fbpx

Los mejores consejos para emprender

Tags: , ,

Lo peor de la crisis económica ya ha pasado, pero aún así el panorama no está muy benevolente con el mundo del empleo; todavía quedan más de 3,5 millones de personas sin trabajo y se nota. Así pues, ¿qué hacer para garantizarse un futuro digno “puenteando” las dificultades del mercado laboral? Hay dos soluciones: opositar o emprender. ¿Se os ha pasado la segunda opción? Entonces os recomiendo que leáis este artículo, ya que os voy a mostrar una serie de consejos para emprender que he ido aprendiendo tras mis éxitos y fracasos en proyectos web y a pie de calle.

Consejos para emprender

Consejos para emprender

Emprender, el reto pendiente de los españoles

¿Qué es lo más frecuente de ver y oír cuando alguien en España comenta la idea de negocio que tiene en la cabeza? La hostelería, sin duda. Somos el país que mayor concentración de negocios de hostelería tiene en el mundo. De hecho, ¿sabíais que por cada 132 habitantes hay un bar o restaurante? Increíble, ¿verdad? Y lo curioso del asunto es que la mayoría aguanta en píe bastante bien, siendo sustituidos por otros cuando los menos agraciados tienen que “bajar la persiana”.

¿Os gustaría montar un bar? Os recomiendo que echéis un vistazo al artículo “Cómo abrir un bar e iniciar un negocio de hostelería paso por paso”.

Ahora bien, no todo se reduce al mundo de las cervezas y de los cafés (a pesar de que seamos una de las mayores potencias turísticas del mundo); hay vida más allá. Y bueno, qué decir que quienes andéis metidos en el mundo de los negocios en Internet sabréis a qué me refiero.

Sea como sea está claro que en España el emprendimiendo aún no está al ritmo que debería, y en parte es por la falta de incentivos públicos y el nulo fomento de perfiles emprendedores, por lo que si os voy a dar una serie de consejos para emprender por si finalmente os decidís a dar el paso:

  • Previsiones pesimistas

    En todos los manuales de emprendimiento vais a ver que lo lógico es ser realista con las estimaciones de venta durante el primer año, pues si pincháis en ese periodo os adentraréis en “mares tormentosos”. Tienen razón, pero no del todo.

    Los emprendedores tenemos la manía de valorar nuestros proyectos por encima de lo que realmente valen, así que necesitamos dejar el realismo de lado, coger las cifras que los manuales y los gurús de turno dicen que son factibles y reducirlas a la mitad. Y todo por la sencilla razón de que habréis metido la pata en más lugares del plan de negocio; y especialmente en lo que al estudio de mercado se refiere.

  • Ser autónomos o no ser autónomo

    Uno de los principales problemas a la hora de emprender en España es el hecho de que la Seguridad Social obligue a los “valientes” a inscribirse en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA); lo que supone una cuota mensual de unos 270 euros (a no ser que se tenga acceso a la tarifa plana de autónomos, claro está).

    ¿Estáis compatibilizando una actividad económica con vuestro empleo convencional y facturáis simplemente 400 euros para ganar 250? En este tipo de contextos no viene muy a cuenta hacer todo por vía convencional, ¿verdad? Da rabia, lo se. No obstante hay que cumplir con la Ley y evitar trabajar en negro. Ahí van un para de consejos para emprender sin dejaros la billetera en el intento.

    Si estáis en una situación del estilo podréis optar por inscribiros en Actividades Económicas (Hacienda) a través del formulario 036 (alta censal); pero con la salvedad de no apuntaros en el RETA. Podréis facturáis sin pagar a la Seguridad Social. Aunque eso sí, solo si lo facturado no supera el Salario Mínimo Interprofesional.

    Otra opción que tenéis (más recomendable) es la de las cooperativas de trabajo asociado. Podréis facturar en nombre de una empresa y cotizar en el Régimen General de la Seguridad Social reteniendo únicamente un 2%. No está mal, ¿verdad? Una de las empresas más conocidas de este tipo es Factoo.

  • Llevad la contabilidad al día

    Si os hacéis autónomos o constituís una empresa llevad la contabilidad al día. Este siempre ha sido uno de mis puntos flacos, llegando a comerme varias sanciones de la Agencia Tributaria. Así pues, aunque pueda ser engorroso, llevad este punto de manera ordenada. Y si veis que no podéis recurrid a una gestoría; por 60 euros al mes os quitarán este problema de encima.

  • El estudio de mercado es lo más importante

    El plan de negocio en general es clave, pero si hay una parte que destaca de sobremanera es el estudio de mercado.

    Tenéis que aseguraros de que el producto o servicio que tengáis en mente tenga la demanda real que habéis estimado, pues de ello dependerá directamente que consigáis acercaros a las ventas previstas o no. Y bueno, obviamente también es crítica la ubicación que tengáis en caso de que optéis por un local a pie de calle. Como comprenderéis no es lo mismo estar en plena Gran Vía de Madrid que en un callejón de Vallecas. Podéis extrapolar esto a otras ciudades de España.

  • Rodearos de gente que conozca el sector

    ¿Sois novatos emprendiendo y/o en el sector por el que os habéis decidido? Entonces, lo mejor que podéis hacer, es crear contactos con emprendedores que ya estén dentro. Obviamente tendréis que andar con pies de plomo, pues os podréis cruzar con quien os de “información tóxica” para dañaros. De todas maneras, si conseguís potenciar un “networking” de calidad, os vendrá de perlas.

  • Endeudaros lo menos posible

    Entre los consejos para emprender que os puedo dar este es uno de los más importantes. ¡No os endeudéis más allá de lo que podáis asumir! Y con “asumir” me refiero a que debéis ser capaces de soportar la deuda contraída aún con ganancias cero en el negocio o teniendo que cerrar al siguiente día de abrir. De hecho lo sano sería no tener que pedir prestado, pero ya sabemos que es complejo. Así pues cuidado aquí.

  • Fondo de contingencia

    Es importante que proyectéis una reserva de dinero por si las cosas al inicio no salen como os lo habíais esperado. Puede que os encontréis con que habíais enfocado mal el plan de negocio y que debáis comprar esto o lo otro para retomar la senda adecuada (a mi me ha pasado). Y bueno, sobra decir que en estos casos es realmente útil tener al alcance de la mano un depósito preparado. Suelen recomendar que sea equiparable a la facturación del primer año.

  • Reducid los gastos

    Mil ojos con los gastos que contraigáis. Se que al inicio todos nos emocionamos comprando esto o lo otro, contratando cosas que realmente no van a hacer falta y cometiendo “pifias” del estilo. Pero no, tened la sangre fría y evaluad bien cuáles van a ser las necesidades reales.

  • Investigad a la competencia

    A la hora de diseñar el plan de negocio tenéis que investigar a fondo a la competencia que os vais a encontrar, pues es vital conocer cuáles son sus puntos débiles y sus fortalezas. ¿Qué podéis hacer mejor que ellos?¿Por donde podéis robarles un trozo del mercado? Siempre habrá algo que podáis hacer, y en ello tendréis que enfocaros. No pretendáis hacer lo mismo, pues probablemente fracasaréis.

Lectura recomendada: «Nombres de empresas: 10 consejos para escogerlos correctamente«.

Artículos relacionados

Sobre el autor Jon Sainz

Programador industrial, blogger profesional y Coordinador de Contenidos de Cursos.com.

sígueme en:

Deja un comentario: