fbpx

¿Qué diferencias hay entre un maestro y un profesor?

Tags:

Muchas veces usamos las palabras maestro y profesor como sinónimos, y en cierto modo lo son. Sin embargo, existe una sutil diferencia entre ambos conceptos. No es que uno esté por encima del otro: maestro, profesor… Ambos juegan un papel fundamental en el ámbito de la educación, especialmente en el caso de los niños. Vamos a ver cuáles son estas diferencias:

El origen de cada término y su significado

La distinción entre maestro y profesor se encuentra ya en la etimología de cada palabra.

Por una parte, el término profesor procede del verbo latino profiteor, que se podría traducir como «dar a conocer». En rigor, un profesor es aquel que expone un tema en público, aunque en la práctica lo que hace es transmitir conocimientos a su auditorio, es decir, a sus alumnos, dentro de una institución educativa. Además de eso, tiene el cometido de guiar, motivar y ayudar a los estudiantes en su formación.

El término maestro procede del latín «magister», un concepto que en principio va mucho más allá de la docencia y que sirve para designar a una figura revestida de cierta autoridad intelectual y moral. Se denomina maestro también a cualquier persona que domine un arte o una determinada profesión, alguien al que se le reconoce una valía superior y que es digna de admiración.

De hecho, es también muy común que se otorgue la condición de maestro a personas que nada tienen que ver con el mundo de la docencia pero que, debido a su larga experiencia en la vida y a su sabiduría, son objeto de una gran consideración en la sociedad o dentro del ámbito de un determinado grupo humano.

Diferencias entre maestro y profesor

De este modo, atendiendo al significado exacto de los dos términos se puede afirmar que el profesor es un docente especializado en una materia específica, de la que se supone es experto y para la que necesita una titulación: Matemáticas, Física, Química, Lengua y Literatura, Idiomas, Historia, Biología, etc. (ver Cursos Profesor de Educación Primaria. Requisitos, Empleo y Sueldos).

En cambio la misión del maestro, además de la de la transmisión de conocimientos de un modo similar al que hace un profesor, es la de dotar a sus alumnos de una formación integral, una visión en conjunto del saber. El rol de un maestro es el de guiar a los niños para que puedan avanzar con seguridad y éxito en su camino académico y, en cierto modo, ser una suerte de referencia moral para afrontar sus años de educación y su vida en general.

Dado que el maestro suele dedicar a su alumno más horas que el profesor, el cual se encuentra más restringido a los horarios académicos de escuelas, colegios y universidades, es frecuente que a menudo se desarrolle un fuerte vínculo intelectual entre ambos.

Un objetivo común

¿Significa esto que un maestro está por encima de un profesor? Considerarlo así sería un error: las misiones de ambos son complementarias y, cada una desde su respectivo campo de acción, esenciales para la formación completa de los jóvenes estudiantes. Al fin y al cabo, comparten los mismos objetivos.

Es cierto que hasta aquí nos hemos referido principalmente a enumerar las diferencias entre maestro y profesor, pero es importante resaltar también sus puntos en común: ambos deben tener vocación docente y contar con una serie de habilidades sociales y cualidades imprescindibles: paciencia, empatía, capacidad de comunicación y transmisión de conocimientos, psicología, etc.

Por último, tanto profesor como maestro tienen el deber y la misión de despertar en los jóvenes el interés por aprender, un concepto que se ha bautizado como learnability y que tendrá un peso fundamental en la carrera académica y profesional del alumno.

Artículos relacionados

Sobre el autor Daniel Terrasa

Licenciado en Geografía e Historia. Redactor y blogger. Enamorado de los libros y de internet. Escritor en mis ratos libres.

sígueme en:

Deja un comentario: