fbpx

Cláusulas ilegales en contratos de trabajo

Tags:

En los últimos meses hemos oído hablar con mucha frecuencia de las cláusulas abusivas que los bancos y cajas de ahorros han impuesto durante años a los clientes que firmaban con ellos un préstamo hipotecario. Lamentablemente no es el único caso de disposiciones que van en contra de la legalidad, también es posible encontrar cláusulas ilegales en contratos de trabajo.

cláusulas ilegales en contratos

Una situación más habitual de lo que parece

Nos gustaría poder decirte que las cláusulas ilegales son algo extraño, pero lo cierto es que son más frecuentes de lo que puede parecer. De hecho, su presencia se ha multiplicado en los últimos años.

La crisis económica ha hecho que muchos empresarios hayan aprovechado la situación para abusar de la parte más débil, es decir, de aquellas personas que necesitaban a toda costa tener un puesto de trabajo. De ahí que no todo lo que pone en un contrato de trabajo sea acorde a la legalidad.

Lectura recomendada: «Cuidado con las ofertas de empleo falsas«.

Ejemplos de cláusulas ilegales en contratos de trabajo

La lista de irregularidades de este tipo puede llegar a ser bastante amplia, así que vamos a centrarnos en las 10 más habituales.

Jornada de trabajo

Este es uno de los aspectos de la relación laboral en los que más se ha abusado en los últimos años. La duración de la jornada semanal viene siempre establecida en el convenio colectivo que resulte de aplicación.

Esto es lo que dice la normativa, pero hay muchos contratos que ignoran totalmente lo que dice el convenio en cuanto a jornada de trabajo semanal e imponen más horas de trabajo de las debidas.

Para acabar con este tipo de abusos se ha establecido la obligación de fichar en el trabajo.

Tiempo de descanso

En cuanto al tiempo de descanso, el Estatuto de los Trabajadores señala que los empleados deberán tener al menos un día y medio de fiesta o descanso a la semana y lo habitual es que mediante convenio este tiempo se alargue hasta dos días.

A pesar de estas prescripciones legales, en muchos contratos se intenta abusar reduciendo el tiempo de descanso semanal a un único día.

Salario

Otro tema que también es fuente de conflictos y en el que también se ha abusado. La ley establece que el salario mínimo será el que determine el convenio colectivo de aplicación y en su defecto el Salario Mínimo Interprofesional (SMI) establecido para el año en curso. Ningún contrato de trabajo puede establecer un sueldo o salario por debajo de estos criterios.

Vacaciones

Respecto a las vacaciones, los trabajadores disfrutarán del tiempo de vacaciones que determine el convenio y, en caso de no especificar nada el mismo, el tiempo de disfrute será de 30 días naturales.

Si tu contrato de trabajo establece menos tiempo de vacaciones está incumpliendo de forma flagrante la legalidad y deberías denunciarlo, puesto que te está causando un importante perjuicio.

Período de prueba

El período de prueba es un plazo en el que tanto el empresario como el trabajador se están “probando”. El empleador comprueba que el trabajador se amolda al puesto para el que ha sido contratado y el empleado comprueba que de verdad el trabajo le interesa. Durante la duración del período de prueba cualquiera de las partes puede acordar la rescisión del contrato de trabajo sin necesidad de preaviso.

El período de prueba está regulado legalmente y en los convenios colectivos, estableciéndose un plazo diferente en función del tipo de contrato y del tipo de puesto de trabajo a cubrir.

El contrato no puede establecer nunca un período de prueba superior al fijado en la ley o en el convenio que resulte de aplicación. En caso de hacerlo, estaríamos en presencia de una cláusula abusiva.

Preaviso en caso de dimisión

Ocurre lo mismo que en el caso contrario. Los límites establecidos en la normativa son siempre límites máximos. Mediante contrato se puede establecer un preaviso menor, pero nunca mayor.

El preaviso tiene como objetivo que la empresa pueda empezar a buscar un sustituto para el trabajador antes de que el mismo deje la empresa, pero un período de preaviso demasiado largo no busca este objetivo, sino dificultar al máximo la salida voluntaria de la empresa al trabajador.

Temporalidad

Los contratos temporales están a la orden del día, pero no todos son legales. De hecho, la ley especifica que no se puede firmar un contrato de duración temporal en cualquier momento y circunstancia.

Este tipo de contratos sólo se pueden firmar en casos muy concretos. Por ejemplo, un contrato de obra o servicio para realizar un trabajo que no forma parte de la actividad habitual de la empresa o un contrato de interinidad para sustituir a un trabajador en situación de incapacidad temporal.

El contrato temporal que se firme fuera de los casos previstos en la legislación será un contrato en fraude de ley. Esto implica que si reclamas frente a él se considerará que desde el principio la relación laboral ha sido de carácter indefinido.

Despido

En el ámbito laboral un despido siempre es una situación muy desagradable. De ahí que el Estatuto de los Trabajadores sea la única norma en la que se determinan las causas que pueden dar lugar a los diferentes tipos de despido.

Con ello lo que se busca es que el despido sea siempre algo objetivo y que no quede al arbitrio personal del empleador. Sin embargo, en los últimos años también se ha aprovechado para abusar en este sentido.

No es raro encontrar contratos de trabajo que determinan los supuestos en los que el despido será procedente, apropiándose así el empresario de una competencia que le corresponde únicamente a los Juzgados y Tribunales del orden jurisdiccional social.

