¿Qué son y cuánto valen las licencias VTC?

Tags:

Las licencias VTC están en el ojo del huracán informativo. La polémica levantada por el conflicto de determinadas plataformas con el sector del taxi ha conseguido que todos sepamos más o menos lo que son. Pero no se trata de nada nuevo: estas licencias existen desde hace años, aunque se utilizaban de distinta manera. Si quieres saber en qué consisten las licencias VTC, cuánto pueden costar, cómo se consiguen y qué requisitos imponen a sus propietarios las ciudades más importantes de España, sigue leyendo. ¡En este artículo encontrarás la respuesta a todas tus dudas!

licencias VTC

Qué son las licencias VTC

Según la página web del Ayuntamiento de Madrid, una licencia VTC es una “autorización para ejercer la actividad de arrendamiento de vehículos con conductor”. Es decir, es un permiso que autoriza a alquilar vehículos con conductor. Esto significa que las licencias VTC las pueden obtener perfiles de empresas o autónomos muy diferentes: servicios de chófer, conductores de limusinas… Y así era, hasta hace relativamente poco. Porque desde que llegaron a nuestro país empresas como Uber o Cabify, dedicadas a gestionar aplicaciones para los móviles que ponen en contacto a usuarios con conductores, la demanda de licencias VTC se ha disparado hasta cotas inimaginables.

La razón de este boom está clara. Si lees nuestro artículo sobre cuánto cuesta una licencia de taxi, verás que los precios son desorbitados. Las licencias VTC, en cambio, hasta hace bien poco… ¡apenas costaban 40 euros! De hecho, es lo que valen cuando las tramitas directamente con los ayuntamientos. El problema es que a día de hoy muchas ciudades han cerrado los cupos de emisión de licencias, y las empresas (que se han hecho con ellas a precio de risa) las venden ahora a precios estratosféricos, en comparación.

Con el paso de los meses, los precios de las licencias van aumentando de forma exponencial (se calcula que su precio se ha multiplicado por 500 desde la llegada de Uber y Cabify). Sin embargo, siguen siendo bastante más económicas que las licencias de taxi. Y suponen una buena inversión, además de garantizar un trabajo fijo con ingresos regulares. Eso sí: para poder operar lógicamente necesitas un coche que supere determinados requisitos, y lo normal es que el vehículo no esté incluido en el precio de la transacción. Por lo tanto, si te interesa trabajar como conductor alquilando tus servicios y tu coche a los posibles pasajeros, a la hora de calcular tu inversión tendrás que añadir también su coste.

Licencias VTC en Madrid

En el año 2015, el gobierno aprobó un decreto que establece que por cada 30 licencias de taxi se puede otorgar una licencia VTC. Por otra parte, hoy día las licencias no se venden de una en una, sino que hay que comprarlas en grupos de siete. La idea de estas medidas es intentar luchar contra la sensación de competencia desleal generada en el sector del taxi (en el vídeo puedes constatar la preocupación que genera esta situación en el sector de la ciudad de Madrid), y al mismo tiempo intentar regular una actividad difícil de controlar. Esto supone que en ciudades como Madrid, hoy día no es posible conseguir una licencia VTC directamente del Ayuntamiento. Si quieres obtener una, tendrás que comprarla a un particular o una empresa. Las licencias VTC se venden en páginas web de anuncios comerciales, de segunda mano, etc.

Por otra parte, hay bufetes de abogados que ofrecen sus servicios para luchar contra la denegación de licencias por parte del Ayuntamiento de Madrid. Hasta hace dos años, llevar a juicio al consistorio por este motivo era un negocio redondo: lo normal es que los tribunales dieran la razón al particular, quien obtenía así una licencia por unos 40 euros (más el salario de los abogados y posibles costes) que luego podría revender por el mismo precio… Multiplicado por 1000 (o más). Sin embargo, en la actualidad parece ser que está bastante más complicado: según indican en un artículo del diario Economía Digital, los casos de aprobación han disminuido en un 80%.

Licencias VTC en Barcelona

En Barcelona, las licencias VTC se encuentran en una situación similar a la de Madrid. Los taxistas se levantan en armas para proteger sus puestos de trabajo, mientras por otro lado a muchas personas les resulta imposible adquirir una licencia de taxi y apuestan por esta opción como única vía para conseguir trabajo. Los ayuntamientos intentan poner orden en este caos: de hecho, la alcaldesa de Barcelona ha decidido eliminar la mitad de las licencias VTC de la ciudad, aprobando un reglamento más estricto que el actual para este ámbito (puedes leer la noticia completa en el diario especializado Confilegal.com).

La normativa pretende cumplir con el decreto del gobierno que comentábamos antes, además de lograr que todos los propietarios de coches con licencias VTC tengan sus vehículos convenientemente adaptados y con seguros específicos. Como suele suceder, en estas cuestiones nunca está todo el mundo de acuerdo. Tras conocer la medida, se han levantado voces en contra señalando el peligro de dejar a muchos profesionales en paro. Además, también sugieren que podría vulnerarse el principio de competencia de la UE…

Precio de las licencias VTC

Después de todas estas disquisiciones, seguro que todavía te queda una duda importante que resolver. ¿Cuál es el precio de las licencias VTC? En este caso sucede lo mismo que con las licencias de taxi: no hay un precio fijo. Como actualmente son propiedad de particulares o empresas, las licencias cuestan lo que se quiera pedir (o pagar) por ellas. Sin embargo, haciendo un promedio de los precios que se piden en las páginas web de compra-venta, podemos calcular que una licencia VTC tiene un precio medio de unos 60.000 euros. Por supuesto, este precio puede variar mucho dependiendo de la ciudad donde se venda la licencia.

Si bien no son baratas, es cierto que estas licencias constituyen una inversión y ofrecen la posibilidad de trabajar a muchas personas que están en el paro. Y visto lo visto, en los próximos años seguirán revalorizándose; no sería de extrañar que llegasen a costar lo mismo que una licencia de taxi. La cuestión es que, polémicas aparte, obtener una licencia VTC puede ser una manera de empezar a generar ingresos e invertir los ahorros (o esa indemnización que te han dado tras despedirte…).

Eso sí: también necesitarás un coche en buenas condiciones, y según en qué ciudad vayas a trabajar tendrás que cumplir determinados requisitos, en algunos casos incluso medioambientales. Porque la proliferación de este tipo de servicios supone un incremento considerable del tráfico de las ciudades, con el consiguiente aumento de las emisiones de CO2 al ambiente. Y lo último que necesitan las ciudades es más contaminación. Los ayuntamientos de Madrid y Barcelona están implementando medidas concretas para reducir la contaminación en días determinados. Siendo así, no sería muy lógico que permitieran un crecimiento sin control de este tipo de servicios.

Lo cierto es que hace unos años las licencias VTC eran un “chollo” y una magnífica inversión, pero poco a poco las cosas se están poniendo más complicadas a la hora de buscar un hueco en este mercado laboral. Veremos cómo evoluciona el sector… y esperemos que todas las opciones puedan convivir en el futuro. ¿Qué piensas de las licencias VTC, y de la polémica que se ha generado con la llegada a España de Uber y Cabify?

Artículos relacionados

Sobre el autor Marta Sanchez

Soy redactora, editora y estilista freelance especializada en decoración y DIY. Me encantan el arte contemporáneo, el interiorismo y el montaje de espacios.

sígueme en:

Deja un comentario: