Max More: “No quiero morir y la criopreservación me parece la mejor alternativa funeraria””

Max More recorrió los más de 8.800 kilómetros que separan el estado de Arizona (EE UU) y Madrid para participar en el primer Congreso Internacional sobre Longevidad y Criopreservación que se celebró en el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) los días 25, 26 y 27 de mayo. El suyo es uno de los testimonios más cotizados en materia de criopreservación por ser el director de una de las empresas más importantes a nivel internacional en investigación, tecnología y práctica criónica: Alcor Life Extension Foundation.

Max More hablando sobre criónica en el ILC Summit ´17 celebrado en mayo en Madrid.

El director de Alcor, Max More, durante su ponencia en Madrid. Fuente: ILC Summit ´17.

El presente de la criopreservación según Max More

“La criopreservación del cuerpo y del cerebro humanos es un tema candente que genera muchas controversias”. De este modo iniciaba Max More la ponencia titulada “Criopreservación y su futuro” ofrecida en la jornada inaugural del 25 de mayo en el primer Congreso Internacional de Longevidad y Criopreservación (ILC Summit ´17). Según el director de Alcor Life Extension Foundation (Arizona, EE UU)  “la criónica es un trabajo en el tiempo” y para entenderla es necesario contextualizar su presente.

“Todavía no hemos reanimado a nadie porque los medios médicos de la actualidad no lo hacen viable pero podemos asegurar que el cuerpo se conserva en un estado óptimo”.  Max More, director de Alcor Life Extension Foundation.

Según reconoce More a día de hoy “no se puede demostrar que la criónica vaya a funcionar”, pero concluye esta frase de un modo optimista afirmando que para que los resultados a largo plazo sean favorables “solo nos falta la tecnología y eso en el futuro llegará”. El director de Alcor respalda sus palabras en el hecho de que, según él, “cada vez más científicos creen que es algo factible”. A pesar de la imposibilidad de corroborar que la vida puede retornar a un cuerpo o cerebro humano que ha sido sometido a un proceso de criopreservación, Max More asegura que sí están en disposición de “demostrar que eliminamos los microcristales en el cerebro y que el cuerpo se conserva en un estado óptimo”.

Ejemplo de una cámara de criopreservación.

Ejemplo de cámara de criopreservación de Alcor Life Extension Foundation que dirige Max More.

El protocolo de criopreservación en Alcor según Max More

Max More define la criopreservación como una extensión de la medicina funcional. “En 1.960 cuando una persona era declarada muerta era dada por muerta automáticamente. Ahora no”, afirma. El director de Alcor explicó durante su elocución la diferencia entre muerte clínica y muerte biológica, conceptos clave para el proceso de criogenización de un cuerpo o cerebro humanos. “La muerte total se da cuando el cerebro pierde toda la información. Ahí es cuando entra en juego la criónica, que lo mantiene y evita que el daño avance en el organismo”, dijo.

“Nosotros no prometemos que vaya a dar resultado. No engañamos a nadie”. Max More, director de Alcor Life Extension Foundation.

Aunque Max More animó a los asistentes al ILC Summit ´17 a visitar la página web de Alcor para descubrir en qué consiste la criónica y sus procesos, detalló el protocolo que  desde Alcor siguen con cualquier persona que opte por este tipo de alternativa funeraria. Según explicó, “el primer paso para ser criogenizado por Alcor es firmar la inscripción”. “Nosotros no prometemos que vaya a dar resultado. No engañamos a nadie, dijo.

“No podemos demostrar que la criónica vaya a funcionar. Solo nos falta la tecnología y eso en el futuro llegará”. Max More, director de Alcor Life Extension Foundation.

Mesa 3 del ILC Summit ´17 en la que participó Max More.

Mesa con los compañeros que Max More compartió Sesión de ponencias. Fuente: ILC Summit ´17.

Tras la inscripción oficial, y una vez que la persona es declarada muerta legalmente, el cuerpo es trasladado a una cama helada. “Cuando el cuerpo se enfría se retoman la circulación y la respiración con fármacos optimizados y cuando el cuerpo llega a las dependencias de Alcor los cirujanos trabajan con él para inducir la vitrificación”, en palabras de More. El proceso culmina con la compactación del cuerpo y su conservación a una temperatura de -196ºC. Max More quiso matizar que la criopreservación no consiste en congelar un cuerpo o un cerebro “sin más” puesto que “eso sería muy nocivo”. “Yo no quiero morir y la criopreservación me parece la mejor alternativa funeraria. No sabemos si funciona pero hay indicios prometedores”, dijo.

El futuro de la criopreservación según Max More

Según Max More el objetivo final de la criopreservación “es tratar la vuelta de la persona en ese viaje en el tiempo”. Para el director de Alcor esto es solo cuestión de tiempo. “Se trata de esperar el tiempo necesario para que en el futuro sea posible despertar a los seres humanos criogenizados aplicándolos las técnicas que curen aquello que les causó la muerte clínica”, dijo. Cree que el tiempo también jugará a favor de la criopreservación ya que gracias a los progresos tecnológicos y científicos es un procedimiento que “cada vez se aceptará más”.

Max More concluyó su participación en el ILC Summit ´17 reconociendo que la posibilidad de revertir la muerte clínica de una persona “parece una especie de utopía, pero de aquí a un tiempo desde el futuro dirán ¿Qué hacían enterrando a gente pudiendo criogenizarla?.

Deja un comentario:

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros que nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. más información

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close