Y no es el único caso de abuso en relación con los despidos. También se han llegado a incluir cláusulas ilegales que impedían al trabajador reclamar ante la justicia en caso de despido o de surgir cualquier otro problema dentro de la relación laboral (no estar conforme con un traslado, problemas con las vacaciones, etc.)

Esta última es quizá una de las violaciones de la legalidad más graves que se pueden hacer a través de un contrato de trabajo. No sólo se perjudica al trabajador, sino que además se le intenta privar del derecho a la tutela judicial efectiva, un derecho fundamental reconocido como tal en nuestra Constitución.

Prohibición de quedarse embarazada

En los últimos años los juzgados de lo social han tenido que ver cláusulas ilegales en contratos de todo tipo y esta que vamos a ver ahora en sin lugar a dudas una de las más hirientes y abusivas que se pueden encontrar.

Aunque pueda parecer mentira, algunos empleadores incluyen en los contratos de trabajo cláusulas a través de las que sus empleadas se comprometen a no quedarse embarazadas durante un determinado período de tiempo. Si lo hacen se considera un incumplimiento de contrato y se procede al despido.

La decisión de quedarse o no embarazada pertenece a la más estricta intimidad de la mujer, por lo que está claro que se trata de una cláusula abusiva que los tribunales tendrán por no puesta, obligando al empresario a readmitir a la trabajadora despedida en su puesto de trabajo.

Aceptación automática de modificaciones laborales

Factores como la movilidad geográfica o la movilidad funcional están dentro del ámbito del poder de dirección del empresario, pero eso no implica que el trabajador no tengan ningún derecho frente a decisiones que afectan de forma directa a su trabajo.

Este tipo de cláusulas ilegales en contratos laborales están destinadas a que el trabajador acepte todo tipo de modificaciones sin rechistar y haciéndole creer que no puede hacer nada frente a ellas.

Cláusulas que parecen ilegales pero no lo son

Frente a este tipo de disposiciones que son siempre ilegales, también hay otras cláusulas que suelen incluirse especialmente en los contratos de los directivos y que, aunque en cierto modo afectan a la libertad del trabajador para tomar ciertas decisiones, si se aceptan como legales.

Es el caso de las disposiciones contractuales que impiden a un exempleado trabajar en la competencia durante un determinado tiempo después de haberse acabado el contrato de trabajo, o las cláusulas que impiden al trabajador al que se le ha pagado una formación poder rescindir su contrato de trabajo con la empresa de forma voluntaria durante un determinado tiempo.

Como ves, para saber si una cláusula es o no legal con frecuencia es necesario recurrir no sólo al Estatuto de los Trabajadores, sino también al convenio colectivo. Si quieres saber más sobre el tema puedes seguir leyendo nuestro artículo “¿Qué es un convenio colectivo y qué garantiza a los trabajadores?

¿Qué pasa con las cláusulas ilegales?

Lo que ocurre en estos casos si reclamas ante la Justicia es lo mismo que han conseguido los afectados por las cláusulas abusivas de los bancos. El precepto que es contrario a la ley es declarado nulo y por tanto es como si nunca hubiera existido, anulándose todos los efectos que haya podido producir.

Pero para ello hay que reclamar ante la Jurisdicción Social. No obstante, si has detectado que en tu contrato puede haber alguna irregularidad, puedes ponerlo en conocimiento de los representantes de los trabajadores de tu empresa para que sean ellos quienes traten el asunto con el empresario.

Si el problema no se puede resolver con diálogo, entonces no te quedará otro remedio que acudir a los Tribunales para que esa cláusula ilegal desaparezca de tu contrato de trabajo. Puedes hacerlo mientras el contrato está en vigor, pero también puedes reclamar después de extinguirse la relación laboral si la cláusula ilegal ha influido directamente en tu despido o en la indemnización.

En el caso de trabajadores que no quieren que el empresario sepa que quieren tomar medidas para que las cláusulas abusivas de sus contratos sean declaradas nulas, lo que se puede hacer es presentar una denuncia ante la Inspección de Trabajo. Esta denuncia puede ser incluso anónima y dará lugar a una inspección en la que se revisarán todos los contratos y si se detecta alguna ilegalidad el inspector instará al empleador a corregir la situación e incluso se pueden llegar a imponer sanciones económicas.

¿Qué pasa con el empresario que usa cláusulas ilegales en contratos?

El uso de cláusulas abusivas implica que el empleador deberá volver al cauce de la legalidad una vez que se haya declarado la abusividad por parte de los Tribunales. Pero no es la única consecuencia.

Este tipo de conductas están consideradas como faltas graves o muy graves (en función del caso concreto) y eso implica que se pueden imponer al responsable sanciones que van desde algo más de 600 € hasta casi 188.000 €.

¿Se puede hacer algo antes de firmar el contrato?

Si quieres evitarte problemas, lo más inteligente puede ser ponerte en manos de especialistas desde un primer momento. Puedes presentar una copia del contrato que el empleador te propone firmar ante los servicios jurídicos del sindicato al que pertenezcas o bien consultar directamente con un abogado.

Así sabrás si lo que te están proponiendo entra o no dentro de los márgenes de la legalidad.

Si te interesa saber más sobre el tema de la formación jurídica, puedes seguir leyendo “5 tendencias que están revolucionando la formación jurídica”.

Está claro que todo el mundo necesita trabajar, pero esa no debe ser excusa para tolerar abusos que afecta de forma directa a tu carrera profesional y tu calidad de vida.

Artículos relacionados

Sobre el autor Mayka Jimenez

Experta en Derecho, marketing digital y Redes Sociales. Me encanta escribir ¡y leer!

sígueme en:

Deja un comentario: