplica de los movimientos del desarrollo se logra la integración y el equilibrio tanto en adultos como en niños con problemas de aprendizaje.

Curso de Kinésica: funciones

Los cursos de Kinésica nos permiten adquirir nuevas competencias muy útiles en el mercado laboral: saber enfrentarnos a las entrevistas de trabajo, mejorar nuestras habilidades comunicativas, ser capaces de comprender mejor a las personas, etc.

Esto de por sí ya es bastante positivo, pero, además, también es posible trabajar como experto en Kinésica. Las funciones de un especialista de esta disciplina son analizar la comunicación no verbal de una persona o de un acto comunicativo concreto y realizar un informe o sacar conclusiones sobre el significado de los gestos y la intención de los interlocutores.

Kinésica cursos: los objetivos didácticos

Los objetivos didácticos de los cursos de Kinésica suelen ser de la siguiente manera:

  • Identificar los distintos elementos que conforman el acto comunicativo de las personas.
  • Comprender el significado de los diferentes gestos, movimientos corporales y expresiones faciales.
  • Conocer en profundidad la naturaleza del acto comunicativo y del lenguaje no verbal.
  • Analizar la complejidad de la comunicación verbal y no verbal en su conjunto.
  • Aprender a desarrollar el propio comportamiento kinésico para aplicarlo adecuadamente al trabajo y a otros contextos.

Curso de Kinésica: el temario

Para alcanzar los objetivos didácticos marcados, cada academia elabora un temario específico y adaptado. Como ya te imaginarás, los contenidos de los programas formativos varían según la academia y el nivel del curso. Sin embargo, en líneas generales, todos los cursos de Kinésica tratan temas muy parecidos.

Los temarios de estos cursos suelen incluir contenidos como estos:

  • Qué es el lenguaje no verbal.
  • Aspectos generales de la comunicación humana.
  • Funciones del lenguaje no verbal.
  • Lenguaje y significado.
  • El papel del inconsciente en la comunicación no verbal.
  • Códigos no verbales y movimientos corporales.
  • Significados de la comunicación no verbal.
  • Comprensión y detección del engaño: las señales no verbales.
  • Lenguaje gestual.
  • Influencias culturales.
  • Cómo leer el lenguaje corporal de una persona.
  • Errores que hay que evitar en el lenguaje corporal.
  • El lenguaje corporal en el entorno laboral.
  • Consejos para enfrentarse a una entrevista de trabajo.
  • Habilidades de comunicación no verbal.
  • Claves para comunicarse de manera más apropiada.
  • El contacto visual.
  • Tono, timbre e intensidad de la voz.
  • Lenguaje corporal durante los discursos.
  • El carácter según el lenguaje corporal.
  • Expresión corporal: manos, pies, cabeza.

Algunos cursos más especializados en un campo concreto pueden incluir temas como, por ejemplo, la Kinésica en el ámbito forense, las posturas correctas durante un acto judicial, la Kinésica aplicada al liderazgo, la comunicación gestual en la danza, etc.

Los requisitos del curso de Kinésica

Por lo general, los cursos de Kinésica no establecen requisitos de acceso. De todas formas, tendrás que informarte antes de las condiciones de la formación concreta que te interese y preguntar si hay requisitos para acceder.

Al tratarse de una formación que aporta competencias muy prácticas para cualquier ámbito laboral, no suele ser necesario contar con una preparación previa en un campo de conocimiento específico.

Dónde estudiar Kinésica: las mejores opciones

Hoy en día puedes encontrar una amplia variedad de cursos de Kinésica. Cada vez son más las academias que ofertan este tipo de formaciones especializadas. Por eso, sean cuales sean tus necesidades particulares, seguro que encuentras el curso ideal para ti.

“En Cursos.com te asesoramos para que localices el centro de estudios que te ofrezca lo que estás buscando. ¡Consúltanos!”

 

Kinésica: cursos online a distancia

Los cursos de Kinésica online a distancia te permiten prepararte a tu propio ritmo de estudio y sin agobios por tener que acudir regularmente a una clase presencial.

Gracias a esta modalidad podrás compatibilizar tu vida personal y laboral con tu formación. Además, ahorrarás mucho tiempo y dinero en desplazamientos. ¡Estudiar desde casa te ofrece infinidad de ventajas!

Kinésica: cursos presenciales

Algunos centros de estudio ofrecen cursos de Kinésica presenciales. Si eres de esas personas que prefieren acudir regularmente a un aula para compartir sus dudas, entonces esta es tu modalidad formativa ideal.

Con las clases presenciales podrás hablar con tus compañeros e intercambiar impresiones sobre los contenidos del curso. ¡Se aprende mucho discutiendo los temas más interesantes con otras personas!

Kinésica: cursos mixtos o semipresenciales

Si quieres disfrutar de las ventajas de los cursos online y de las ventajas de los cursos presenciales, entonces tienes que buscar una formación mixta o semipresencial.

Con este tipo de cursos tendrás la flexibilidad que necesitas y al mismo tiempo podrás acceder a clases presenciales y/o a masterclass online en directo.

Kinésica cursos: las salidas laborales de esta formación

Adquirir conocimientos generales de Kinésica puede ser interesante para los profesionales de ámbitos tan diversos como los siguientes: la fotografía, el coaching, las relaciones públicas, el teatro, los recursos humanos, la pintura, la escultura, el cine, la moda, la danza, la publicidad, etc.

Por otro lado, también se puede trabajar como experto y asesor en Kinésica realizando análisis e informes para diferentes empresas.

Libros de kinésica

Como estamos seguros de que te ha encantado el artículo y querrías profundizar todavía más en este mundo, queremos compartir contigo un listado con los mejores libros de kinésica. Ten en cuenta la importancia del aprendizaje continuo:

  • El lenguaje de la expresión corporal. Ray L. Birdwhistell (1970)

Antropólogo norteamericano defensor del aprendizaje sociocultural de los gestos, acuñó el término “kinésica” allá por los años 50 y que vuelve a retomar en esta obra esencial.

  • La comunicación no verbal. Flora Davis (1973)

Obra clásica por antonomasia, se la considera como el libro que acercó al gran público este tema de la comunicación no verbal.

  • Cómo detectar mentiras. Paul Ekman (2005)

Ekman es quizás el autor de referencia cuando hablamos de la kinésica. En este libro aprenderás a saber si alguien te miente. Existe también una versión las mentiras en los niños.

  • El lenguaje del cuerpo: cómo interpretar a los demás a través de sus gestos. Allan Pease (2006)

Este libro de Pease es el más completo manual de gestos y movimientos corporales que existe a día de hoy. Viene además acompañado de ilustraciones que te ayudarán a conocer más a fondo sus significados.

  • La gran guía del lenguaje no verbal: cómo aplicarlo en nuestras relaciones para lograr el éxito y la felicidad. Teresa Baró (2012)

Número uno en comunicación no verbal en el mundo hispano, Teresa Baró nos presenta en esta obra la forma de conocer y controlar los movimientos y gestos de nuestro cuerpo para alcanzar la felicidad en nuestras vidas.

Kinésica cursos: ¡encuentra los que mejor se adapten a tus necesidades!

Ahora que ya conoces toda la información sobre Kinésica y cursos de especialización, solo tienes que localizar la academia que te ofrezca justo lo que estás buscando.

En Cursos.com podemos ayudarte. Cubre nuestro formulario y te asesoraremos sin compromiso. ¡Da el primer paso para especializarte en lenguaje corporal!